Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EnVillalba, pueblo, sitios freseos y cómodos, alquila D. M. Cerro magnificas fincas con jardín y amuebladas, de 2.000 á 10.000 reales y de 6 á U camas. Detalles y fotogiafías: Carmen, 18, 1. derecha. De 10 á 12. En pueblo y estación: slíass, ol cochero. De las covachas del Carinen se han Irasladado al maníe ro 355. Compra, venta y compostura Vendo de Singer desde 30 ptas. Garantía, un año. Carnea, 23 MÁQUINAS DE COSER S para campo, de pino barnizado, cinco piezas, muy bien hecho, 300 pesetas; É! ÍS. O volantes novedad, de nogal, telas de i L. L t 55 seda y peluche, á 10 pesetas. CAMAS á 40 ptas. -MBSITAS á IO p t a s S uisieBíles s u e l t o s y d e g r a n o c a s i ó n c o n s a p r e c i o fijo m a r c a d o DE M A R C A LA G I R A L D A P r e c i o s Primera calidad, 2,50 pesetas botella; Segunda calidad, 1,50 pesetas botella. I e venta ea las principales farmacias perfumerías y droguerías de Sosia 28 ALHAJAS altos precios B V TOIH IIV AI. 15. P O R AIJKAJ S por PAPELETAS del MONTE Peligras, S 8, Joyería TASADOR AUTORIZADO c SA d e l 4 0 a l IOO jsor IOO Ü 1 SRCA CASA é ÚNICOS DEPOSITAMOS EN BUENOS AIBBS ales lectores cíe nuestro folletín JBÜ testos los números publicaremos vaies con uumeritcitfn correlativau A q u e l l o s le nuestros lectores j i e presenten en nuestras íieímas la Sección completa de vales c rrespoiíftiesííes a Sos números de %85 C liasta terminar I a publicación le la novcSa Corazones bcridos s eciItirázi gratis nanas elegantes tagas Í 3i Eps- es, as eu relieve oara encuadernar SMia novela. Sres. GARCÍA HERMANOS Y CARBALLQ ANTIGUA FARMACIA DEL DR. QARRIDGf Como todos los años, recordamos á. nuestra nume- A l m a c é n E l i I M P A R C I A I i Victoria, S. OO1 SJ AUSESÍ 3I A, traspaso en buenas condiciones industria bien montada y acreditada, de artículos mucho eonumo. Razón: Palma, 25, 2,o deha. De 12 á. 4. rosa clientela que, antes de partir para otros puntos en busca de mejor clima, pueden surtirse de aquellos artículos más necesarios, y una vez allá, no tienen más que escribirnos y serán servidos inmediatamente por ferrocarril ó correo. Fíjense en ios siguientes precios: Kola. Condurango, 31 ¡co- fosfato y Arhcol Astier, á 4,10 (desde 6 frascos á 4.00) Fosf atina Falieres, á 4,10 (desde 6 botes á 4,00 Sedhtz Chantoaud, á 2,50 (desdo 6 irascos á 2 A 0 r, Carne Valdés García, á 3,50: Jarabe Dusart, á 4,00; Jugo de carne Valentín, á ñ, 40; Levadura de cerveza Coirre, 4.60; Magnesia Bishop, 140; Polibromuro Ivon, 6,00; Somatosa, 1.90, 3,40 y 6,50; Solución Psutauberge, 2,60; Vino peptona Ghapoteaut, 5,00 pesetas, y así todos los demás. O S A 6. -TEfciSFQ O 1 3 1 P Almacén- Fábrica de cestas, butacas de mimbre, garitas, veladores de campo, sillerías, cestas de viaje y campo. Gran novedad en coches de niño. 40 por 100 de rebaja. osíaitillíi Se Kos A n g e l e s JU Fábrica- Al macen de cestas. é industrias; facilidad para el reintegro. A propietarios con letras aceptadas, se les fací litan cantidades. Caños S, Vío? le 6 ai 8. vendo I itieíes nuevos negro, y tablón de álamo DIMeRO AL C 01 V 1 ERCI 0 para encuadernar la novela CORAZONES HERIDOS, publicada por ABC. Carlos Ooppel IÁS ÍICA DI BLIMS Fuenoarrat, 27. CATÁLOGO GBATIS ¿SsasT VALE NÚM. 6 lenciana de todo lujo, landolé y familiar. Precios económicos 1 S roí VO S Ü T M Í A W SÍ 5 1 3. V- GUARNICIONES yY COCHES Se venden de todas clames, nuevos usados. Hay galera vaT s mi- i o. bueno, seco. Autiiaro 107. Se alquilan, compran, venden a Y cambian. Horíaleza. i9,1. 2 BIBLIOTECA DE A B C CORAZONES HERIDOS 23 Ricardo ignoraba la disposición en que se encontraba su tía con respecto á él. Con el pretexto de su salud, que en realidad dejaba bastante que desear, la buena señora se dispensó de molestarse para asistir al entierro de su hermano; pero en la carta de pésame que escribió á Ricardo, prodigó más muestras de sentimiento á ¡a memoria del muerto que las que le había atestiguado de afecto durante toda su vicu. Ponía término á esta carta una invitación para que fuese á verla, que llegó á conmover á Ricardo. En seguida se figuró el joven que su tía tenía un corazón mucho más tierno y cariñoso de lo que había creído, y experimentó una especie de consuelo. M r Termelle, muy preocupado por la soledad en qu ¿quedaban sumidos los hijos de M r Bremont, y por su triste situación después de la muerte de su padre, pi olongó su estancia a 5 lado suyo. En primer lugar, era esto una prueba. de cariño, y después, á pesar de la tristeza del momento, poco favorable desde luego para ocuparse de casamientos, pensaba en que el acontecimiento que dejaba á Ricardo y á María en la orfandad, debía apresurar la realización de sus planes. M r Termelle sentía sinceramente á su amigo, aunque muchas veces hubiese censurado su manera de vivir. Con la autoridad que presta una amistad de cincueita años, se había atrevido en ocasiones distintas á hacerle algunas tímidas observanes. M r Bremont! as hab: a acogido siempre mal. Sintiéndose juzgado tal vez cuipabie, habíase mostrado algo más frío con respecto á su antiguo compañero de la infancia y de ía juventud; en sus relaciones se había introducido cierta tirantez, y Air. BfSTiont había buscado pretextos para no ir tan á menudo ñ Ccucfa. M r Termelle, acogido siempre smistosarnente, apárenlo no noiarlo siquiera. Los sentimientos de Ricardo y de Susana no constituían un misterio para M r Termelle; hab a visto crecer su cariño, y esto le satisfacía. Apreciaba sus buenas cualidades y se sentía muy tranquilo a! confia. ie la felicidad de su hija; Rogelio, por su parte, no esperaba sino á que Mana cumpliese los dieciocho años para pedir su roano. Desde su üecads M r Termelle no había abandonado el ho- tel Bremont. Siempre al lado de Ricai- do y de María, níngú t ruiao del exterior había llegado hast -i él, y aunquí el desastre financiero que venía á herir á los herederos de M r Bremont no constituyese un misterio para nadie, M r Terroeile lo ignoraba todavía. Ricardo le parecía profundamente anonadado por la muerte de su padre. Era esto muy natural para que tratase de achacarlo á otra causa cualquiera. Sin embargo, aquel continente le sorprendía; sombrío, taciturno, sin expansión, notábase que la presencia de su hermana y de sus amigos le era más penosa que consoladora. Si María hablaba, con lágrimas en los ojos, de su padre, de lo mucho que le quería, de la rápida enfermedad que le. había llevado al sepulcro, Ricardo SJ callaba; cuando M r Termelle, testigo de aquella vida que acababa de extinguirse, refería sus comienzos y su brillante carrera, el hijo bajaba la cabeza bajo e! peso de un sufrimiento extraordinario. Allí había algo que M r Termelle no se podía explicar. Aquel dolor mudo, sin expansiones y sin lágrimas, era contrario a! carácter franco y cariñoso de aquel muchacho á quien tanto quería. Ricardo se hacía cargo de que su falta de confianza constituía una injuria hacia M r Termelle; sentíase contrariado, culpable tal vez ante aquel amigo tan excele ite; su secreto le ahogaba, pero íc era muy doloroso acusar á su padre. Transcurrieron muchos días después de la muerte de monsieur Bremont. Ricardo, María y ¡a familia Termelle estaban reunidos en una salita que había sido e! tocador de Mad. Bremont. Las ventanas estaban todavía á medio entornar y el timbre de lis voces era bajo y como ve ado por el duelo. Susana era la única que, cansada ya de ¡a tristeza de todo lo que la rodeaba, conservaba con pena la seriedad impuesta por ¡as circunstancias. Sentados en torno de una mesa, los jóvenes hablaban mientras hojeaban algunos álbums. Un rayo dx soí que se filtraba á través de ¡as persianas, iba á oerderse en la cabellera de oro de Susana. Por primera vez Ricardo parecía algo distraído del pensamiento que le torturaba; bajo I? dulce influencia de aaaeÜa wnnrnnrtn rrrnruFiTriit iminriminninrriini Tipnimr rr- n: i IÍTTBTmiTínTftfimmT rain íunnutn; 1 miT mmranmrnnni. rnmniiüCBiHrmuir Truni i