Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 20 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. 6 CRÓNICA DEL BIEN UNA CARTA SIN SOBRE Soy un pobre doctorciüo enamorado de la pobreza. Pero entiéndase bien; no de la desarrapada, sucia y pordiosera, que convierte la mendicidad en lucrativo oficio, ni dé aquella otra que finge bienestar y logra con la recomendación y la influencia medios de obtener una holgazana buena vida. Yo amo á los modestos, para quienes el trabajo no es un castigo, que aspiran á redimirse por él, que tienen fe, paciencia y alegría, que soportan con virilidad el dolor, gran maestro del hombre. Con esos pobres, que no piden limosna, sino ayuda y consejo, estoy en correspondencia perpetua. No tengo, por desgracia, secretario- tesorero á quien dar órdenes de socorro; pero procuro siempre infundir á mis pobres valor, energía, esperanza... Ayer recibí una carta fechada en un pueblecillo. Se trata de la viuda de un individuo que profesó carrera científica. Dejó al morir cinco hijas, de tres, cuatro, siete, doce y catorce años. El pueblo es pequeño, no hay medios en él de que esas niñas aprendan ningún oficio que les permita ganarse la subsistencia el día de mañana; y la madre, que tiene una buena educación, es de honrada familia y piensa en el porvenir de las hijas de sus entrañas, se dirige al pobre Doctorcillo é invoca su amor á la infancia, y le pide trabajo en Madrid, donde hay escuelas de todo género, donde muchas noble señoras se ocupan y preocupan de la educación y de la protección de la mujer española. Y en este aprieto moral, ¿á quién me dirigiré? Emilia Pardo Bazán, Concha Jimeno, María Ossorio, Salomé Núñez Topete, Colombine... y muchas más, conocen al Doctorcillo, le honran con su amistad. Son valerosas é inteligentes mujeres que desean proporcionar medios á sus congéneres de ganarse el pan por medio de labores adecuadas á sus energías. La pobre viuda me dice: Trabajo rudo no sé hacer ninguno. MADRID. LA BODA DE AYER EN LOS JERÓNIMOS. fot. Muñoz de Baeua TA. DE RUIZ Y PELAYO Y SR. PLA, HIJO DE LA MARQUESA DE AMBOAGE, SALIENDO DE LA IGLESIA Y yo pregunto: ¿Acaso no habría medio de que tantas y tan buenas almas como existen en Madrid buscasen una ocupación di na para mi nueva y desconocida amiga? Estamos oyendo á diario discursos y conferencias respecto á este problema; fúndanse sociedades para redimir á la mujer caída; ¿acaso no es más cristiano evitar que caiga? Para conseguir este noble fin, no hacen falta asociaciones numerosas con cuotas ni cargos, sino unas cuantas señoras que, llenas de caritativo celo, organicen la Agencia del Bien, la cual recoja peticiones como la que me ocupa y las den curso inmediato. No basta renegar de las hembras que pisando fuerte y mirando de soslayo andan por esas calles en busca de aventuras fáciles; no es suficiente declamar contra los centros donde con apariencias de arte la mujer se exhibe p ra ganar un pan casi siempre amargo; no conduce á nada perseguir al vicio, que tiende sus redes á la inocencia; lo urgente es auxiliar á los corazones sanos, á las gentes buenas, que sólo piden trabajo para proporcionar enseñanza y educación á los hijos de su alma. Por esta causa escribo esta carta sin sobre, á fin de que todas las amigas, conocidas ó desconocidas del Docrorcillo, la tengan por suya y le ayuden en el caso presente y en otros parecidos. Por eso figuran estas líneas en la Crónica del Bien de A B C. Porque en el mundo en que vivimos y en la sociedad que frecuentamos, importa dar á conocer el bien realizado en favor de los desgraciados, para estímulo de los egoístas y olvidsdizos; pero es asimismo urgente decir á todos cuánto bien queda por hacer en beneficio de esos muchos pobres, no mendigos; ricos, sí, en virtud y energía. EL DOCTOR FAUSTO CRÓNICA ILUSTRADA tuo e tras a RÍOS LOS RESTOS DE. PPAN- AyerseefecEN EL ROSAS F. N R l A N TEON DE ATOCHA do al P a n- PRACTICAS MILITARES EN EL RIO JÚCAR. Fot. Ribes Audirvit EL GENERAL LOÑO Y LA PLANA MA OR DEL KEG 1 MÍENT 0 DE CABALLERÍA DE ALCÁNTARA teón de Hombres Ilustres, de Atocha, de los restos de D Antonio Ríos Rosas, el notable estadista, poeta lírico y orador de fogosa y brillante elocuencia, que ocupó lugar preeminente en la política española en el partido de la Unión liberal que acaudillaba el general D Leopoldo O Donnell. En la sección correspondiente de información se da cuenta de este acto. D O D A ARISTO- Nuestro cronista de GRATICA salones da cuenta en su sección de la boda celebrada ayer en la iglesia de los Jerónimos. Aquí sólo debemos registrar el hecho y ofrecer una fotografía del acontecimiento; que acontecimiento fue para e vecindario de aquella parte de Madrid.