Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í los lectores de nuestro folletín En todos los números publicaremos vales coa UKHiei- ftfiési ecrrelativu. Aquellos de iiíiesíj os lectores que S PP P de pmo barnizado, cinco piezas, muy bien hecho, 300 pesetas; i i I Q volantes novedad, de nogal, telas de ILL ñ 3 seda y peluche, á 10 pesetas. CAMAS a 4 ptas. -MESITAS á 10 p í a s Muchos mnebSes sueltos y d e gran ocasión, con su precio fijo m a r e a d o a cam 0) presenten en nuestras 28, BARQUILLO, 28 NOQUES DENTISTA. Pta. SOL 6 Cama 2 c o l c h neS oficinas la colección completa de vales correspondientes íi los números de ABC hasta terminarla, publicación de la novela Corazones lieridos recibirán gratis nnas elegantes tapas impresas en reiieve para encuadernar Siciia novela. Carlos Goppel FÁBRICA DE RELOJES para encuadernar la novela CORAZONES HERIDOS, publicada por y almohada, 28 pts. Mesa de comedor cua drada, 15 ptas. Aparador chinero con piedra, 70. Armario deluna, b. Salones de Ventas Kosmanoiaes, Brillo sin igual para lustrar los suelos de madera, hule, Pago altos precios mosaicos, etc. colores nogal? Peligros, 18, Joyería caoba, limoncülo y sin color; uso facilísimo, resultados inTASADOR AUTORIZADO mejorables y muy económicos. Máquinas para frotar los suelos, escobones de cerda para barrer, etc. Único depósito S í ograeFSa le SI ontinúa por unos días la li- reiso, Mayor. 35. T. 01.710. Coi quidación en P r e c i a d o s NOTA. -Tenemos operarios 50. Mecedoras, 2,50. Gama y prácticos para lustrar pisos, y colchón, 19 pesetas. nos encargamos de estos trabajos, que ejecutamos bien y DBSEB al COMERCIO económicamente. é industria; facilidad para el reintegro. A propietarios, con letras aceptadas, se les facilitan cantidades. Caños, 8,6 á 8. E 4 TODO S U V A L O B r K ALHAJAS 1 ALHAJAS EL RELS! í jflM Pa ufl casa 70 000 duros ó R l UMr Fuencarral, 27. ¡CATÁLOGO GBATIS ABC. De las covachas dei Carmen se han trasladado al n. o 23. Compra, venta y compostura; vendode Singer desde SO ptas. Ga rantía, un año C a r m e n 2 3 MAQUINAS DE COSER dos de 35.000. Vend e l 4 0 a l 1OO pos 10O do hotel en San Sebastián, ó TOSCA C A S A permuto por casa en Madrid. C. a SA J E R Ó N I M O 14 Mes o Romanos, 30, Sr. Montes ENTRESUELO por PAPELETAS del M 0 NTB Plaza del Angs! 6- -EL CENTRO VALE NÚM. 22 butacas y garitas do mimbre, veladores, sillerías rústicas, cestas de viaje y merienda. 40 por 100 de rebaja. Costan i l l a d e los Angeles, 1. Fábrica- Almacén de cestas. pruebo que las caI misas cab. o blancas y céfiro, de 3, 4 y 5 ptas. valen 6, 8 y 10. Ver y creer. Pza. Celenque, 1. ÚSSCO ISFéíSIT EH 3 EAS 5 RS LHARDY, Cajrrera. de San Jerónimo, S ÚNICOS DEPOSiTARIOS EW BUENOS AIRES Sres. GñRCÍfi HERMANOS Almacén EL IMPARCIAL, Victoria, 1001 O2 BIBLIOTECA DE A B CD nes, o pueden desaparecer según e ¡medio y los cuidados de que Ja infancia y la juventud estén rodeados? ¿Se tiene el dereciio de carecer de compasión para aquellos que han nacido en medio de todas las miserias morales, para quienes las palabras honradez y honor no tienen sentido, que no conocen de la vida sino sus apetitos desenfrenados y de ¡a sociedad sus odios? La voluntad humana desviada por el ejemplo, los malos consejos, el sufrimiento y! a miseria, ¿es bastante fuerte para luchar victoriosamente contra la bestia que sigue sus instintos? Ricardo se animaba, y todo en él era elocuente: su voz, su gesto, su actitud. Con la caridad de un apóstol defendía á los desheredados de la vida. María le escuchaba con aquella admiración afectuosa y sencilla con que consideraba á su hermano; lo decía él, pues debía tener razón, y hasta hubiese deseado que Rogelio se hubiera mostrado más entusiasta. Pero él se limitaba á mirarla, enconcontrándola muy linda con aquel perfil tan puro y con aquellos ojos tan hermosos. ¿Qué opinas tú? -preguntó Ricardo. Rogelio no opinaba nada. Mucho más preocupado de María y de su amor que de la cuestión enunciada por su amigo, apenas había escuchado los razonamientos de éste. Sin embargo, sólo por decir algo respondió: -Tienes razón, muchísima razón. Su mirada buscaba a! mismo tiempo la de María como para tomarla por testigo de lo inocente de su opinión. -Claro es- -replicó Ricardo, que continuaba obstinado en su idea. -No obstante, la sociedad tiene el deber de defender á sus miembros; pero debe prevenir más bien que castigar, y debe tener ia misma compasión para la lepra moral que para la lepra física. Ricardo fue interrumpido. Juana, con delantal blanco, abrió la puerta, y poseída de toda la majestad del antiguo máitre á hotel de Mr. Bremont, anunció: -La señorita está servida. Pasaron al gabinete que servía de comedor; era la primera vez que los hermanos recibían en él á un amigo. Para María aquello era como una especie de comida de desposorios, y se -La señorita está servida. había cuidado del menú tanto como los recursos y la llegada imprevista de Rogelio lo habían permitido. La mesa estaba cubierta de flores, único lujo que podía permitirse; pero aquellas flores, artísticamente dispuestas, comunicaban cierto aspecto de fiesta y de elegancia á la modesta habitación. Rogelio comprendió ¡a delicada intención de María, y no pudo por menos de regocijarse en su interior. Ricardo hacía alegremente los honores de su modesto hogar. Estaba contento por ver á Rogelio; primeramente, porque Je quería, y después porque había en él como una misteriosa emanación de Susana; hablaba de ella, acababa de estar á su lado, estaba todavía impregnado de su contacto, y la presencia deS hermano hacía sentir á Ricardo algo de la alegría que hubiese experimentado al haber llegado también Susana. Iban á estar muy apretados en aquella mesita. María se reía porque todo lo encontraba delicioso, y cuando estuvieron senta- t dos, ella fue la primera en manifestar que estaban, i iraní iraími u linidilll