Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-GRAÜS F A B R I C A S S 3 SESEC PROVEEDORA DE LA REAL CASA 8 SABfOOVAI, 8. -MADRID. -TELEFONO 2.293 Deseando esta casa corresponder á la confianza con que la honra su distinguida clientela, y para que consten siempre la absoluta pureza y condiciones de salubridad del hielo que en ella se fabrica, ha mandado analizar éste, obteniendo el siguiente resultado, según certificación de 29 de Abril de 1905, que tenemos á disposición del público: Caracteres: Diáfano, inodoro y sin denunciar sabor extraño. Datos analíticos: No contiene bacterias patógenas. No contiene substancias nocivas. Calpicarion: Bueno. Se invita al público visite esta fábrica. Se sirve á domicilio tes Ie Ití kilos en adelante, á, 20 cents, liilo. S CAÍIAS á 40 pías. -HESITAS á 5 pías. Muchos antielííes sueltos y ie gr as easi S) a 5 con su precio Sijo siiarcíwSo. I í f 2 A C t r t i? J D w I i I A Cí! L L f O p a r a campo, de pino barnizado, cinco piezas, muy bien hecho, 300 pesetas; volantes novedad, de nogal, telas de seda y peluche, á 10 pesetas. 28, BARQUILLO, 28 GUARNICIONES Y GOOHES Se venden de todas clases, nuevos y usados. Hay galera valenciana de todo lujo, landolé y familiar. Precios económicos por realizarlos, iíjurlíierí. 18. Cuadra de caballos á pupilo. á los lectores de nuestro folletín En todos ios números publicaremos vales con numeración correl a t i v a AqsielloS le nuestros lectores que presenten en nuestras oficinas la colección completa de vales correspourlientes á los números de A B t ¡basta terminarla publica cií ssi de la novela Coranones heridos recibí raí! gratis unas elegantes tapas impresas en relieve para encuadernar dicha novela. ¿Quiere Vd. verse libre de moscas, mosquitos, chinches, correderas, pulgas y polilla? PidaTO. el insecticida LEYER. Es infalible. De venta en todas las perfumerías y droguerías. Q E DESEA hotelito ó piso amueblado en el campo, próximo á Madrid y á estación. Dirigirse: Ruiz, 23, portería. QS 3 V E N D E Gaceta eolee donada y encuadernada de los años 76 al 82. Calle Murcia, 6, de 12 á i Sr. Palacios. MATRIMONIOS VENTAJOSOS En la actualidad desean ca sarse. Srta. de Granada con una profesión que le produce 30 drs. mensuales y con 6.000 daros de capital en metálico; otra de Cádiz con 12.000 de dote y tres casas, y una señora viuda con un buen comercio que le produce más de 25 ptas. diarias. Pueden dirigirse los que deseen conseguir sa felicidad y bienestar a l a c r e d i t a d o O. F e l i p e J i méisez (con sello para la contestación) c a í l e d e Calvo Aoeussi ti. o 8, Mad r i d y I e o u s e g u i r á a ¡ULTIMA CREACIÓN! i EXISTE! Es el aparato más artístico para tocar el piano, que tiene la casa Montano. Fábrica de Pianos. Armoniums. Calle de San Bernardino, 3, Madrid quidaeién, Jacometrexo, 37 y S 9, esquina Abada. Inmenso surtido en botas para comunión. Jabitaciones independ. luz ielé. Jaeometrezo, 8,l.o izq. p A Iqu. o próx. San Franco prl. c dep ias y entd. a indptes. R. San Buenaveatura, porí TAPAS para encuadernar la novela CORAZONES HERIDOS, publicada por ABC. TOBO SU p o r aliiaj a s y p a p e l e t a s d e l Monte XJA. CASA QUE MENOS COBRA PRINCIPE. 6 FABRICA DE 6 EÍEB 0 S DEPUNTO FABRICA DE CAMISAS, CUELLOS Y POMOS Clases superiores; clases económicas. Precios sin competencia. Se hacen á la medida y se arreglan medias, calcetines y toda clase de géneros de punto P r e c i o fijo. V e n t a le m á q u i n a s í i r o s s e r el mejor modelo para fabricar medias, calcetines y demás artículos de panto. Pídase catálogo. VALE NÚM. 1 1 LAGARRSGA, Atocha, 3 0 Madrid 42 BIBLIOTECA DÉ A B C ya había dado cuenta á su hermano poco antes de su muerte. Su sobrino había cumplido los veinticinco años, se había quedado solo y no había que perder un momento; constituía hasta un deber para ella; ¿no le había tenido en ¡a pila bautismal, prometiendo, en caso de necesidad, reemplazar á su madre y á su padre? Ella era, pues, la encargada de procurar su felicidad. Tranquila p o r la parte de Ricardo, se puso á pensar en María. Estos pensamientos la ponían satisfecha, y durante todo el día no hizo más que hablar de su sobrino, enumerando sus cualidades morales y sus prendas físicas, todo ello con una mí- mica especia) que regocijaba á las personas que estaban acostumbradas á oiría. Con el propósito de llevarlo todo coa cálculo, y á fin de tener una entrevista á solas con el joven para sondearle, no invitó á nadie á comer aquel día. Cuando Ricardo se apeó del coche á la puerta de! castillo, su tía se precipitó á su encuentro y se arrojó en sus brazos con las más vivas demostraciones de cariño, y como siempre tenía las lágrimas prontas á brotar, lloró largo rato, siendo él el que se creyó en el deber de consolarla. -Tía- -exclamó, -qué buena es usted y cuánto tengo que agradecerla lo mucho que quería usted á mi padre. -Y á ti también, y á tu hermana- -prorrumpió sollozando; -contad conmigo, hijos míos, para todo lo que sea haceros dichosos, que yo lo intentaré con mucho entusiasmo. Después añadió, enjugándose las lágrimas: -Eres un buen mozo, ¡ya lo creo que lo eres! pero un poco serio, un poco triste, debido á las circunstancias, ya lo sé; y o misma estoy aplanada después de la desgracia; pero cuando pase algún tiempo... porque no se puede estar llorando siempre, y á pesar de! dolor es preciso resignarse é irse acostumbrando... en fin, cuando tú quieras, cuando tú quieras, Ricardo, no tienes más que hablar para hacer enloquecer á más de cuatro. Ricardo, algo sorprendido ante aquella conclusión, ofreció el brazo á su tía y juntos penetraron en el castillo. La distribución interior de Boísrenaud recordaba vagamente la de los casinos y la de los balnearios. Cuatro grandes piezas y un vestíbulo, dos salones para recibir, un inmenso come- se precipitó á su encuentro y se arrojó en sus brazos d o r y una sala de billar. Nada d e gabinetitos, de rincones r e servados para la conversación íntima, ni para la vida d e familia; allí n o había nada d e eso; bastaba con ser elegante y d e buena apariencia, para formar p a r t e inmediatamente d e las r e laciones de la dueña de la casa. E s t e aspecto invitaba á pensar Involuntariamente en la existencia d e aquella solterona, en fcia que tantas amistades se habían anudado y deshecho, amistades superficiales, sin vínculos serios, vida sin deberes, sin u n cariño real y sin una finalidad positiva. Sin e m b a r g o la S r t a Bremont había adquirido una reputación de bondad, de la q u e se extrañaban, en primer termino, ias mismas personas q u e estaban á su a l r e d e d o r Debía exclusivamente aquella reputación á la amabilidad con que acogía á sus huéspedes, que siempre quedaban reconocidos del agrado Que les procuraba y del que ponía en recibirlos. miiira i miinraHiirnrininniii iiiniraimriri niFiniiMMrHll líiill