Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA MES PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones Administración: 55, Serrano, 55, Madri 4 España, pts. i,5o. Portugal, pts. i Unión Postal, francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. 149. MADRID, 8 DE JUNIO DE 1905 NÚMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA Vannni VBHRXI NaansBm S n H S V n H m SMMRq SALES REFRESCANTES DE CRE DE BITARTRATO POTÁSICO PURO ATEMPERANTE- HERNZ E l M Á S G U A T O é I I I G I ü l M l C O de los refrescos Depúrala sangre, eliminando los malos humores y haciendo desaparecer toda destemplanza ó movimiento febril. I a x a i i t c delicado contra la inapetencia, e s t r e ñ i m i e n t o y desarreglos gástricos. Farmacia de A T o r r e s A r n a o Atocha, 30, MadridPídase en as principales farmacias España. ALHAJAS Pago altos precios ORTANTE A LOS LECTORES DE A B 0 Carrera breve y sin gastos. No más rutina Por 5,50 pesetas en Madrid ó 6,25 por correo, se entregará afl tomo en tamaño 32 por 22, de la importantísima obra nueva Teneduría de libros por partida doble, Cálculo mercantil, G rrespondencia. Sistema métrico decimal, Inventarios, Balances, Operaciones, Prácticas de teneduría, Preparación d 1 M cuentas para abrir y cerrar Tos libros y otros muchos datos interesantes, titulada: o3i tabi 1i da l i n e r c a n t í l s i u i p l i í i c a d a al alcance de todas las inteligencias, del profesor mercantil do Manuel F. Font, con caja obra cualquiera persona puede hac la carrera de Comercio y la do Tenedor de Libros en toda t a extensión teórica y práctica, y en e ¡corto plazo de 30 días, sia necesidad de recurrir á los auxilios de Escuela, Academia ni profesor alguno. Dirigirse á D. Manuel F. Font, calle Magdalena, 11, principal, Madrid. CADUíJA Eli B Í A 2 S D E JUNíO A los pedidos se acompañará libranza del Giro Mutuo ó m tálico en sobre monedero. Peligros, i8, Joyería TASADOR AUTOBIZAD 0 DOY TODO SUVALO P O R Al, IIA J A S por PAPELETAS del MONTE d e l 4 0 a l lOO p o r 1 0 0 Ú N I C A CíASA S A Í i J E Í t Ó I M O 14 Para caipo y jardín Almacén- Fábrica de cestas, butacas de mimbre, garitas, veladores de campo, sillerías, cestas de viaje y campo. Gran novedad en coches de niño. ¿O por 100 de rebaja. C o s t a n u l a 3 e i o s Angele. 1. Fábrica- Ahnacén de cestas. O e vende cuadro antiguo y ornamentos iglesia. Hotel Barcelona, Capellanes, 7,10 á 4 Blusas ya acreditadas en Modern Style, Cedaceros, 2; faldas, trotteur, vestidos piqué y de hilo bordados se signen cenfeccionando últimos modelos de París de todos precios. M A u a! i í a r t e S S a r q u ü l o 1, 1. d e r e c l i a Nuevo Hotel Barceiona Construido ad hoc. Baño, teléfono, ascensor, luz eléctrica. Hospedaje, desde 6, ñ 0 ptas. Almuerzos y comidas, desde 3 ptas, CAPÍí ¡I.Ii AlVKS, 7 esquina Preciados, 13, 5I Al l Si COCHES Y GUARNICIONES A l f o n s o X. i i ú m s 1 y 5 P n la calle de AlcalfL, al lado J Puerta del Sol, se cede gabinete en familia á persona estable. R: Carmen, 2, perfumería. Deseonoiiidas condicione Piano Erard de particular. 1, E spoz y M i n a 1, p r a l sabe que la C a s a MÍÍÍSI b a r j i l s i de Madrid es K L l i O Ü Y K K i por eso es la que más vende. P s la única casa en qa se pueden comprar rieas l a s s a s f a n t a s í a á 9, 10, 15 j 20 pesetas corte. A r s n n r e s n e g r o s t o d o l a n a á 8, 12, 18 y 20 pesetas corte. Nípis, batistas, céfiros, cañamazos, etaminos, etc. á 0,50, 0,75, 1 y 1,60 pesetas vara. Vuelas, gasaa, tules, telas caladas, géneros blancos de algodón, punto y mil artículos más casi de balde. N a d i e cossspre s i n ex a n t e s los géneros y precios da Í S I J L. OíJ fi? líl, í a S í a l l i r o le C í r í í c i a l O y 13, e n í r o s n e l o s CORAZONES HERIDOS 29 -Malas noticias, ¿verdad? -T i e n e usted razón, joven; pero el recuerdo de su madre y la idea de su porvenir perdido, son motivos suficientes para ofuscar á un antiguo amigo como y o á un amigo á quien su misma madre h o n r ó siempre, no sólo con su confianza, sino con su afecto. Ricardo le estrechó la mano, y se h mitó á decir: -M u c h a s gracias. M r Pierson, haciendo un esfuerzo, exclamó: -S e g ú n las reclamaciones que se me han dirigido y segim los datos que he podido recoger hasta hoy, el pasivo se elevará próximamente á dos millones. Ricardo experimentó una especie de sobresalto. Dos millones! -exclamó con un grito de desesperación. El notario prosiguió: -Para cubrir esta enorme deuda, contamos con lo siguiente: primeramente, con las tierras Campo Rosado, propiedad patrimonial de la familia Bremont; vendidas estas tierras, podrán N o tardó mucho tiempo el heredero de M r Bremont en tocar muy de cerca ¡as dificultades de su situación actual, y cada día le fueron pareciendo éstas mayores. Aquel trabajo de liquidación ofrecía, á su falta de costumbre para los negocios, dificultades insuperables. Ricardo suplicó al notario de la familia, monsieur Pierson, en quien su madre había tenido una confianza ciega, que le auxiliara con su ayuda y con sus consejos. Hasta el día de la catástrofe, que había venido á trastornar pot completo cuanto le rodeaba, el estudio, el anhelo de ilustrar su espíritu, de desarrollar su inteligencia y de buscar en t o d o lo bueno y lo justo, había constituido su única ocupación y, p o r decirlo así, el único objetivo de Ricardo. T o d o ello había venido á formar en él una noción ideal de la vida y d d deber, l i n t existencia muy metódica, la generosidad de su padre con respecto á él, todas las necesidades materiales previstas y satisfechas, el lujo que le rodeaba y el ambiente en que había nacido, le habían acostumbrado á no conceder al dinero más que una importancia muy secundaria. D e repente todo había cambiado, y estaba á punto de afrontai una de esas situaciones que desconciertan á los más experimentados. Para él, el dinero iba á ser sinónimo del h o n o r Habían transcurrido quince días después de la muerte de M r Bremont. E n el profundo retiro en que Ricardo se había sepultado, trataba de poner algo de orden al desconcierto paternal. Ya había celebrado varias conferencias con M r Pierson. La cifra de las deudas no estaba todavía terminada, y el notario se presentaba sumamente reservado. Ricardo alentaba aún la esperanza d e q u e el activo compensaría aproximadamente el pasivo; en caso de necesidad, contaba con su tía pata cubrir el déficit, sí es que existía, pues de haberlo, calculaba que no podía ser muy considerable. Su hermana y él se quedarían completamente arruinados; pero á fuerza de trabajar contaba con atender á lai necesidades de los dos y zun con economizar algo, para ir constituyendo el dote de M a r í a Ricardo tuvo que emprender una tarea sumamente penosa, tenía que registrar uno p o r uno los papeles de su padre, buscar los títulos, los recibos, las cuentas, todo cuanto pudiese escla