Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 9 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. 7 en Tsushima, y después de haber vencido, recuerda á los antepasados, á los lares de su patria; no lanza el grito de la fe sino después de cumplidas las obras. En nada se parece á los que echan la bravata por delante. El gran Togo, sagaz y prudente como nuestro lilises, prueba y después afirma, hace y después dice; no intenta servir á la lengua con las manos, sino al revés. ¡Admirable ejemplo el suyo! Estos cacharreros amarillos de rostros impasibles, de vidriados oj s, de encéfalos diminutos, llevaban en sus corazones un grandioso amor, un a i o i callado y oculto a sus abuelos, de los que nosotros no sabemos nada. ¿Quiénes serían ¡os abuelos de Togo? ¿Caballeros del Santo Graal ó de laTabla Redonda, Pares de Carlomagno, barraganes del Romancero? Lo ignoramos. h Acaso el mismo Togo lo ignora; pero en ellos, sean quienes fueren, ve la dura, anciana raigambre de su raza, algo de que nuestros escepticismos y nuestras precisiones científicas nos han hecho dudar. vos y grandes, inspirándolos en sentimientos venerables y antiguos. Sin el hecho que la ha motivado, la frase de Togo sería una baladronada rimbombante; sin la palabra que los ha esclarecido, los hechos de Puerto Arturo y de Tsushima podían ser meras brutalidades de la fuerza ó simples albures de la suerte. Completada la acción con la frase y regidos ambos por el pensamiento, este hombre amarillo nos hace pensar en no sabemos qué helénico equilibrio propio de los tiempos de Temístocles, como los geniales rasgoj de Kokusai, el gran arguidos de las altas representaciones oficiales, y el pueblo berlinés tomó muy acnva parte en la fiesta, asociándose con entusiasmo á la satisfacción de 3 a familia imperial. En el momento de la entrega de los anillos nupciales, trescientas piezas de artillería hicieron salvas de honor. El Emperador besó en la frente á su nuera al terminar la ceremonia religiosa y la dijo: -Seréis dichosa. En vuestro generoso corazón deposito las esperanzas de un pueblo. Después dijo, dirigiéndose al Príncipe: -Se os ha entregado hoy una esposa y se os entregará mañana un Imperio. Sed digno de la ilustre doncella que se os confía y del pueblo que, cuando Dios lo disponga, habréis de regir. t- LA PRINCESA VICTORIA PATRICIA DECONNAUGHT Los rumores que señalaron á la princesa Victoria Patricia de Connaught como la elegida por el Rey de España para su próximo enlace, que tanto cuerpo tomaron al conocerse el mensaje del Congreso de los Diputados y la respuesta de S. M en el día de su cumpleaños, se han a c e n t u a d o naturalmente, con el viaje á Londres de D. Alfonso. Ese espnitu de los abuelos, albergado en las almas del almirante y de sus marinos, como en las del general Oyama y de sus soldados, de fijo no va envuelto en nubaredas retóricas. Quizás los japoneses no tienen una Esto no obstante, Juana de Arco ni un hay quien insiste en Ja Santiago Matamoros. opinión de que la preferida pueda ser ¡a Por eso mismo no sueprincesa de Battenñan con victorias soberg, y hasta quien brehumanas, pero huasegura, refiriéndose á manamente las prepainformes de muy alto ran y las conducen. r 1 1 origen, que el viaje Sus abuelos anónimos, r e g i o es totalmente sus abuelos sin nimbos í. Vextraño á todo proni altares, vivos es! yecto de enlace. Sin tán en sus pechos, y á i ¿f 1 embargo, la persona i las mayores hazañas lidad de la princesa de los arrojan. El árbol 1 Connaught tiene en la genealógico no está actualidad grandísimo seco, sino que echa hoLA PRINCESA VICTORIA PATRICIA CE CONNAUCHI relieve; la Prensa lonjas y pare frutos y addinense alude claramente á la preferencia mite y recibe ingertos de nuevas savias. tista japonés, nos hacen evocar las líneas Togo, al pensar en sus abuelos, abre, inmortales de los vasos griegos de la épo- del joven Monarca español, y el pueblo, lo mismo á su paso por las calles de Lonpor desgracia ó por culpa de Europa, á ca clásica. dres que á su entrada en la solemnidad cañonazos las veredas que sus nietos conF. NAVARRO Y LEDESMA de Guild- Hall, ha aclamado á la Princesa vertirán en caminos reales. Y él, que tan por modo señalado y significativo en exbien sabe colocarse en el mar, se coloca tremo. magistralmente en la historia con su hecho y con su palabra: mirando á lo porDANQUETE EN HONOR L o s a d venir sin olvidar lo pasado. DEL ESCULTOR FRAN- m i r a d o Magnífica lección para los que sólo A BODA DEL La ceremonia de los CÉS ROD 1 N res del aman á los abuelos, para los que sólo miKRONPR 1 NZ desposorios del prín- gran reformista de la escultura, M Rodin, ran á los soles ponientes, y también para cipe heredero de Alemania con la prince- que desde hace días se encuentra entre los que prescinden del pasado y piensan sa Cecilia de Mecklenburgo se celebra- nosotros, organizaron en su honor un que el sol que saldrá mañana no es el mis- ron el día 6 en Berlín con grandiosa so- fraternal banquete en el restaurant La lemnidad. Los soberanos y los príncipes de Tluerta, que se efectuó ayer. mo que ayer se puso. En otro lugar de este número se reseña Togo nos enseña á realizar hechos nue- Alemania acompañaban á los novios, se P CRÓNICA ILUSTRADA L