Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B ANO TRES. NUMERO 163. CRÓNICA U N I V E R SAL ILUSTRADA. ánimos y lleva á violentas resoluciones. Después de dos años y medio de estéril dominio de los conservadores, caído I A SOLUCIÓN. Todo el fondo el quinto Ministerio por ellos formado, aventurero de nuestra raza se con- hecho pedazos el partido, el cambio de mueve en los días de crisis, aun cuando política se imponía. El llamamiento al ésta sea de fácil y llana solución. No hay Poder no era halagüeño para los demóque decir lo ocurrido en el día de ayer cratas y liberales, que tenían y tienen con las complejas, revueltas é intrincadas que afrontar peligros por ellos no provocircunstancias, en medio de las cuales se cados y arrostrar responsabilidades de había planteado la cuestión de un cambio ajenas faltas. Pero no siempre el Gobierno es un regalo, y la vida pública de Gobierno. Ciertamente, el anuncio de las consul- exige á veces verdaderos sacrificios á los tas que el Rey había de hacer á los cons- hombres que largo tiempo disfrutaron picuos de las parcialidades gobernantes, de sus ventajas. Hoy tienen los primates no ponían en tensión los ánimos. Todo liberales que pagar esa deuda, sobre todo buen español se conceptuaba habilitado para quitar hasta la menor posibilidad á para anticipar el parecer que cada uno de la tercera solución. los consultados daría á D. Alfonso XI 31. Entregado al Sr. Villaverde el decreto La gente se halla penetrada de que, en para disolver las actuales Cortes y confunciones de curial asiste á semejantes vocar otras, todo cuanto hoy se dice del actos cada personaje, para abogar por lo poder personal habría parecido justificaque le conviene á él, á su grupo ó á su do. No concurren precisamente en el partido. marqués de Pozo Rubio los motivos que Conocidos los términos de impaciencia indujeron al rey Guillermo de Prusia á ó enojo de cada cual, la presión que so- autorizar al entonces conde de Bismark bre él ejercen los amigos, el deseo de para la disolución de tres Parlamentos. congraciarse con los del Soberano, el afán Por otra parte, D. Raimundo no habría de quedar en la posición más conveniente, tenido medios de reunir Cortes, constipuede cualquier ciudadano darse cuenta tuirlas y hacer aprobar los presupuestos de la consulta con la facilidad con que un antes del 3i de Diciembre. Con los ánimediocre estudiante de álgebra resuelve mos en tensión y la advertencia de la una ecuación de primer grado. No era ilegalidad de toda recaudación de la Haesto, pues, lo que ayer preocupaba al cienda después de esa fecha ¿qué habría espíritu público. La honda causa de in- sucedido? Porque el derecho que conoquietud era la probable decisión de la ce y practica más pronto el ciudadano español es el de no pagar! Corona; cosa no tan fácil de calcular. Por eso los más crédulos decían ayer: Tres soluciones se presentaban como posibles á la opinión pública: continua- De buena hemos escapado! ción precaria de la situación conservadoMANUEL TROYANO ra con un nuevo Gabinete; cambio radical de política y entrada de los liberales; OTA DEL DÍA. vuelta del Ministerio Villaverde con el EL VERANO decreto de disolución de Cortes. La primera parecía la más cómoda; la segunda, Desde ayer estamos en pleno verano. Sa más racional y lógica, aunque más tra- Ya lo notarían ustedes aunque no mirasen bajosa y difícil; la tercera, la más grave el almanaque. y arriesgada. Oficialmente, el sol pasó á su solsticio Un Gabinete conservador no podía te- de estío. Agregan á esta noticia los saner mucha consistencia después de la vo- bios que entienden de achaques del cielo, tación que derribó al Ministerio. Los 109 que cuando ayer el astro soberano tocaconservadores que obedecieron al señor se al punto solsticial, debía encontrarse, Maura, no representaban una mayoría su- próximamente, sobre el meridiano de Toficiente para el sostén de una situación kio. Hasta en eso se llevan las primicias política. Quedaron sin votar algunas do- los japoneses. cenas de diputados de la derecha, cuya Allende la frontera se habrá celebrado actitud es problemática, y los 4 S fieles á la tradicional fiesta del Sol. En París Villaverde componían una cifra no des- habrán subido á lo más alto de la Torre preciable, la cual, sumada á las oposicio- Eiffel los astrónomos. En Madrid han nes en cuestión y momento determinados, subido... los demócratas al Poder. haría tambalearse al nuevo Gabinete. Esa fiesta del Sol la celebraban solemCierto que para la aprobación de ¡os pre- nemente los griegos, y mucho antes que supuestos los mauristas hallarían á su lado los apreciables compatriotas de Hornero, á los liberales y demócratas. Con eso se los no menos estimables ornidas, convocuenta aún para legalizar una situación li- cando á los pueblos celtas en los monuberal. Pero no todo es presupuesto en mentos de Karnak y de Stouchenge. el Parlamento. Y donde menos se pienEn aquellos felices tiempos, porque ya sa salta una cuestión que enardece los hemos convenido en llamar felices á los 22 D E JUNIO DE 1905. NUMERO SUELTO, 5 CENTS. tiempos que no hemos conocido, se erigían templos al Sol. En los presentes, también Francia le ha erigido con el nombre de Observatorio en Meudon. Alemania, en Potsdam. Los Estados Unidos, en Arequipa. Los grandes sacerdotes de estos templos se ocupan de algún tiempo en estudiar algo más práctico que en descubrir estrellas. Si los paganos adoraban en el Sol al creador y regulador del mundo, creyéndole erróneamente un dios, los físicos que estudiaban la metereología, se equivocaban también, no ocupándose del astro cuya acción provoca la lluvia, los vientos y el calor del aire. A esto dedican ahora su atención. Los míseros profanos esperamos sus explicaciones para saber algo más que lo que sabemos y que se reduce á creer á pies juntillas que un sol como el de ayer en Madrid fríe, tuesta y provoca... la gota gorda. AEMECÉ A CUESTIÓN DE MARRUECOS. ESTADO ACTUAL La Prensa de toda Europa dedica al asunto de Marruecos especial atención, y en todos los países, el pueblo se interesa por el desarrollo de los sucesos que al llamado conflicto marroquí se refieren. No tenemos ya los españoles mucho que perder; pero quizás hubiéramos podido ganar algo, si diésemos ante Europa el espectáculo digno de interesarnos vivamente por lo que tanto nos conviene. No sucede así; la solidariáa i de ¡os individuos de una nación que hace engrosar, con el deseo vibrante de cada uno, el río de la voluntad nacional, es virtud suprema que levanta á los caídos, fortifica á los postrados y engríe á los fuertes; pero en España, ese tacto de codos, ese contacto de sentimientos se ha extinguido. El pueblo mira indiferente el bien y el mal. En vano alguien, como Costa, dice verdades provechosas, sin emplear eufemismos, indignos de un sabio y vigoroso varón. E ¡látigo de la indignación cae sobre el pueblo atónico. El pueblo duerme ó está muerto. En la cuestión de Marruecos, tal y como en la actualidad se halla planteada, ha dicho monsieur Lacroix en Burdeos, no se litiga lo que parece, se toman posiciones para el porvenir. Más pronto ó más tarde, Ja guerra entre Alemania é Inglaterra estallará, y Alemania, en tal caso, podría encontrarse no con un enemigo sino con dos. Virtualmente, á juicio nuestro, si la conferencia se celebrara, el pacto anglo- hispanofrancés sobre Marruecos sería letra muerta. Esto es lo que persigue Alemania, que la conferencia se celebre á todo trance; quizás los puntos que en ella se hayan de tratar no le interesen tanto. Por de pronto, Radolín ha reconocido que Francia tiene en África intereses especialisimos que habrían de respetarse. Y Francia, solicitada por Alemania y amiga de Inglaterra, con envidiable habilidad, encuéntrase en este momento en la mejor situación; porque los dos pueblos más poderosos