Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A H C DOMINGO 4 DE JUNIO DE 3905, PAG. r EL PRESIDENTE LOUBET Y EL REY D ALFONSO BAJANDO DE LA TRIBUNA EN EL CAMPO DE CHAI ONS Ch sse xu I en todas las vías publicas y privadas. Hoy todo ha variado; la atonía nos consume, nos mata la indiferencia, hemos fallecido todos. ¡Hombre, no tanto 1- -N o tanto, ¿eh? Acabo de preguntar á treinta y cinco parroquianos, en el cafe á que concurro, si sabían como se llamaba el ministro de Estado. Veintidós han confesado sin rubor su ignorancia; cuatro me han dicho que Rodríguez San Pedro; seis han supuesto Ja cartera en poder de Moret; dos se la han colgado al marqués de la Vega de Armijo, y uno, uno solo ha sabido el nombre de la persona que ocupa en la actualidad el cargo. Es decir, que ya no sabe la gente si mandan los conservadores o los liberales; que hay quien vive sin conocer los antecedentes y opiniones de nuestros hombres públicos; que el país ignora quien le gobierna; y si no sabe quienes son los que mandan, ¿como los va a odiar? y si no sabe quienes hacen las oposiciones, ¿como los va a querer? -Es que los asuntos políticos se tiataran en los casinos destinados a esos efectos. ¡Casinos políticos 1 Eso se acabó; en el Círculo liberal y en el Circulo conservador se juega al tresillo, y nada mas. ¡Qué tiemoos los de aauella tertulia pro- gresista No necesitaba usted saber jugar a nada para alternai con Becerra Pagaba usted su cuota de socio, y el día del triunfo ya tenía usted segurito un destino. Pero ¿quiere usted mas? El partido de mas radical oposición ahora es el republicano, ¿verdad? -Si, señor. ¿Se acuerda usted de los comités progresistas, vigilados siempre por la pol 7- -Sí, señor. -Pues ¿quién dirá usted que vigila ahora a los comités republicanos? -N o lo sé. -La Sociedad de Autores. 1