Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PAGO A N T I C I P A D O POR CADA MES España, p í í 1,5o. Portugal, pts. a. Unión Postal, 2 francos. Administrar- ion: 55, Serrano, 55, Madrid N Ú M E R O SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA BBaia VBHaB aBaBBB f aasoB f a Bm í wi m X iBamt mmm toí mmmam í t mm H H S i s a a V m ABC N. J 47. MADRID, 6 DE JUNIO DE 1905 PUBLICIDAD S O L I C Í T E N S E TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid Nuevo Hotel Barcelona Construido ad hoc. Baño, tolcfono, ascensor, luz eléctrica. iHospedaje, desde 6,50 ptas. Almuerzos y comidas, desde 3 ptas. CAPELiIiANfES, 7 esquina Preciados, 13, M A D R I O Para novedades do señora y toda clase da ropa blanca y faldas plisadas, nincima casa vende más barato que liA CÍU A 1 D E VENEÍJÍA, A t o c h a 57 y 59, al lado de la iglesia de San Sebastián. Nota. iHay grandes existencias en velos. Chantüly desde 2,60 pesetas. FRAEES, INGLES, ALEMÁN, ruso, viya voz, 10 ptas. Trads. Mr. Bark. M o n t e r a 3 8 2 o Por no poderlo atender su dueño, se cede en condiciones excepcionales el Consultorio de ortopedia y gomas de la calle del C a r m e n 21. -Dirigirse al propietario del mismo. INTERESANTE A PLAZOS Instalaciones luz y timbres, precios ventajosos. Eléctrica Económica. ASTCHA, 3 7 MUEBLES Plaza del Ángel, 6. -EL CENTRO Trajes para niños desde lo más modesto y económico á lo más elegante y distinguido, modelos nuevos exclusivos de esta casa. Exposición con precios fijos en los escaparates de las tres calles de esta gran sastrería. industria, sobre hipotecas, géneros, materiales, carruajes y muebles sin retirar. LEÓN, 23, pral. izq. De 10 á 12 y 5 á 7 ¿Cuál es a novedad más atractiva que Madrid ofrece hoy? La nueva Exposición de muebles y toda suerte de objetos decorativos que el 9 I P O R I O 1 E V E N T A S acaba de inaugurar en 3 5 local propio. Los precios son fijos y ceñidos á una baratura incomparable. Horas, do siete mañaña 6. ocho y media noche. Teléfono 1.9 í 2. PARA CABALLEROS Gabanes hechos de todas clases y precios; chalecos blancos y de fantasía. Americanas de dril y alpaca; pantalones dril, caqui. Sección para la medida. Géneros de todas clases para gabanes y trajes, desde 35 pesetas. Confección elegante y corte irreprochable. E. 9 EL CORTE INGLES Preciados, 28 Rompelanzas, 2 Garmen, 37 24. BIBLIOTECA DE A B C CORAZONES HERIDOS m á quien había considerado durante tanto tiempo como su p r o metida, se sentía calmado, y hubo un instante en que una de aquellas ingenuas expresiones á que tan acostumbrada era la j o ven, hizo brotar en sus labios una tenue sonrisa. Esta sonrisa pareció llevarle de nuevo á la realidad de su situación. U n fruncimiento de cejas volvió á entenebrecer su Un fruncimiento de cejas volvió á entenebrecer su fisonomía. fisonomía, como si se hubiese arrepentido de aquel momentáneo olvido. Se levantó en seguida de su asiento y se marchó. M r T e r melle, que estaba sentado algo lejos del g r u p o con un periódico en la mano, se había dado cuenta de aquella escena muda. Lleno dc compasión, siguió al joven hasta su cuarto, esperando obligarle á que le abriera su corazón. Además de esto, sentía impaciencia p o r darle cuenta de sus proyectos, con objeto de p r o porcionarle antes de su partida un lenitivo para sus dolores. Al ver entrar á M r TcrmeÜe. Ricardo adivinó una explicación y se inquietó. tos últimos habían frecuentado bastante el hotel B r e m o n t y siempre se habían apresurado á presentarse en las recepciones de! diputado, orgullosos p o r las relaciones que habían adquirido, gracias á la brillante posición de aquél. La noticia de la ruina de M r Bremont circuló antes de que se celebrase su entierro; sin embargo, aquellos parientes consideraron como un deber acompañarle hasta la última morada; pero después de la ceremonia, cada uno se marchó p o r su lado, mostrándose indiferentes ante los arruinados huérfanos, muy al contrario de lo solícitos y atentos que hubiesen estado tratándose de otras circunstancias. La S r t a Clotilde Bremont, después de haber estado á punto de casarse varias veces, habíase quedado soltera Esto le apesadumbraba bastante; pero ya q u t no había c o r seguido su propia ventura, trataba de consolarse concertando las bodas de todos los que la rodeaban. Con esto realizaba un deber piadoso y se distraía al mismo tiempo propagando una institución llena de encantos, ya que su experiencia personal no le había permitido apreciar las consecuencias. D e imaginación viva y novelesca, á pesar de sus cabellos blancos, descubría en los jóvenes p o r los cuales se interesaba, una porción de afinidades en sus gustos y en sus inclinaciones, y persuadida d e q u e trabajaba para proporcionarles una felicidad sin nubes, no economizaba tiempo ni molestias para llegar á unirlos. Una razón de este g é n t r o es la que había ocasionado su disgusto con su hermano. Nunca le había perdonado el haberse permitido escoger á su mujer por sí mismo y haberse privado de sus consejos en tan grave asunto. A causa de ello, sus relaciones con su curiada habían sido muy frías Ricardo era el único que había encontrado en ella cierta acogida, habiendo hasta aceptado el honor de ser su madrina; pero bien entendido que merced á los derechos que este título y el de tía carnal le concedían, contaba con poder disponer á su gusto del corazón de su sobrino. Ya hacía tiempo que pensaba en este asunto, y con este motivo había escrito en una ocasión á sn hc- -rTT no. P- Tn: nt á su hijo que acudiese a su tía. no hal; ía creído co. quc- la carta; así es que