Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÑO TRES. NUJ 5O. CRÓ- MADRID, 9 jur Í I O D E i 905. NÚ. ME RO TO, 5 C ÉNT Pero la alegría dura poco en casa del El Monarca español sigue erguido en su caballo. De momento en momento se pobre. El viaje regio está al terminar. lleva la mano á la sien y contesta á los El suceso de mayor trascendencia que saludos que se le hacen con movimiento había de surgir de él, ya parece felizmenelástico, repentino, enérgico, que en él te realizado. La vuelta de D Alfonso XI 11 pondrá término á la agradable es una gran elegancia. Retumba el sonido de las músicas y de temporada. Las Cortes se abrirán como la caverna de Eolo, dejando paso á toda los tambores. Se ve un mar agitado de plumeros ro- suerte de huracanes y tormentas. Sin necesidad de esto, hay quien cree que á las jos, de cascos refulgentes. En este momento penetra en la tribu- puertas mismas del Parlamento el Gabina Real la duquesita de Alba, á quien la nete Villaverde naufragará. reina de Inglaterra acoge sonriente. N o creen semejante cosa los actuales Y pasan sin cesar artilleros, caballería, consejeros responsables, porque se apunregimientos escoceses, con sus perros tan á su favor los éxitos del Rey en el Exenormes, sus cabras blancas y sus carne- tranjero, puesto que dicen que, si de ellos ros, q u e un soldado conduce d e los habría sido la tremenda responsabilidad cuernos. de ocurrir un fracaso, ventaja proporcioVa á desfilar también en este instante nal les corresponde por el buen resultado. el regimiento de lanceros, del que es co- Estos balances de índole moral hácelos ronel Alfonso XI cada cual á- medida de su deseoLa cuestión política, verdadera, posiEntonces el Rey se adelanta y regresa tiva, parece que puede concretarse á una marchando al frente de él. Una aclamación atronadora le saluda. pregunta: ¿Complica ó simplifica la caída Después, cuando el regimiento ha pasa- del Ministerio esta enmarañada situación, do, el Rey caracolea un instante con su cuya salida no se ve por ningún lado? Ahora hay que discutir dos crisis: la que cam caballo, frente á la tribuna Real. Es un momento este de intensa visión bió el Gabinete Maura por el Ministerio fantástica. El corcel Real es fino, nervio- Azcárraga, y laque sustituyó el Ministeso, acerado, y sobre el sedoso tapiz de rio Azcárraga con el Gabinete Villaverhierba, el Rey, erguido, inconmovible, de. ¿Se abreviará el debate con la discugira y torna con breves movimientos, sión de una crisis más? mientras en el fondo la verdura aviva el Preocupación de los hombres políticos, paisaje y las músicas suenan marchas gue- torcedera como un remordimiento, es la rreras. legalización de los presupuestos dentro Y no podré contar todos los detalles del plazo constitucional. El Ministerio de esta revista. Villaverde lleva á las Cortes un proyecto La caballería ha desfilado al final, al de nuevos presupuestos. Aseguran que es galope, ante los Reyes. mejor que el anterior; pero no debe de Comenzaba á declinar la tarde. Luego, ser tal la opinión de los autores del que se formadas la tropas en una línea infinita, halla á medio discutir. Estos no mirarán todas las bandas han tocado la Marcha con benevolencia la premeditada rectifiReal y el Himno inglés, y el acto ha cación y enmienda de su obra, y hay que concluido. contar con que el móvil parlamentario más Una multitud inmensa llenaba los pra- fuerte es el amor propio. deríos y boscajes próximos. Desde el momento mismo en que el El tren diplomático nos ha devuelto á ministro de Hacienda actual lea los preLondres, y otra vez hemos visto las vas- supuestos nuevos, cuanto se trabajó res- tas calles negras y las chimeneas que hu- pecto de los antiguos quedará inutilizado; mean sin cesar sobre el cielo grisáceo. pero lo que se hizo fue poco en comparación de lo que quedó por hacer. La diAZORÍN ficultad estriba en que el espíritu de la t mayoría no será el mismo para la una y para la otra obra. Mas, cualquiera que CÜM S A L I D A El viaje regio ha sido ese espíritu sea, la oportuna legalización un oasis en la vida ministerial del económica de la situación conservadora Gabinete Villaverde. Fijas en Francia y vendrá á ser punto menos que imposible. La inmolación del Gabinete Villaveren Inglaterra las miradas de los españoles, atraída hacia la cuestión de Marrue- de, como víctima expiatoria, en el miscos la atención general, ocupados los mo umbral de las Cortes, no aplacará las periódicos en debatir el interesante y iras de nadie. De verificarse, valdrá más complicado tema y llenas sus columnas que el sacrificio se haga en pleno Parlade amenos ó sensacionales telegramas, no mento y en las aras de la opinión. El peligro más grande, el de la discuha habido espacio para la censura de los actos del Gobierno, ó ésta ha quedado sión de ías crisis, no se conjurará con serelegada á segundo lugar. ¿Cuándo se mejante sacrificio; á lo sumo, se alejará ha visto en otra igual un Ministerio es- hasta Octubre, con la añadidura de una crisis más. El formidable amontonamier. pañol? NICA UNIVERSAL ILUSTRADA. SUEL- OVENA CRÓNICA TE- Esta tarde LEGRAF 1 CA TRANS- el Rey ha M 1 T 1 DADESDELON- estadoenla DRES A LAS- DIEZ revista d e DE LA NOCHE Aldershot. Ha sido un espectáculo pintoresco. A la una y cuarenta el special irain for the members of the diplomaiic corps nos espera en la estación de Waterloo. Subimos á él y pane rápido de esta estación enorme y rumorosa, á través de graderías verdes, de bosques tupidos, de campos y piezas labrantías. El viaje lo hacemos en una hora. Cuando llegamos á Farmborough ya los grandes coches de carreras nos aguardan. El paraje donde la revista va á celebrarse es una inmensa llanura, tapizada de un fino, jugoso, aterciopelado tapiz de césped. El cielo está entoldado de nubes grises. La lejanía de la campiña se ve cerrada por una cortina de boscaje velado por la bruma. Ya las tribunas están repletas. Suenan de pronto unos lejanos y acompasados cañonazos. El Rey va á llegar. En la línea del horizonte destacan sobre el verde sombreo las manchas rojas de los soldados, y de pronto se oye una sorda aclamación. Aparecen los primeros coraceros de la escolta Real. Marchando lentamente detrás, montados en soberbios caballos, vienen el Rey de España y el de Inglaterra con uniforme de generales ingleses. En la tribuna acaban de penetrar la reina Alejandra y las princesas. La reina deja con cuidado su máquina fotográfica sobre una silla. La princesa Patricia Victoria permanece de pie mirando á las tribunas próximas. Estoy á pocos pasos de ella. Es mucho más bonita y esbelta de lo que nos muestran os retratos. Esta tarde viste un traje gris con un largo abrigo de impecable blanco. De su sombrero desbordan heliotropos. En un boa de plumas ciñe su cuello. Y de pie como está arquea el brazo izquierdo y apoya el puño en la cadera con gesto típicamente español que es en ella también habitual. Pero la revista va á dar principio. Resuenan músicas lejanas. El Rey- Alfonso está junto a! Rey Eduardo, delante de la tribuna regia. Ya pasa el primer regimiento. Sobre! a verde y suave alfombra, este rojo intenso y limpio de la infantería inglesa produce una combinación maravillosa. Un aplauso en ¡a tribuna diplomálica. Son los japoneses que saludan á los marinos ingleses que pasan por delante. pouiíca