Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Para campo y jardín S Garlos Goppel Fuencarral, 27. CATÁLOGO GEATIS A I O f R A Ct P a r a c a m P -de P n o barnizado, cinco t L r J O H O piezas, muy bien hecho, 300 pesetas; ai i AC volantes novedad, de nogal, telas de i I La n w- -seda y peluche, á 10 pesetas. CAMAS á 40 ptas. -MiBSSTAS á SO fitas. M u c h o s sisueüíSes ssseítos y le gi a casiása, cois SM p r e c i o Sj n a a r c a d o Almacén- Fábrica de cestas, butacas de mimbre, garitas, vetadores de campo, sillerías, cestas de viaje y campo. Gran novedad en coches de niño. 40 por 100 de rebaja. Costan i l l a d e l o s Aiige 2 í í I. Fábrica- Almacén de cestas. M a r c a JL. A SEfliLA Se vende en todas las Far macias, Perlamenas y Droguerías. 28 B EMPRESA ANUNCIADORA álos lectores de nuestro folletín Sin todos los p; úi 5i eros pubiicaí eEm s vales con siumeí acitón eovvel a í i a A q u e l l o s le BKCsEros lectores que presenten e nuestras x ofií- ísian la coleeciora completa le vales eorrespoiíclicníes á Sos nústEeros Se A B t! Ssast a terminarla publicación le Ja novela Corazones Iteridos recibirán gratis urnas eleganíies tapas impresas en relieve fiara euBCuadcrnar lieha naovela. Oficinas: RQMñNOtiES, 7 y 9, entresuelos Anuncios, reclamos, noticias y comunicados en los periódicos de Madrid, provincias y extranjero, con combinaciones á. precios muy reducidos. Esquelas de defunción y aniversario en los periódicos, on a l t o s d e s c u e n t o s Anuncios en los teatros, tranvías, vallas, medianerías y Programa oficial del teatro Keal. P Í D A N S E TAKSFAS y sus consecuencias JAQUECA, MALESTAR. PESADEZ GASTRIBÁ E el Rotulo adjunto cu 4 Colorea. PAKI F LER 0 Y. 91 R. inPe its- Champs. yenhsF RÁPIDAS PROPAGANDAS ¿Quiere Vd. verse libre de moscas, mosquitos, chinches, correderas, pulgas y polilla? Pida Vd. el insecticida LEZER. Es infalible. De venta en todas las perfumerías y droguerías SE VENOE E CAL 2 A 0 L en la AsoiraSsrsesa Eii jiiMaeiou, uTaeoraetrezo, S 7 y 9 esquina Abada. 2 nnicnso stir k 3 e n b o t a s üó para encuadernar la novela CORUZONES HERIDOS, publicada por ABC. VALE NÚM. 5 Plaza de! Ángel, 6. -EL CENTRO l8 BIBLIOTECA DÉ A B C CORAZONES HERIDOS I9 juro delante de Dios que me escucha. Yo le juro que no tendré un instante de reposo mientras no estén pagadas todas sus deudas. Quédese usted ahora tranquilo. El corazón no admite ninguna clase de cálculos. Arrastrado por el sentimiento del honor que trataba de recobrar, nada le parecía imposible á Ricardo. Un ligero cambio se operó en las facciones del enfermo, y en aquel a faz, en la que no vivían más que los ojos, se marcó una expresión indefinible; era el reconocimiento, la admiración y, al misma tiempo, la vergüenza de sentirse vencido por el heroísmo de su hijo. ¿Me perdonas, Ricardo? -murmuró con una voz tan humilde, que el joven experimentó una pena inexplicable hasta en las fibras más recónditas de su ser. -No tengo por qué perdonarle á usted, padre mío Yo no sé más que una sola cosa, y es que ¡e amo á usted- -añadió con acento entristecido, en el cual se notaba su anhelo por endulzar los últimos momentos de su padre. Después de algunos instantes, el moribundo, con una voz que se debilitaba cada vez más, repuso: -H e sido culpable... Dios había colocado la felicidad en mi hogar; una mujer perfecta, hijos tan buenos como no hubiese podido soñarlos, y nada de eso me ha bastado... ellos han sufrido por mí... ¡si al menos yo hubiese sido el único castigado! Un espasmo le interrumpió; sus fuei- zas estaban ya muy agotadas. R. cardo quiso levantarse para llamar á la religiosa y separó su mano de las de su padre. -No... no... quédate; no me abandones- -dijo el enfermo. Ricardo se inclinó y besó piadosamente aquella cabeza tan querida, cuyos hermosos rasgos, acentuados por el sufrimiento, tomaban y la rigidez del mármol. Varias veces repitió entre lágrimas y sollozos: ¡Padre mío! ¡Pobre padre mío! Estas caricias, estos tiernos llamamientos, parecían agradar al moribundo. Al cabo de un rato, lanzó un gran suspiro y murmuró: -Ricardo... mi honor... tu hermana... yo te los confio... Y esto fue todo. M r Brémontentró en la eternidad, sosegado, tranquilizado con ¡as promesas de su hijo, y dejando á éste que expiase sus faltas por él. Cuando el joven comprendió que todo había terminado, UA gran estupor se apoderó de él. Permaneció allí inmóvil, de tai modo trastornado por aquella muerte súbita, que todavía no lloraba. Por fin, su corazón estalló. Le parecía que algo se desgarraba y se rompía dentro de él, y ocultando su rostro entre las sábanas, trataba de acallar sus lamentos, En aquellos instantes olvidaba las crueles confidencias y las promesas exigidas, no acordándose más que de su pesar. Agobiado por las emociones y por el dolor... intiiRErriio m ilfnT i ramra ¡iMirrairan THinmmnrairíiumnBimiraiiniii iiinin nirainir irun illimiiraill lililí lililí