Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 9 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. BANQUETE A AUGUSTO RODIN la tarde, se celebró el Ayer, á la unaT, adeTíuería, el banquete enenhorestaurant nor del gran escultor francés Augusto Rodín. La fiesta ha resultado muy bien. El número de comensales ascendió á 13o, entre los que se hallaban Zuloaga, Moreno Carbonero, Villegas, Vives, Dicenta, Santamaría, Marín, Carbonell, Plá, Quintero, Amaré, Arévalo, Sotomayor, Alcántara, Villodas, Baroja, Val, Xaudaró y Arija. Se recibieron muchas adhesiones y tasa notable carta de Galdó? su enemigo, y le preguntó si pensaba retirarse. Como contestara afirmativamente, la infanta le dijo que era una lástima, pues estaba en condiciones de seguir toreando; prometiendo Enrique seguir en los toros visto el parecer de Su Alteza. Hermosilla cumplió aceptablemente; Murcia, dado lo poco meneao que está, estuvo valiente; Mazzantinito, habilidoso, y Jerezano y Pastor mataron muy bien un toro cada uno. Agujetas picó superiormente al primer toro, y los banderilleros espontáneos lo hicieron bastante bien, sobresaliendo entre ellos Calerito. Y como todos los toreros trabajaron gratis eí amore, aplaudámosles por su compañerismo y buena voluntad. DON SILVER 1O EL VIAJE DEL REY Telegramas de Londresrecibidos hasta tas cinco de esta mañana. A LAS MANIOBRAS, El día, aunque nublado, es hermoso. Los alrededores de Buckingham- Palace están llenos de gente. A las dos y diez minutos, sale el Rey, vistiendo uniforme de general inglés, acompañado por el rey Eduardo, que lleva el uniforme de mariscal de campo. Van precedidos de la reina Alejandra, de las princesas Victoria y Margarita y de los duques de Gales y de Connaught. El de Gales lleva uniforme de matíscal de campo, el de Connaught el de inspector de fuerzas. El príncipe Arturo de Connaught viste el uniforme de los húsares. Ha salido el tren hacia Farmbourough, cerca de Aldershot, que es el lugar de la revista, á las dos y veinte minutos. La multitud ovaciona con entusiasmo á los Reyes. Van también en la comitiva el ministro de la Guerra, Arnold, lord Kenyon y los personajes que acompañan al Rey. Llega el tren á Farmbourough á las tres. Las aclamaciones de la multitud son estruendosas. El entusiasmo popular crece á medida que se propaga el convencimiento de que el Rey Alfonso se casará con la princesa Patricia. En la embajada niegan este rumor. Esperaban en Farmbourough los embajadores y ministros italiano, turco, americano, cISTO RODIN francés, chino, japonés, austríaco, chileno y griego. Centenares de distinguidos espectadoSe leyó también el siguiente ingenioso dístires se encuentran en el terreno en que se ha de co de Mariano de Cavia: verificar la revista. uPermeiiez, mes copains, que je leve mon verre Hay numerosos japoneses que profieren pour T (odin qui enferma la pensée dans la pierre. gritos de júbilo á la llegada de la regia comiPor último, hablaron ¡os Sres. Villegas y tiva. Dicenta; éste dijo que cuando París festeja al Esta va seguida de la brigada naval, luego Rey de España, Madrid festeja al rey del Arte. va el Estado Mayor. La artillería saluda con Rodin salió anoche mismo con dirección á numerosas salvas. Sevilla y no regresará hasta el domingo. I AS MANIOBRAS. Los reyes llegaron á Farmborough cerca de las tres, dirigiéndose al campamento de Aldershot para presenciar la revista. Fueron recibidos por las autoridades, forORRIDA Á B E N E F I C I O D E L TORTERO El cartel fue mutilado horro- mándose la comitiva en carruajes, que ha sido rosamente. Algabeño, Parrao, Lagartijo y Ga- escoltada por fuerzas de la Life Guard. En el primer coche iban los reyes, con los llito, sustituidos por Jerezano, Mazzantinilo, Murcia y el beneficiado. El toro de D Este- escuderos Reales, que cabalgaban á los lados. Los demás individuos del séquito se dirigieIjan Hernández, por otro de Pérez de la Concha. Fuentes, Lagartijillo, Guerrerito y otros ron á Berkshire Copse, donde fueron recibí- diestros anunciados, brillan por su ausencia. dos por los miembros del Consejo del Ejército La entrada, floja. Al hacer el paseo las cuadri- y los agregados militares extranjeros. llas, se oyen pitos. Montaban todos á caballo, trasladándose hasta el campo de maniobras. Total: un fracaso. Cuando llegaron los Reyes fueron recibidos El Tortero, banderilleó, toreó y mató con con salvas de artillería. fortuna. D Alfonso, á caballo, pasó revista á las troEl séptimo lo brindó á la infanta Isabel. Esta le mandó subir al palco, cuando dio fin de pas, seguido por toda la comitiva. Terminados los ejerciciost la comitiva se formó nuevamente, regresando a Farmborough. Juzgan los ingleses que el desfile de Aldershot ha superado á cuantos se han verificado hasta aquí. Han tomado parte a 5.ooo soldados de todas las armas. La tribuna la ocupaban la reina Alejandra, la corte y el Cuerpo diplomático. Al pie de la tribuna y á caballo, rodeados de brillante Estado Mayor, los reyes Eduardo y Alfonso, el príncipe de Gales y el duque de Connaught, presenciaron el desfile soberbio. El efecto de tantos uniformes y de la regularidad de los movimientos, era deslumbrador. El Rey Alfonso aplaudía frecuentemente. Terminada la fiesta, los Reyes fueron ovacionados. Las tropas formaron dos hileras de dos millas. La comitiva pasó bajo el arco formado con doce cañones. Al regresar á Londres, la multitud se apiñaba en los alrededores de la estación y en la enorme plaza frente á Buckhingam- Palace, vitoreando á la comitiva. p U N C l O N DE GALA. Acaba de cele brarse en el Covent- Garden la función de gala en honor del Rey de España. Se cantó Tanhauser. Los dos últimos actos han sido dirigidos por el eminente maestro Mancinelli. El teatro estuvo brillantísimo de concurrencia y adornado con muchísimo gusto, empleándose para decorarle infinidad de flores artificiales. Hubo localidad que se pagó á cinco libras esterlinas. Presenciaron la fiesta los Reyes de Inglaterra y de España, los príncipes de Gales, las princesas de Connaught, los demás miembros de la familia Real residentes en Inglaterra, el Cuerpo diplomático y los ministros. La entrada de los Soberanos en los palcos fue saludada con la Marcha Real y ei God sato ¡he King. LA GUERRA RUSO- JAPONESA San Veiersburgo, 8, 11 m. G E S T I O N A N D O LA PAZ. En el últi mo Consejo de ministros celebrado en el Palacio de Tsarkoiselo se acordó telegrafiar á los embajadores de Rusia en Washington y en París, con objeto de que hagan algunas exploraciones relativas á las condiciones que impondría el Japón para realizar la paz. El lunes recibió el zar en audiencia privada al conde de Lamsdorff, el cual conferenció después con el embajador de los Estados Unidos, M r Meyer, que expidió un extenso telegrama á su país y conferenció á su vez con el embajador de Inglaterra. Comunican de Washington que el embajador de Italia conferenció el miércoles con el presidente Roosevelt; créese que la conferencia versó sobre los asuntos del Extremo Oriente. En los círculos políticos se extiende el rumor de que las Potencias obran de acuerdo para que cesen las hostilidades. -A. San Pelenhugo, 9, 12 n. p N CONTRA. El rconde de Lansdorff, ministro de Negocios, ha declarado que el Gobierno ruso no ha dado á ningún embajador instrucciones que permitan creer que Rusia desee conocer las condiciones que impondrá el Japón para la paz. Añade que carecen de fundamento las noticias que han circulado acerca de este asunto. Londres, 8, 2 m. TRO T R I U N F O J A P O N E S Despacho dirigido á Bosskoe desde Geujuline da la noticia de aue los ¡aooneses, aue habían C O