Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES i3 DB JUNIO DE i 9 o5. PAG. 5 viejas, que busque las cosas perdidas; salud los enfermos; consuelo los tristes; y p 1 humilde frailecito portugués, con todos, lo que más anhelan. Hay ermitas bajo su advocación en las cara aniñada, de quien sus compañeros creían que no sabía apenas leer el cumbres ásperas de ¡os montes vascos y Breviario, y era, sin embargo, el teólogo: en los valles risueños de Andalucía, y lo más profundo de la Orden de San Fran- mismo alegran sus verbenas y romerías las cisco, es uno de los santos más populares notas melancólicas del zortzico que entode la cristiandad y uno de los más vene- nan los de Urquiola, que las alegres del fandango y de la jota que suenan á orillas rados en España. Por eso es hoy fiesta en tantos pueblos del Guadalquivir ó del Ebro. El nombre de Antonio le han llevado y ciudades de nuestra Península. No hay iglesia sin la imagen del Sanio, con en España muchos hombres ilustres y el semblante risueño, el niño Jesús en muchas mujeres hermosas. brazos y la vara de azucena virginal en la Sin salir de los tiempos modernos, remano. cordemos á Alcalá Galiano, el genio la Torre, y Antonia se llamó una de las damas más ilustres, la condesa de Sástago. El i 3 de Junio no es día de fiesta oficial, pero es fiesta de hecho en toda España, y raro es el pueblo donde hoy no se canta y se baila como á orillas del Manzanares y bajo las alamedas déla Florida. VIAJE REGIO. NOTAS Y OBSERVACIONES Entre las noticias que nos ha traído el telégrafo acerca del viaje de S. M figura la de la visita que ha hecho en Londres al Vluseo de LONDRES. SS. MM. LOS REYES ALFONSO Y EDUARDO DIRIGIÉNDOSE A LA ESTACIÓN, DONDE SE DESPIDIERON, EMPRENDIENDO DON ALFONSO EL VIAJE DE REGRESO Se alza también en muchos hogares, y niños y viejos, pero especialmente las mujeres, y, sobre todo, las mozas, le tienen por su abogado. En Padua, donde murió el glorioso portugués, levantaron una iglesia blanca y luminosa para, guardar su sepulcro, que Pedro Antonio de Alarcón describió entusiasmado y conmovido al hacer la relación de su viaje por Italia. Le ha pintado Tiziano en admirables frescos; Murillo, en un sublime cuadro; Goya, en una de sus obras más hermosas, y la talla le ha reproducido hasta el infinito. Con rosas y azucenas se adornan sus altares; las muchachas le piden novio; las de la oratoria, y á Rios Rosas, el titán de la tribuna parlamentaria. Antonio se llamó un político habilísimo, Benavides, y D. Antonio no ha habido más que uno, el único, el grande: D. Antonio Cánovas del Castillo. El arte dramático me recuerda al insigne y desgraciado Vico; la poesía, á García Gutiérrez; la pintura, áGisbert; y la musa popular, á Trueba. En el Ejército hemos tenido á Ros de Olano, uno de los caudillos de África, soldado y poeta como Ercilla, y en el periodismo á Montilla, el marqués y diplomático. Antonia se llama una de las bellezas más notables de España, la duquesa de Historia Natural. Esta visita, hecha sin séquito, aprovechando unas cuantas horas en que le ha dejado en libertad ei ceremonial inglés, más práctico en esto que el de otros países, como lo es en todo el espíritu de aquella gran nación, no ha sido comentada por la Prensa y, sin embargo, es digna de especial mención, tanto por ser un acto espontáneo de S. M no comprendido en los festejos que el mundo oficial le preparaba, como porque, relacionada con la que hizo al Museo de Madrid á raíz de la coronación, prueba sus aficiones por las Ciencias naturales y el perfecto conocimiento de su importancia, harto desconocida por desgracia en nuestro país, en que la cultura científica apenas si empieza á penetrar en las clases gober J nantes. Por cierto que si S. M conservaba en la mente el recuerdo del nuestro, habrá podido