Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA M E S España, pts. i,5o. Portugal, pts- 2 Unión Postal, 2 francos. Administración; 55, Serrano, 55, Madrid NÚMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA Bns ABC N. J 48. M A D R I D 7 D E J U N I O D E 1905 LO MAS SELECTO PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. P clanios. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid ESPAÑA Se lia enterado y acude presuroso á comprar telas á la calle de F i i c i i c a r r a l 1 3 y 1 5 V e n t a e x t r a j i i d i c i a l porque se vende b a r a t o v e r d a d Nadie compre vestidos de lana sin ver los que de gran fantasía da esta casa á 8, 10, 12 y Iñ pesetas corte, h i e d a s p r e c i o s a p a r a t cf lídos y b l u s a s á 1,25, 1,50 y 2 pesetas vara. A l p a c a s n e g r a s b r o c h a d a s á 0,75 1 y 2 pesetas. A l p a c a s l i s a s c a ñ a m a z o s e t a n i i n e s g a s a s b a t i s t a s ccfiro i i i p i s p e r c a Pí as n lo p inci l e s y mil artículos mi is casi de balde. U i i i c a c a s a q u e p a de s e sea b l e cs m ire n t o l et i s v e n d e l o s g é n e r o s b l a n c o s de algodón con más de 80 o I de rebaja. V e l o s y m a n t i l l a s b l o n d a y c l i a n t i l l y á precios inverosímiles. N a d i e c o m p r e sin ver antes los precios del 1 y 1 5 d e l a c a l l e d e F u e n c a r r a l en blusas y trajes de señora, muebles y objetos. P e l a yo, 5 t i e n d a d e iSilveria Construido ad hoc. Baño, teléfono, ascensor, luz eléctrica. Hospedaje, desde 6,50 ptas. Almuerzos y comidas, desde 3 ptas. C Al EI LABíES, 7 esquina Preciados, 13, M A U K I O del Marqués del Heal Tesoro Plaza de Santa Cruz, 1, y Bolsa 18. Confección de vestidos. Abrigos modelos de París. Sedería. Inmenso sm- tido en lanería. Mantillas. Precios económicos. PRECIOSIDADES SEÑORAS Blusas ya acreditadas en Modorn Style, Cedaceros, 2; faldas, trotteur, vestidos piqué y de hilo bordados, últimos modelos da París do todos precios. M. Anabitarte, Barquillo, 1, 1. dcha. Nuevo Hotel Barcelona TREN SASTRERÍA DE EL LOUVRE, El gran crédito de esta casa está basado en que hace t r a j e s d e r i c o s g é n e r o s ingle. íes á 10, 12 y 15 duros con esmeradísima confección y e l e g a n t e c o r t e por tener l o s m e j o r e s c o r t a d o r e s d e JB spaña. Gabanes con forro de seda, á 12, íi y 16 duros. Visítese esta casa. C a b a l l e r o d e G r a c i a 10 y 12, e n t r e s n e l o s DINERO AL COMERCIO ENGANCHADO sabe que la l a s a m í i s b a r a t a de Madrid es Eli l i O U V K K por eso es la que más vende. Es la única casa en que se pueden comprar r i c a s l a n a s l a n t a s í a á 9, 10, 15 y 20 pesetas corte. A r m a r e s n e g r o s t o d o l a n a á 8, 12, 16 y 20 pesetas corte. Nípis, batistas, céfiros, cañamazos, etamines, etc. á 0, 50, 0,75, 1 y 1,50 pesetas vara. Vuelas, gasas, tules, telas caladas, géneros blancos do algodón, punto y mil artículos má. 3 casi de balde. IVadie c o m p r e sin v e r s i n t e s los géneros y precios de E I L OlJVKE, C a b a l l e r o d e díracia, 10 y 13, e n t r e s u e l o s compiifísto de berlina, milor de moda y tronco, se vende en 7.000 ptas. Se venden dos jacas de tiro y silla. I n f a n t a s 3 4 pral. d. a, de 10 á 1. AGUA DE AZAHAR M a r c a I A I R A I B A SEVILiIiA Se vende en todas las Farmacias, Perfumerías y Droguerías. MUEBLES Se alquilan, compran, venden y cambian, Hortaleza, 39,1. é industrias; facilidad para el reintegro. A propietarios con letras aceptadas, so les facilitan cantidades. C a ñ o s 8 entresuelo, d e ú 8. 28 BIBLIOTECA DÉ A B C CORAZONES HERIDOS 25 Después de una pausa prosiguió: -E n cuanto á mí, ya no veo felicidad posible; pero en cuanto á mi hermana... no la rechazará usted porque sea p o b r e y estoy seguro de que Rogeho la ama aunque no tenga fortuna. M r Termelle no respondió. Su mirada evitaba la de Ricard o E n su interior se libraba un r u d o combate. P o r fin exclamó con acento firme: -M e conoces bastante, Ricardo, para no dudar de mi corazón ni de mi cariño p o r M a r í a P e r o mi hijo no trabajará nunca, y mí fortuna, más aparente que real á causa de la depreciación de las tierras, n o me consiente hacer sacrificios. E n tales condiciones, dada la naturaleza, los gustos y las costumbres de Rogelio, ese matrimonio me parece imposible y no constituiría su felicidad ni la de t u hermana. ¿Q u é va á ser de mi pobre hermana? -murmuró d o l o r o samente Ricardo. Después, con más energía, añadió: -M i madre, en su hora suprema, me confió la felicidad de mi hermana; mi padre me ha renovado esta recomendación, que es para mí un deber sagrado. Yo puedo aceptar para mí el sufrimiento en todas sus formas, las privaciones, la miseria si S menester. T o d o lo que humanamente sea necesario hacer p o r ella, tenga usted la seguridad de que lo haré. N o la rechace usted en absoluto, se lo r u e g o M r Termelle, profundamente conmovido, atrajo al joven hacia su pecho y le abrazó. -T i e n e s un buen corazón, hijo mío. Ya lo sabes; rico ó pobre, cuando me pidas mi hija, será para t i E n cuanto á casar á Rogelio con una mujer sin dote, eso nunca. Al día siguiente, M r Termelle y sus hijos salían de París, M a r í a volvió á entrar en el convento y Ricardo se quedó solo, enfrente de las dificultades de toda especie a u e le había legado S padre. M Aparentando que no se daba cuenta del embarazo del joven, M r Termelle cogió una silla y se sentó á su lado. -H i j o mío- -comenzó diciéndole: -ya sabes que me marcho mañana; pero antes de dejarte, te he querido hablar de un asunto q u e me preocupa mucho. M i determinación en estos momentos en que te veo tan desconsolado, tiene p o r excusa el interés que tomo p o r ti, así como p o r tu hermana. -Y a conozco su cariño- -interrumpió vivamente Ricardo. ¿No es usted nuestro mejor amigo, ó, mejor dicho, nuestro único amigo? -M á s que un amigo: soy vuestro segundo padre, y te voy á hablar valiéndome de este título. V o y á mi objeto sin r o d é o s Rogelio ama á tu hermana; en cuanto á ti, hace tiempo qne deseo casarte con Susana. Os habéis quedado huérfanos y aislados y ya estáis en edad de constituir un hogar. ¿Quieres que formemos una sola familia? Ricardo se había puesto de pie, profundamente t u r b a d o E n lugar de haberse echado en los brazos de M r Termelle, como éste esperaba, recorría la estancia á grandes pasos, taciturno, con la cabeza baja y conteniendo á duras penas los sollozos que le subían de la gai ganta. M r Termelle, sorprendido y algo cortado, le seguía con la mirada ansiosa. Después de algunos minutos de esperar en vano, se levantó á su vez y exclamó: -S i me he engañado acerca de tus intenciones, no hablemos más de ello. -N o n o no se ha engañado usted- -exclamó. -Gracias, muchas gracias; eso que me ofrece es la felicidad, sería la realización d e mis más hermosos sueños; p e r o no puedo aceptarlo. M r Termelle le miraba, tratando de comprender lo que quería decir. -N o- -p r o s i g u i ó Ricardo después de una pausa, -un p o r venir muy cercano puede modificar sus intenciones ¿Cómo? ¿Qué quieres decir? Ricardo había bajado la voz, ahogado p o r la emoción. -Usted conoce mi amor hacia Susana; nunca he t r a t a J o de