Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA M E S España, pts. Í, 5O. Portugal, pts. 2. Unión Postal, 2 francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid NÚMERO SUELTO, CINCO CÉNTLMOS EN TODA ESPAÑA caaHB BB 3 BBaGi V 32 t SQSE z c i z a s c LfeaajBgft Vi assaA a BcarEa aaiBBi NBEOBSBO Wasossi oaaonra n s B a a J U U J I B Í V H B S S S I n s m e EaesBE VanoBaass B B B I ABC N. PUBLICIDAD S O L I C Í T E N S E TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias, Informaciones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid í 5 y. M A D R I D 16 D E J U N I O D E 1905 H H SALES REFRESCANTES DE DE BITARTRATO POTÁSICO PURO ATEMPERANTE- HERNZ EL. M Á i i G R A T O é H I G I É N I C O de los refrescos Depura la sangre, eliminando los malos humores y haciendo desaparecer toda destemplanza ó movimiento febril. l i a x a n t c predilecto contra la inapetencia, e s t r e í l i i n i c u t o y desarreglos gástricos. Farmacia de A T o r r e s A r n a o Atocha, 30, Madrid. Pídase en ¡as principales farmacias ae España. GRAN INVENTO para dar oído á Es el mejor que se conoce. Negro, puro, delicioso. los sordos, por D. V i c e n t e 1 peseta pápete de 30 gramos. flANUEL ORTIZ Preciados, 4 Ruiz, Director del G a b i n e t e acústico, plaza Sto. Domingo, 8, 1.0 Consulta 10 sigue liquidando con grandes rebajas todas sus existencias en á 1. Real privisu nuevo local hasta fin de mes. l e g i o Prospectos sratis. DE LA INDIA (CEYLON) 33 Y 35, ALCALÁ, 33 Y 35 n e i í t i s t a s oficial 20 años práctica, se ofrece; dentadaras, 4 pts. diente. Enseña aspirantes sistema sin paladar; composturas en el acto. Hortaleza, 63 y 65, frente Gravina GUARNICIONES Y COCHES Se venden de todas clases, nuevos y usados. Hay galera valenciana de todo lujo, landolé y familiar. Precios económicos por realizarlos. B a r b i e r i 1 8 Cuadra de caballos á, pupilo. BESMATOIliLIZaifl ñ ñ i l E I I I ü EEÍITIMOS LITRO. PRECÜBS, EFICACIA EN LOS COBROS MADRID Y PROVINCIAS RKFERIíNCIA: I1 KPÍT liYOMl AI Carmen, 16, entresuelo. 64 BIBLIOTECA DE A B C CORAZONES HERIDOS 01 -M e es completamente imposible. -N o sabes cuanto me contraría esa obstinación. La S r t a Bremont permaneció un instante indecisa, como si vacilase en decir alguna cosa; d spués se sentó en una silla é hizo seña á Ricardo para que se sentase al lado suyo. -H i j o mío, he reflexionado mucho desde esta mañana, y quiero de todo punto que seas dichoso. -Ya le he dicho á usted que no tengo más que un deseo: pagar á los acreedores de mi padre y asegurar el porvenir de mi hermana. -Ya nos ocuparemos de tu hermana; lo primero eres tú, que eres mi ahijado y te quiero como si fueses hijo mío; sí- añadió, como para acentuar más sus sentimientos, -yo soy tu segunda madre. -Es usted muy buena- -agregó Ricardo, preguntándose adonde iría á parar. -Sí, te jquiero mucho- -añadió nuevamente- -y quiero demostrártelo. Después exclamó de repente: ¿Qué opinas de Juana de la Rochemordau? -N a d a absolutamente, -respondió Ricardo s o r p r e n d i d o -E s una perla; inteligente, instruida, de guslos sencillos y muy mujer de su casa; en fin, lo que á ti te conviene. E s verdad que á primera vista, su timidez- -P e r o tía, -se atrevió á interrumpir Ricardo. -S í ya lo si. E s inútil. Yo quiero mucho también á Juana y deseo que sea mi sobrina; ya ves que no te lo oculto. Si te casas con ella, estoy dispuesta á hacer un sacrificio. Aún puedo distraer de mi fortuna sin perjudicarme m u c h o Una expresión de dolorosa sorpresa se pintó en el semblante de Ricardo. -P e r d o n e usted, tía; pero eso que me propone es una venta. -Y o quiero simplemente tu felicidad- -replicó algo agitada la Srta. Bremont. -Cásate con Juana y te dotaré; más tarde serás mi heredero, y si lo quieres resuehamente, podrás pagar tamTjién las deudas de tu p a d r e Ricardo se levantó vacilante y comenzó á dar vuehas Dor la biblioteca. vida- -replicó con una sonrisa de satisfacción. -A veces ¡os comienzos han sido difíciles, pero esos son precisamente los que salen mejor. ¿Cómo encuentra usted á mi sobrino? -Admirable. E n realidad, los elogios que me había usted hecho de él no me parecen exagerados; y además, con que sea su sobrino, me basta; ver á mi hija formar parte de la familia de usted, sei á una compensación á los remordimientos de toda mi vida. ¡Qué diferente hubiera sido mi existencia si hubiese tenido la dicha de ser su marido, Clotilde! -S í es verdad- -contestó la vieja con una mirada tiern a -M i vida, como la de usted, ha sido de sufrimientos y todo V fué á sentarse en la terraza.