Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO i2 DEjlINlQDE, i o5. PAG. 4 orador se abi- oclia en silencio los botones de su levita y declara al fin que este es para él un deber muy penoso; el S r La Cierva no va a decir nada que cause molestias ó promueva escándalo; si él se decide á hablar es p o r q u e confiaba en que el señor marqués del Vadillo hablaría, y este señor marqués no se ha dignado hablar. Todo- -dice el S r La Cierva- -está naturalmente condicionado p o r el deber en que me hallo C u a n d o se constituyó el Gabinete Azcárraga, el S r Cobián n o aceptó la cartera; después, un día, el señor presidente del Consejo les dijo á los ministros que el señ o r Cobián había al fin aceptado. ¿P o r qué motivos el S r Cobián dimitió después? El S r Cobián ha dicho- -añade el o r a d o r- -q u e él aceptó la cartera con la condición de que las Cortes no se abrirían. Pues bien: y o me levant o á hacer constar, autorizado p o r el señor genera Azcárraga, que el S r Cobián parece muy flaco de memoria Se produce una enorme algarabía en la Cámara; hacía tiempo que no se oía en el Parlamento una acusación tan formidable. El S r Cobián no puso condición ninguna á la aceptación de la cartera. ¡Y manifiesta rotundamente que la puso! ¿N o es esto inaudito, estupendo? ¡N o no! -grita ya el S r Cobián á g r a n des voces, puesto de pie ante el banco azul ¡yo voy á decir toda la verdad! Yo apelo á la caballerosidad del S r Cierva! ¡Yo le dije en el despacho de mi casa al señor general Azcárraga que no era partidario de la apertura de las Cortes! Y el o r a d o r indignado, conmovido, en el paroxismo de la exaltación, nos torna á relatar la crisis, p u n t ó p o r p u n t o p o r él saben o s la frase qiíe en tal ocasión pronunció el señor general Azcárraga, dónde la pronunció, quién estaba delante, quién entró en el local cuando la acabó de pronunciar, qué es io que hicieron los que la oyeron después de oiría. P o r todo lo cual, resulta que este S r Cierva (como el S r Cobián llama al distinguido diputado p o r M u r c i a) padece una momentánea ofuscación. M a s el S r Cierva ó La Cierva, n o debe de ser de esta opinión; otra vez insiste en Ip ya expuesto; el S r Cobián afirma, p o r su parte, lo dicho. Y de p r o n t o la campanilla presidencial da p o r terminada la sesión. Así han transcurrido dos ó tres h o r a s N a d a hay, induda- f bleraente, que pueda interesar más á P e d r o carpintero; á Juan, albañil; á F e r n a n d o her r e r o á Luis, propietario de unos majuelos; á Ramón, pequeño m e r c a d e r todos los cuales ganan soberbios jornales, tienen dinero sobrad o para pagar la cédula, los consumos y la contribución, y no temen que les falte el pan, la lumbre, el techo y la indumentai- ia. AZ 0 R 1 N se nota cierta emoción, y empiezan á d a r su fruto las esperanzas en flor... ¡Bien vengas, M a u r a bien vengas, enarbolando el pendón que guarda nuestros anhelos, que compendia nuestro amorl U n tiempo estuvo plegado, que el destino lo plegó, y ahora desplegarle intentan gentecillas sin p u d o r que la dan de salvadores con notable presunción, cuando sabe t o d o el m u n d que buscan un salvador. P a r a acabar con su vida llega, buen M a u r a veloz; ¡que ho detenga tu brazo ninguna contemplación! M a n o s pequeñas las suyas, su fuerza es fuerza mayor; tu mano es la única mano que merece el galardón. Para proclamarte jefe, para ir de tu aliento en pos, para aclamar tu programa, para hacerte. una ovación, aquí nos tienes dispuestos, rosita de J e r i c ó ¡Aquí te espera el antiguo partido conservador! Si entre nosotros algunos, p o r artes de su invención, ocupan cargos de altura con sueldo regulador, n o p o r el cargo se esconden para darte su adhesión... ¡Y si alguien les hace un cargo, con el que tienen son d o s! D e prisa, M a u r a de prisa; n o corras, vuela, señor, á pedir en nombre nuestro cumplida satisfacción; con sólo anunciar tu nombre ya el enemigo tembló, y ese temblor prematuro te proclama vencedor... Así en un g r u p o de fieles un maurista de ocasión, recordando al Romancero suspiraba p o r su D i o s Llegó M a u r a al oco dato, y en la altura se sentó, y en el debate intervino recogiendo una alusión. ¡Qué bien cuidaba sus gestos, cómo adecuaba su voz, qué ademanes tan pulidos, cuántos desplantes de actorl Quiso lucirse de gato, mas no comerse el ratón, para deinostrar á todos que es un excelso t u t o r p e r o en resumidas cuentas, rebozando su intención, sin alma para el ataque, la espada al cinto volvió... Y ¡ah! dijeron los raauristas; los espectadores, ¡oh! GIL PARRADO L e d o cuyo es el nombre ae ja victima, no ha hia concertado consigo mismo e) delito que luego cometió. El hecho que motivó este proceso tuvo g r a n resonancia, tanto p o r la condición del criminal como p o r los detalles de su captura, que se realizó en la Habana, donde se había refugiado el p r o c u r a d o r huyendo de la justicia. Publicaremos la sentencia que recaiga. I ALSIFICACION D E B I L L E T E S La vista de la causa seguida contra Simoéns, Plequezuelo y Caballero por falsificación y expendición de billetes del Banco de Portugal terminó ayer t a r d e Los procesados fueron condenados, como encubridores del delito de falsificación, á la pena de cuatro años y dos meses de presidio correccional. p N T J R E P A S T O R E S El pastor Valentín García Araújo, que dio muerte á. su compañero Donato Reoyo p o r antiguos resentimientos, compareció ayer ante el J u r a d o E s t e lo declaró culpable y la Sala le impuso diez y seis años de reclusión temporal. El defensor, S r Lovaco; alegaba la legítima defensa. UN P A S A N T E Ecos deí gran mundo martes próximo es r la E 1 bella marquesa de el día señalado p ocele Arguelles paira b r a r la espléndida fiesta anunciada, en el jardín de su palacio; ningún sitio tan á projjósito como éste para que luzca y brille el gusto artístico y la distinción d e la aristocrática dama. 1 a sido muy comentada en los centros aris tocráticos la noticia del p r ó x i m o enlace de un príncipe extranjero, con la bella hija de una dama española que ostenta título de g r a n deza. Tljl lunes próximo, en el frontón Jai- Alai, se celebrará una fiesta benéfica, patrocinada p o r distinguidas señoras de la aristocracia madrileña. I oy se tomarán los dichos la Srta T e r e s a Navarroreverter, hija del exrainistro del mismo apellido, y D Luis de la Rasilla. p n las pruebas eliminatorias corridas ayer en la gran pista de Auvernia, ha resultad o vencedor el ganador de la copa G o r d o n Bennett en 1904 M r T h é r y La lucha definitiva, será el día 5 de! p r ó x i m o Julio. IZJ ntre la hija de la marquesa viuda de M i r a sol, S r t a M a r í a Josefa Palavicino y su prometido el diplomático D Rafael Puelma se han cambiado regalos consistentes en una linda pulsera con un rubí bordeado de brillantes y una sortija con un valioso zafiro. La boda se verificará muy en b r e v e p n l a n o c h e d e l j u e v e s el globo del R. A C E Alfonso XJT 7, tripulado p o r el S r D u r o á quien acompañaban los Sres. Liniers y Sanginés, partió de M a d r i d cayendo ayer mañana en Mendavia (Navarra) esta ascensión es la primera de la serie de eilas en que se han de disputar la copa regalada p o r el marqués de Viana, siendo vencedor quien haga mayor distancia sin tocar tierra. -N G ACETILLA RIMADA. EL HÉROE Meto, helo por do viene el infante vengador, con las armas preparadas, rebosando indignación. P a r a el combate dispuesto, miradle altivo y feroz; los ojos echando chispas, demudada la color, ¡Bien en su p o r t e demuestra que es un bravo campeón! C o n su ademán patentiza sus ansias de luchador... Impaciente y anhelante le esperaba quien le víó en las empresas más altas reclamar su intervención; q u e en todas ellas estuvo más que bueno, superior; que en todas ellas sus bríos y sus arrestos m o s t r ó Sólo al pensar en que viene. TRIBUNALES p N E L S U P R E M O La Audiencia de la C o r u ñ a condenó hace algún tiempo, p o r delito de r o b o y homicidio, al p r o c u r a d o r y concejal de L u g o Abelardo T a b o a d a Contra este fallo, que impone al procesado la pena de cadena perpetua, se interpuso r e curso de casación, y ayer lo sostuvo ante la Sala segunda del S u p r e m o el elocuente letrado S r Pérez y García Lujín. Según éste, no se trata de un delito compiejo de r o b o y homicidio, sino de un homicidio y un h u r t o p o r q u e el procesado, al dar muerte á D Antonio A TRAVÉS DE LA FRONTERA. UN CONDENADO COMPLACIENTE L o que pasa en los E s t a d o s U n i d o s no ocurre en ninguna p a r t e ¿Conciben u s t e d e s q u e un c o n d e n a d o á m u e r t e l e d i g a al v e r d u g o T i e n e u s t e d r e p a r o e n matarme, ¿verdad? pues y o le evitaré ese d i s g u s t o s i e n d o á la v e z v e r d u g o y víc- tima