Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Interesa á las personas que han aceptado nuesBOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN tro ofrecimiento y reciben actualmente una suscripción gratis deA B C, saber que estas suscripD criones serán servidas durante diez números, conforme á lo que teníamos establecido cuando este calle núm. diario se publicaba semanalmente. piso población El día 10 del comente mes de Junio dejará, por a desea suscribirse por mesesj desde 1. de Julio tanto, de servirse el ejemplar á las personas que no hayan enviado con la oportunidad necesaria de 1905, al periódico ABC. FIRMA el Boletín que insertamos al pie de estas líneas, y se seguirá remitiendo el periódico gratuitamente durante el mes de Junio á todos aquellos que soliciten ser suscriptores. NOTAS El precio dela suscripción en toda España es 1. a Remítase este Boletín al Administrador de A B O, Serrano, 55, de 1,50 pesetas almes (5 céntimos cada número) Madrid. a A los suscriptores de Madrid se les pasará Los suscriptores tendrán la ventaja de recibir sin de 2.l a suscripción. Los de provincias enviarán conoportunameute recibo el Boletín el importe amento de precio todos los Extraordinarios que de su abono en libranzas de la Prensa, del Giro Mutuo, sobres monesellos de franqueo. A B C publique, y que valdrán, cuando menos, deros óAdvertimos que no se admitirán POR MENOS DE TEES MESES 3. a 10 céntimos ejemplar para el público. las suscripciones de provincias. TOI SU VAXiOR por alhajas y papeletas del Monte I, A A S A QUE MENOS COBRA ¿MUEBLES Plaza del Ángel, 6. -EL CENTRO Pruébense los Chocolates DE LOS á los lectores de nuestro folletín TAPAS para encuadernar la novela CORAZONES HERIDOS, publicada por ABC. PKIWCSPE, 6 Para campo y de cestas, jardín Almacén- Fábrica lqnetes nuevos vendo y tablón de álamo negro, bueno, seco. Amparo. 107. RR. PP. Benedictinos VALE NÚM. 7 desea administración ó cargo análogo en finca fuera de Madrid, garantías. Lista correos, cédula 1.987. f joven, butacas de mimbre, garitas, RANCÉS, INGLÉS, 6 pts. mes veladores de campo, sillerías, lección dia. a Rubio, 27,2. d cestas de viaje y campo. Gran COMPRAR novedad en coches de niño. JOTAS Y PLATA 40 por 100 de rebaja. Costa- A D M I T O socio 3 K OO duros nilla de los Angeles, i. industria superior. Razón, con 3 5 por 10 de economía, Peligros, 18, Joyería Fábrica- Almacén de cestas. Pacífico, 15, ultramarinos. F Único depósito en Ma drid: LHARDY, Carrera de San Jerónimo, 6. 2O BIBLIOTECA DE A B C CORAZONES HERIDOS ZJ ocultarle el sentimiento que me ha inspirado, seguro como lo estaba de que usted lo aprobaría. ¡Ya lo creo que lo apruebo, y Susana también! Pero eso no me explica... -Las especulaciones en que mi padre había arriesgado su fortuna no han tenido éxito, y estamos arruinados. Mr. Termelle se levantó bruscamente. ¿Arruinados? -exclamó. -Sí- -murmuró Ricardo, -completamente arruinados. Esto tenía que ocurrir- -exclamó Mr. Termelle -Esto tenía que ocurrir- -exclamó Mr. Termelle con energía. -Ya había yo prevenido á tu padre; pero la ambición, el orgullo, las locuras de todo género... Ricardo colocó su mano sobre el brazo de Mr. Termelle y exclamó en tono suplicante: -No le acuse usted, por favor. -Bueno, ¿pero desde cuándo? ¿Quién te lo ha dicho? -Mi mismo padre, en sus últimos momentos. Con los ojos brillantes por la cólera y el rostro encendido, Mr. Termelle apenas podía contener su indignación. Recordaba la existencia disipada de Mr. Bremont, sus especulaciones temerarias; le veía con su sonrisa desdeñosa, rechazando sus consejos y despreciando sus juicios sobre los asuntos de hacienda. Todos los dislates de su antiguo amigo le venían en aquel instante a la memoria, aumentados aún por la decepción que experimentaba. Mientras daba vueltas febrilmente alrededor de la habitación, Ricardo, pálido, con las facciones contraídas, el codo apoyado sobre la mesa y la frente sostenida en la mano, le miraba con aire de desesperación, sufriendo cruelmente por la memoria de su padre y por ver aniquiladas sus más bellas esperanzas. El silencio no estaba turbado más que por el ruido de los pasos de Mr. Termelle. De repente se detuvo y miró á Ricardo, de quien se había olvidado un instante. Dos lágrimas se deslizaban por las mejillas del joven. En el ánimo de Mr. Termelle se operó una mudanza súbita. 1 Calmado repentinamente, volvió en sí, y en un transporte espontáneo é irresistible de su corazón, exclamó: -Hijo mío, es una desgracia, una gran desgracia; pero tienes talento y trabajarás; aunque no tengas fortuna, te concedo la mano de mi hija; tengo confianza en ti y en tu porvenir. Un relámpago de alegría y de reconocimiento se dibujó en ía triste faz dé Ricardo; pero se borró en seguida. El recuerdo de su juramento le vino á la memoria y exclamó con desaliento: ¡Mi porvenir! ¡Ay de mí! Hacer compartir á Susana las penalidades que presiento; eso no es posible. -La situación no será, tal vez, tan desesperada como tú imaginas- -añadió Mr. Termelle; -de todas maneras, esperemos y ya veremos cómo se presenta. -Sí, tiene usted razón; esperemos; pero, desgraciadamente, ias confidencias de mi oadre me dejan muy pocas esperanzas. i iirrrnrn imrr mümnmurnrnn TnraTiuimiinnriiili iif im