Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D O E PALABRAS, CLASIfioados en secciones. De una á diez palabras, 1 peseta. Por cada palabra más, 10 céntimos. Ijas abreviaturas y cada cinco cifras se cuentan como una palabra. Al importe de cada inserción deberá añadirse diez céntimos de peseta por el impuesto del Timbre. Los originales se remitirán á. la Administración de A B O acompañados de su importe en metálico, sellos de correos, libranzas de la Prensa ú otro giro análogo, el día antes de la fecha en que deban ser publicados. HACEN INSTALACIOSEnes á, 5 pesetas lámpara, con material. Pizarro, 5 y 7, segundo. AEISH. -A LAS NUEVE y cuarto: Importante debut del profesor Graí con sus Baboon. -Los g i m n a s t a s Abriels. -El excéntrioo Filds, y toda la compañía internacional que dirige William Parish. P ESPECTÁCULOS OMEDIA. (COMPAÑÍA Mariani) -A las nueve: 8. sábado blanco. -H sottoseala. -H positivo. MODELOS nuevos semanales (verdad) Precios al por mayor y menor, sin competencia. Gran Exposición. Entrada libre. -Mensajerías. -El mejor servicio. Jacometrezo, 4. C ARJETAS POSTALES DE felicitación con el nombre de Antonia y Antonio. Todos los les se iluminan baratas. días novedades en tarjetas de Razón: Santa Brígida, 4, gim- fantasía. Casa Thomas. Sevilla, 3. nasio. FOTOGRAFÍAS F OTOGRAFÍAS Y POSTA- T ELOJITOS ORO, CON EStuche y cadena, 50 pesetas; plata, 14; acero, 9; extraplanos, 1 2. Composturas con garantía á. los siguientes precios: Limpieza, 2 pesetas; cuerda ó espiral, 2; centro de rubí, 1,50; cilindro ó árbol, 2; muelle de salto, 1. Sal, 2 y 4, relojería. ELOJES MODA EXTRAdelgados, acero, 30 pesetas; plata, 35. Francisco G- asca. Manufacturas suizas. Serrano, 17, Madrid. Pedir lista precios. R R RZ Z AoclioUyE L A -A L A S media: Moros y cristianos. -A las nueve y me- dia: La balada de la luz. -A las diez y media: La maja. -A las once y media: La despedida y El seductor. ARRAGÁN, GRABADOR. Sellos de goma. Rótulos esmaltados. Chapas para guardas. Carrera San Jerónimo, 31, entrosuelo. B TARJETAS POSTALES HEráldicas, á peseta; se hacen todas las que nos pidan. Casa Thomas. Sevilla, 3. SAIBOÍS ENTILADORES QUE NO producen gasto en su funcionamiento, se saldan. Santa Brígida, 4, gimnasio. V AUTOMÓVILES OMPRÁSEMOS A U T O móvil barato, buen estado. Escribir S. del Castillo y Compañía, Murcia. C APOLO. -A LAS OCHO Y cuarto: Las hijas del Zehedeo. -A las nueve y media: El M JORNALEROS ARA LAS OBRAS DE COLmenar Viejo, se admiten hasta 1.000 jornaleros. Serrano, bajo, darán razón de ocho á nueve de la mañana. TARJETAS POSTALES DE gusto con nombres, se hacen todas las que deseen. Casa A RTÍCULOS PARA CAEES Thomas. Sevilla, 3. y fondas, se saldan, Santa Brígida, 4, gimnasio. paraíso de los niños. -A las diez y media: El pobre Valbuena. -A las once y media: El perro chico. P T UTOR. SAN SEBASTIÁN, SOMBREROSPreciosOven- SEÑ RA 2. Esmerados servicios. LaExposicioja. vados. Fricciones de cabeza. tajosos. Marqués Valdeiglesias, 4, principal (antes Torres) ARROZ P OLVOS PUROS DEperfuma- E Ndos buenos hoteles. Sanmuy finos y bieo PINTO SE V E N D E N dos, á peseta cuarto de kilo. Casa Thomas. Sevilla, 3. tiago, 4, Pinto, darán razón. AVABOS COMPLETOS, 11 pesetas. Artículos para regalos. Ventura Rodríguez, i. L JOTAS ODERNO. -A LAS OCHO: Los guapos. -A las nueve: BO Y ALHAJAS NECEMarujiUa. -A. las diez y cuarto: sito comprar para refor- El principe ruso. -A las once y media: La peseta enferma. I mas. 46, Hortaleza, 46. TOSTA FUSCAS O por PAPELETAS del MONTE BOYTODOSÜVALOK POR ALHAJAS é industria; facilidad para el reintegro. A propietarios, con letras aceptadas, se les facilitan cantidades. Caños, 8,6 á 8. ALHAJAS í ag altos precios TASADOR AUTORIZADO Se alquilan, compran, venden y cambian. Hortaleza, 39,1. T GUARNICIONES Aifcns X, süáiais. 1 y 5 d e l 4 0 a l IOO p o r I4 UKBCA CASA C. SAÍS JEEOMIMO. 14 H abitaciones independ. luz elé. a Jaeometrezo, 8, l.oi zq. 13, S A S JOAQUÍN, 12 A DMITO socio 3.000 duros Vaca sin hueso, de 1. a, 1,16 industria superior. Razón, Pacífico, 15, ultramarinos. i kilo, de 2. a, 0,90; falda, 0,80 38 BIBLIOTECA DE A B O) ¡Pobre muchacha! ¡Si ella al menos pudiera ser dichosa. María adoraba á su hermano casi tanto como le admiraba. Ricardo, con un afecto verdaderamente paternal, la trataba aún como si tuviese menos edad de la que en realidad tersía. Después de la muerte de su madre, M r Bremont no se ocupaba apenas de sus hijos, y él había multiplicado sus visitas al convento los días de salida, yendo juntos de paseo y acompañándola otra vez al anochecer. En la ocasión presente, muy absorto quizá por sus preocupaciones, solía olvidarla algo, y esto no le parecía bien. No vienes á verme- -decía la carta- -y sé que estás triste, preocupado y solo. Este pensamiento, querido Ricardo, se me hace insoportable; si tú vieses á tu lado á tu hermanita, que tanto te quiere, sus caricias te consolarían bastante. Los pesares los sufren mejor dos que uno sólo, y además lo pasaríamos mucho más á gusto viviendo juntos. Tengo ya diecisiete años, soy muy formal, muy juiciosa, y rae creo con las fuerzas suficientes para cuidar y dirigir la casa. Haz la prueba y verás. Te espera y te manda muchos besos tu hermana que te quiere, -MARÍA. -Pobrecilla... -exclamó Ricardo cuando terminó la lectura. ¿Cómo hacerla saber... Dice que es formal: tanto mejor; así e! golpe resultará menos doloroso Se levantó y se dirigió á su gabinete pensando en su hermana. Después volvió al despacho, revisó algunos papeles y cogió la carta de su tía. La volvió á leer y pesó cada una de sus palabras, haciéndose cargo del sentimiento que la había dictado. Ricardo se encontraba en esa época de la vida en que las sospechas se albergan difícilmente en el espíritu para creer en el mal; era necesario que lo tuviera delante de los ojos. El sobrino de la Srta. Bremont era incapaz de comprender todas las pequeneces, todas las hipocresías, todos los egoísmos que puede alimentar una soltera vieja. En la carta de su tía volvió á encontrar aque! pensamiento de benevolencia que le había persuadido, y se convenció de que M r Pierson había sido demasiado severo al juzgarla. En su corazón penetró algo de esperanza, y acto seguido la contestó anunciándola su llegada. ...revisó algunos papeles y cogió ía carta de su tía. -Vamos á tocar ese último resorte- -dijo para sí, después de entregar la carta al criado; -vamos á suplicar, á humillarme, tal vez. ¡A humillarme! Yo no he nacido para semejante cosa; adiós mi vida, mi amor, todo lo que era grande y generoso; mi independencia, mi libertad... ¿Tendré fuerzas, tendré valor para vivir de una manera semejante? ¡El dinero, único ideal de todos mis afanes! Pero no- -dijo después de un momento de vacilación, -el dinero no es más que el medio; el fin es la rehabilitación de mi padre, es el honor, a dignidad de mí