Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 18 DE JUNIO DE 1905. PAG, 5 él antes ae que se manifieste, tratar de comprendió así el Sr. Castellanos, que beneficio de un Asilo de Huérfanos. El hogarcillo- juguete servirá para probuscar remedios y per c r r 3 r en la cam- hubiese seguido la misma política si la última crisis no le hubiese echado del porcionar pan y abrigo á los pobres niños paña. Con motivo ae la lectura deJ proyecto Ministerio de Hacienda. Lo inexplica- que no lo tenían, y ahora obtienen, en ¡a de presupuestos para 1906, se impone la ble es que con el Ministerio Villaverde casa que la santa Doña Ernestina fundó, crítica en éste como en muchos otros ex- quede abandonado un procedimiento tan enseñanza y amparo. Mirada desde fuera tremos. Nada hay en ellos referente al sencillo y evidentemente tan eficaz. Con la casita de muñecas, representa un juguete cambio, á no ser que la autorización pe- el Sr. García Aiix los francos tienden á lujoso apetecido por cuantos le ven; pero dida por el Gobierno para emitir, con la subir; con sus predecesores bajaron de 36 me parece que bien pudiera ser algo más. Desde luego, la curiosidad del público garantía de los ingresos de Aduanas, una á 3i por ciento; hoy están á 3 a. Estas deuda flotante en oro, tienda á mejorarlo. cifras son más elocuentes que una expo- revela elocuentemente que muchos desconocen de vhu las modernas comodidades Pero ¿sería eficaz esa medida? A lo sumo, sición de doctrina. de la casa y, lo que proporcionaría al es aún más triste, Tesoro mayores í las condiciones hidisponibilidades en í- rgiénicas que debe el Extranjero para reunir. el pago de sus cu pones y le faciliAcostumbrados á taría además melas alcobas obscuv dios para seguir ras, donde el sueño vendiendo en el se convierte en pemercado cada vez sadilla, y la forzosa que la cotización quietud durante la tendiera á elevarse. enfermedad en anEsto no es un regustioso encierro; medio eficaz, sino careciendo todas las triste paliativo; es habitaciones de la preciso atacar el clase media de bamal en su raíz. ño, y sacrificándose la buena vida del La opinión no es interior á las apaunánime; hay quien riencias lujosas del sostiene, fijándose saloncito, con sus en los intereses de muebles incómodos la exportación, que y sus bibelots inúticonvendría estuvieles, la casa echa ran los francos á 80 fuera á sus habitanpor 100; los que así tes; los niños no piensan, deben f- tienen cuarto soleanerle lástima a esa do donde jugar, y pobre Francia, á se les entrega á esa infeliz Inglatecriadas ignorantes rra, que tienen campara que los paseen; bios favorables, y el hombre carece envidiar la suerte de verdadero desde las Repúblicas pacho para el traamericanas, que los bajo y estudio, pretienen adversos. firiendo el café ó el Esta divergencia de círculo; la misma opiniones es lo que mujer, después de explica lo poco que una brega inútil se ha hecho desde contra su propia la pérdida de las pereza y las malas Colonias, origen de condiciones de la la crisis actual, para vivienda, escapa, remediar el mal. huyendo de la polNo ha tenido navareda y de los olodie ni energía consres de fritanga, en tante ni propósito busca de más perfufirme. ESCULTURAS DEL PALACIO DE LOS MINISTERIOS DE INSTRUCCIÓN Y OBRAS PÚBLICAS. mado ambiente; toEl mal tiene, sin LA PINTURA, OBRA DE A QUEROL dos vuelven cansaembargo, remedio. dos, de mal humor, exclamando casi siemUn papel- moneda que á lo sumo tiene pre al trasponer los umbrales: ¡Qué casa! como garantía metálica en las cajas del Es verdad, ¡qué casas! En ellas amos, Banco la tercera parte de su valor nomi- íI A CASITA DE Buen golpe de cuMUÑECAS riosos se agrupa criados, nodrizas y chiquillos no hallan nal, no puede estar á la par; eso le suce- de á nuestro billete, signo representativo diariamente delante de un escaparate en la menor comodidad ni el menor goce. Uñase á esto la escasez de la microsde nuestra moneda, y eso sucederá mien- una calle céntrica. Entre telas y bordatras la circulación fiduciaria no disminu- dos exhíbese una reducción de un hotel cópica despensa, sahumada por pestilenya ó no aumenten las reservas metálicas moderno, con su escalera lujosa, sus es- tes miasmas, y se comprenderá fácilmente tancias modernistas, su capilla, su cocina, el por qué del malestar y desasosiego de que la garantizan. Así lo comprendió el Sr. Rodrigáñez su cuarto de baño, su ropero... todo per- los infelices inauilinos de las casas maal hacer votar una ley para obligar al fectamente alhajado y dispuesto. Los rau- drileñas. No diré que la casita de muñecas á que Banco á vender su cartera; así lo com- ñequillos están bien vestidos; minúsculos prendió también el Sr. Osma al valerse aparatos de luz eléctrica alumbran los sa- me refiero sea un prototipo de higiene, de esa ley para conseguir del Banco que lones liliputienses, y grandes y chicos pero me ocurre que bien pudiei- an hacerse subastara algo de su Interior y de sus pasan largo rato contemplando esa mona- modelitos por artífices hábiles que presenacciones de la Tabacalera; también lo da, aue unas señoras distinguidas rifan á tasen á todos lo que debe ser la vivienda NIÑERÍAS