Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. LUNES 5 DE JUNIO DE 190 S. PAG. 4 Allí se nos dio el siguiente parte facultativo: Herida contusa, c ¡uc n. íercsa ia piel y tejido secular en la parte po tero- ínterior de la región axilar izquierda. -Di. Hravo. Oegún noticias recluidas ayer noche en MaK- drid, el diestro Antonio Boto quedó á gran altura en la corrida celebrada en Toulouse, lidiándose ganado de Carretos. A TM T R A V É S D E LA F R O N T E R A LA P O L I C Í A Y A N Q U I LA SERENADE OE L HIDAL O UNA DE LAS MUCHAS TARJETAS POSTALES QUE CIRCULAN POR PARÍS lada La serenata del hidalgo, que reproducimos, y representa á España, personificada por el Rey, cantando una serenata amorosa á Francia representada por Loubet. El trovador aprovecha el viaje del marido de la dama (el marido es Eduardo VII, ó sea Inglaterra, con quien Francia, como es sabido, ha hecho recientemente un convenio) y entretanto vigila, receloso, tras de la esquina el emperador Guillermo, esto es, Alemania. brador de la jardinera, quedaron detenidos por orden del juez; los dos vehículos fueron conducidos á las cocheras para ser objeto del oportuno examen judicial J A NOVENA DE ABONO. ¡Un aplau so al concienzudo ganadero D Esteban Hernández, por la corrida que presentó ayer tarde! Los seis toros, fueron grandes, gordos, NA IDEA DIARIA. LA LE- finos, bien puestos de cabeza y bravos. CHE, MATAFUEGOS Con otros toreros, mejor dicho, con toreSí en el momento de echar petróleo á una lám- ros, ¡vaya una tarde divertida que hubiéramos para sz inflama el líquido, hay que guardarse de pasado! apagarle con agua; el remedio suele ser peor que El escaso público que presenció la corrida, la enfermedad. Es preferible emplear un liquido salió satisfecho de los toros del Sr. Herque s. uele haber en l s casas: la leche, que, derra- nández. mada sobre el petróleo ardiendo, lo extingue in ¡Bien, D Esteban! ¡Así se acredita una gamediatamente. nadería! ¡Ahí va mi aplauso! Los maestros... ¡vaya guasa! Conejtto. Tuvo que matar cuatro toros por J N COBRADOR MUERTO. En las el percance que sufrió Cocbento, y si mal estuvo en el primero, peor, mucho peor quedó en últimas horas de la tarde de ayer ocurrió una horrible desgracia en los alrededores del los restantes. Al primero le pasó de muleta con embarupaseo de la Florida, de la que fue víctima el cobrador de la Compañía de tranvías de Ma- llamiemo, para una estocada corta en el lado de acá (como diría N. N. drid Domingo García. Un pinchazo, echándose fuera descaradaIba éste de servicio en uno de los coches de la empresa, que se dirigía hacia la estación de mente, y una estocada atravesada, dada en la la Bombilla, y poco antes de llegar á dicho si- misma forma, necesitó para terminar con la vida de su segundo enemigo. tio sacó algo el brazo hacia el exterior con En el cuarto toro hizo una faena sosa y abuobjeto de saber si llovía, con tan poca fortuna que, tropezando con las ramas de uno de los rrida, y arqueando el brazo soltó media estocaárboles, del camino, cayó desde la plataforma da torcida, saliendo trompicado. Descabelló ú suelo y fue arrastrado por el vehículo y al segundo intento. arrollado por la jardinera que remolcaba aquél. Al último lo mandó al desolladero mediante Las ruedas de este segundo carruaje, al pa- una mala faena de muleta, de una estocada sar sobre el cuerpo del infeliz cobrador, lo atravesada y un descabello á la segunda. Total: por lo visto esta tarde Conejito no destrozaron materialmente, seccionándole casi puede con los toros. por completo ambas piernas. Lagaríijilto chico. Toreó con precauciones Un soldado del batallón dz cizadores de Llejena y algunos empleados de la empresa, al segundo toro, y en cuanto igualó, entra fueron los primeros en prestar auxilio al des- cuarteando y deja medio estoque tendencioso. dichado García, y con grandes precauciones Al quinto le torea movido y con ayuda, para fue trasladado en un coche de punto á la Casa un pinchazo en hueso. Nueva faena para media estocada atravesada, de Socorro de! puente de Segovia, en cuyo benéfico establecimiento falleció pocos momentos entrando de mala manera. Coge otro estoque, descabella á la primera antes de que llegara el Juzgado. Domingo García, que tenía treinta y cuatro y escucha una bronca. Muy mal los arponaros, los rehileteros y años de edad, estaba casado, y su mujer acu ¡hasta los puntilleros! dió, tan pronto como tuvo conocimiento del DON SILVERIO suceso, al lugar en que había ocurrido éste, produciéndose una escena desgarradora. O C H E R I T O Al hacer un quite en el El público trató de lynchar al conductor del segundo toro fue empuntado por el sobatranvía, y tanto dicho conductor como el co- co, teniendo auz ingresar en la enfermería. Al Gran Hotel de Londres llega un viajero. Es yanqui. Debe ser, además, uno de esos reyes que hay en la gran República. Reyes del petróleo, del plomo, del tabaco, de la Bolsa, de cuanto es negocio; porque en aquel país republicano no se quiere á los reyes; pero ser reyes, les gusta á muchos de sus ciudadanos. Debe ser rey de algo el personaje de nuestro relato, porque lleva consigo cuatro criados y porque pide una de Jas mejores habitaciones, cueste lo que cueste. Instalado ya, hace su primera visita al restaurant donde, casualmente, se sienta cerca de una pareja joven, distinguida. El matrimonió ¿por qué no ha de serlo? se compone de una mujer joven, bonita, rubia, insinuante... y de un hombre que frisa en los cuarenta, guapo él, elegante, locuaz... Ambos son americanos como el nuevo huésped. Almuerza éste en su mesa y almuerza la pareja en la suya. Al siguiente día, ¡otra casualidad! el solitario personaje come también al lado del, al parecer, feliz matrimonio, Nuestro personaje envía dos copas de Champagne á sus vecinos, rogándoles que beban en honor del tío Sam, que es tío común de ellos y de él. Acepta reconocida la pareja y viene la inevitable presentación. ¿Conque somos compatriotas? se preguntan mutuamente Siguen los ofrecimientos y el acuerdo de hacer juntos ¡os tres la próxima comida. El marimonio, según se explica, celebra su luna de miel. El nuevo amigo viaja por placer. Lo dicho: debe ser un m 1 onario. juntos van al paseo, al teatro, á las fiestas todas, siendo, por regla general, el potentado yaiiki quienjsaga. La amistad llega á ser casi íntima, honrada, leal, porque el nuevo amigo del joven matrimonio es desinteresado en sus obsequios y nadie puede ver que ponga segunda intención en sus atenciones. Un día, el joven esposo de la rubia dama va al Banco de Londres á hacer efectivo un cheque de mil libras esterlinas, y, en efecto... es detenido, amarrado y conducido á la prisión. Se trata de un grandísimo y habilísimo estafador que en su país ha cometido impunemente varias y may importantes estafas, encapándose últimamente con una joven y delicada y amabls amiga, ó sea la rubia en cuestión. El millonario yanki no es sino un policía que viene provisto de referencias y de indicios, pero que, pa a dar el golpe sobre seguro, necesita espiar y preparar el lazo debidamente. Todo ¡o cual ¡o consigue, como se ve, á fuerza de dinero y de habilidad. iMimaimirn i mi i mu imnniui 1 1 W líl