Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 8 DE JUNIO DE 9 o5. PAG. 5 regresa también en busca de más clientes. Extendido en la amplia acera, próximo á la puerta, tiene su artículov el vendedor de carteras, á tres perros chicos, para guardar papeles. No creo que venda mucha, a! L Sin embargo, le tendrá cuenta el sitio, porque si no, emigraría. Coches de punto, recuerdo fresco de los primeros que estableciera en Madrid Simón, se rozan con charoladas berlinas, con brillantes landos, y forman grupo delante de la soberbia fachada. De unos y de otros baja la momia cargada de a hajas ataviada con ridiculo llamativas placas de metal en el pecho, etcétera, etc. A las doce y media todo este movimiento ha cesado. Yánse los coches, desaparecen calle arriba los postulantes impedjdos, el hombre de las carteras, y las gentes salen apresuradas del enorme edificio. ¡Rediez, y cómo van á poner el grito en el... Opodeldoc los del reúma! Porque si húmedos eran los Jardines, según ellos, no les d i g o á ustedes nada de los otros dos sitios, especialmente del Botánico, donde el cultivo de las plantas y árboles necesitan uegos metódicos y frecuentes. ROBERTO DE PALACIO Además, si el Botánico se abriese por las noches con música, títeres y su buen ENT 1 DERO T E A T R A L tiro de pistola, con otras diversiones más NUEVOS PULMONES ó menos elementales, ¡qué de cosas oiComo en el verano anterior no hubo rían aquellos magníficos árboles condemás espectáculo en Madrid, aparte de corados, reconocidos y bautizados en los que Maura nos ofrecía, que los Jar- el registro de la cieñan botánica! -í 4 a. p. PbTMOUTH. S M E L R E Y fcN E L M O M E N T O DE DESEMBARCAR D t L VICTORIA AND ALBERT P R A TOMAR E L T R V R E A L Q J E Lfc C O N D U J O A LONDRES ti aje de seda; la llamativa hembra de irreprochables calzado y vestido y de reprochable historia, y el señor antediluviano que no fía á nadie sus intereses. A pie llegan el mozallón de comercio, honrado á carta cabal... hasta que delinque, con sus taleguitos de lona que han de salir repletos de argénteos discos; el secretario del marqués, secretario, escribiente y ordenanza especial, todo en una pieza; la mujerona de mantón alfombrado y arracadas; el hombre de cjm; o, con su ancho y grasiento sombrero, sus botas fuertes y su cartera gigantesca más fuerte aún; empleados con librea y ton diñes del Buen Retiro, y aun así no iba nadie, éste se presenta muy derrochador, y no hay solar, mas ó menos céntrico, donde no se esté levantando un teatro; vamos, no teatro precisamente... bueno, una tienda de campaña para el género chico con alivios cinematográficos. Como Madrid se ha quedado sin pulmón, según habíamos convenido en llamar a los Jardines, y además un importante grupo de señoritas cursis sin corro por las noches, algunos periódicos han lanzado la idea de trasladar el pulmón al Parque del Retiro ó al Botánico. ¿M 2 quieres, enranto? ¡Con toda mi alma! ¿Por quién me lo juras -Por este afrodisianto heíecboso, de la familia de las Sanltnuliis, que nos esta oyendo. Y como consecuencia de la ratificación de aquel amor, la partida de bautismo del árbol profanada por una nueva insciipción no prevista por Lmneo: ¡María y Seraf n! ¡15 de Julio de ¡c o5! Y debajo: Souvenir, con la punta de una navajita. Otro nuevo pulmón, aunque muy insignificante, es el que se está construyendo para auxiliar la respiración de los ve-