Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO n DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. 6 las antorchas. Después del banquete, la Corte se dirige á la sala llamada Blanca Berlín, 7 de Junto de 1905 (Weissen Saal) y el Emperador da la 1 A BODA DEL KRONPR 1 NZ. El pue- señal al mayordomo mayor para que el blo prusiano está tan íntimamente baile empiece. unido á la dinastía de los Hohenzoliern, El mayordomo mayor se coloca á la que aún el más escéptico tiene que conve- cabeza de la quadrille en la cual toma nir en que el entusiasmo que reina aquí parte; la novia con el Emperador, el nocon motivo de la boda del Kronprinz es vio con la Emperatriz y los príncipes de espontáneo y sincero. la Real Casa. Los ministros de la CoroLa nación que ha compartido con los na, á quienes previamente han dado los Hohenzollern sus reveses y sufrimientos pajes grandes antorchas, iluminan con se cree también con derecho a festejar los ellas el baile. Cuando éste termina, acomdías dichosos, como si se tratase de una pañan los ministros á la novia hasta ¡a fiesta común de familia que a cada cual puerta de sus aposentos, y siempre con interesa como cosa propia, y puede decir las antorchas encendidas. el Soberano que ha sentido latir el coraAntiguamente los mas altos dignatazón de su pueblo. Tal es la nota carac- rios del reino acompañaban al novio hasta terística de estos días de legocijo. sus habitaciones, donde le ayudaban á CEREMONIAS TRADICIONALES. In- vestirse para la noche de bodas. Consis teresantes son las costumbres que por tía el traje en una camisa blanca con entradición se observan hace siglos en las cajes, una bata de color, zapatillas y un bodas de la Casa Real de Prusia, aunque gorrito de dormir. Al mas linajudo le coalgunas modificadas ya por el transcurso rrespondía el honor de... de presenfarle del tiempo. la camisa. Antes de dirigirse la comitiva á la caUna vez así vestido, le acompañaban pilla del Real Palacio, se coloca sobre ia con gran solemnidad hasta la puerta del cabeza de la novia una corona especial: cuarto de la novia. Corona de la Princesa. Al salir de la caEntretanto, las damas de honor de esta pilla se celebra la Spiel cour (corte de se habían ocupado á su vez de concluir juegos) que consiste en sentarse los des- el tocado de la señora. Al despedirse, posados ante una mesita de juego, situa- distribuía la desposada sus ligas entre Jos da bajo un dosel. Hacen lo propio en varones de su familia, que con ellas adorotras análogas los demás individuos de naban su espada, haciendo alarde de tal la Real familia, y los invitados, con paso presea. marcial, desfilan por delante, haciendo Hoy en día se ha sustituido el reparto una profunda reverencia. de los trozos de liga por unas cintas de Antiguamente se jugaba de verdad du- terciopelo y seda, de colores varios, ccn rante la ceremonia; hoy se ha suprimido el monograma de la novia y la fecha del ef detalle de! juego. matrimonio, conservando, sin embargo, Otra costumbre original es la danza de el nombre de liga. En los archivos de la ECOS DE BERLÍN Real Casa se custodian gran número de estas cintas. i A BODA. Después de los días de fiesta que precedieron la boda, durante los cuales reinó entusiasmo extraordinario, ésta se ha verificado con relativa tranquilidad. Después de las recepciones de Palacio, funciones de gala, manifestaciones de todas las clases de la sociedad, etc. etc. parecían ya fatigadas la Corte y e ¡buen pueblo berlinés. Cumpliendo con la ley que ha establecido el matrimonio civil, se celebró este en Palacio, en la Sala del Gran Elector (Kurfúrstenzimmer) y asistieron á él solamente los parientes más próximos. Las preguntas hechas á los novios po 1 el ministro nombrado al efecto, von W e bel- Piesdorf, que celebró el acto, fueron exactamente las mismas que se le hacen al común de los mortales. De! Kurfürstensaal, la comitiva se dirigio solemnemente á la Sala Blanca, que conduce a la capilla, y que es una maravilla de lujo y buen gusto. La capilla es una verdadera alhaja; cubren sus muros preciosos mosaicos representando escenas del Cristianismo, y está riquísimamente adornada con mármol, alabastro y malaquita. El suelo estaba cubierto por una alfombra de color púrpura. Ni órgano ni silias. Todos los invitados asisten de pié á la ceremonia desde el principio hasta el fin. De repente, se oyen los acordes magistrales del famoso cuarteto del Clias de Mendelssohn, y precedidos por el mayordomo mayor, conde de Eulenburg, hacen su entrada el Príncipe heredero con el uniforme del regimiento de la Guardia, y su VÍAJE DEL REY DE ESPAÑA. LA ESCUADRA DEL CANAL DE LA MANCHA ESCOLTANDO EL YATE REGIO í ot Ui ííClWOOíi iruinmnrTnn