Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 8 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. 7 quien S. J A. saludó afectuosamente á su llegada, siendo aclamado y aplaudido calurossir! nte; los presidentes del Senado y de ía. Cámara de Diputados, los ministros y el Cuerpo diplomático, ocuparon la misma tribuna. El Rey felicitó cordialmente á los oficial; de caballería que se disputaron el premio de Castilla, que le fueron presentados por el príncipe Murat, presidente de la sociedad de Steeple- Chasse. El departamento de! peso le visitó el Rey, precedido del prefecto de poliA las echo, las salvas de ésta despidieron á S. M y los contratorpederos escoltaron el yate real. OERLIN. LAS BOOAS Las fiestas de- 0 DEL KRONPRINZ las bodas del príncipe heredero de Alemania comenzaron con la entrada solemne en Berlín de su augusta prometida. Siguiendo la costumbre tradicional, la princesa Cecilia de Mecklenburgo aguardaba en el castillo de Bellevue, á un kilómetro de la puerta de Brandeburgo, ia llegada de la emperatriz de Alemania, que debía acompaEmperadores de Alemania, ocuparen Js tribuna central frente al coro. Él pastor Dryiander, predicador de la corte, pronunció un sermón sobre un tema de la Epístola de San Pabio á los gálaías, escogido, según se dice, por el mismo Emperador. La duquesa Cecilia vestía una elegantísima toilette: falda azul myosotis, cubierta de gasa, con incrustaciones de encaje á la griega; cuerpo rodeado de una berta en forma de fichú, adornado de guirnaldas de rosas bordadas, y la cola del man- h M ÍJ- TSST- A JK -e. BERLÍN. LA CARROZA DE GALA DE LA PRINCESA CECILIA, A SU PASO POR LA PLAZA DE PARÍS cía M Lépine, que á duras penas abría paso entre la apiñada multitud de mujeres elegantísimas y sportmen distinguidos, que aclamaban al Rey sin cesar. Tras una grandiosa y cariñosísima despedida de París, llegó el Rey á Cherburgo á las siete de la mañana, donde recibió los honores oficiales y ¡as aclamaciones de la población, y se trasladó, á bordo de un bote francés, al yate real inglés Victoria and Mlbert. El comandante en jefe de la escuadra del Norte, vicealmirante Caillard, fue á saludarle á bordo, presentándole los almirantes y jefes de la escuadra. ñarla al palacio imperial. El brillante cortejo recorrió triunfalmente la larga carrera entre las entusiastas aclamaciones déla muchedumbre. Al paso de la carroza de gala por la plaza de París, el alcalde mayor, Kirschner, dirigió á la Gran duquesa Cecilia una alocución en nombre del pueblo de Berlín, y las damas de honor, lujosamente engalanadas, ofrecieron á la futura del Kronprinz un ramo de flores. Al día siguiente se celebró en ia catedral una función religiosa, á la que asistió toda la familia imperial. Los futuros esposos, colocados entre los to de corte, dei mismo tono azul, de liberty, guarnecida de volantes de gasa ligeramente ondulados y plegados á la Watteau. El traje de la Gran duquesa Anastasia era de punto de Inglaterra Luis XVí con spencer de seda malva; una faja de raso liberty rosa y lila pálido rodeaba su talle y caía graciosamente en uno de los lados, en forma de nudo, sobre la falda. En la plaza del Castillo Imperial, donde el templo está situado, una gran muchedumbre se agolpaba durante la ceremonia esperando la salida de la imperial familia