Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 3 DE JUNIO DE i 9 o5. PAG. 10 Ya que aflora no pueda luciese como hombre político, Atilano se dedica á frecuentar los teatros en clase de calavera, y la otra noche estuvo á visitar á la Mariani en su camerino. -Yo soy admiladol del alie donde quiela que exista- -la dijo. -A mí lo mismo me da que haya nacido usted en Italia que en Lusia. -Grazie tante, -contestó ella. -Ya sabia usted que soy diputado á Coltes, y uno de los de más polvenil, aunque me esté mal el decilo. Pues todo lo que soy y lo que valgo lo pongo á la disposición de usted. -Lo ringrazio. -No he quelido il al exVanjelo con el Ley pol no plivalme de aplaudí! á una aciliz tan exllaoldinalia. Además es usted muy belmosa. La Marianí comprendió á las primeras de cambio que Pellejín era un majadero, pero tuvo que soportar sus necedades y ponerle buena cara. -Pues sí- -continuó diciendo Atilane, -como yo hablo el flanees coledamente, el Gobielno quelía que yo folmase en la comitiva legia, pelo no he quelido, á fin de chale dificultades á esta situación. Usted no estará enterada de Ja política española. Al. EL REY SALIENDO DE NOTRE DAME ACOMPAÑADO POR EL ARZOBISPO DE PARÍS MONSEÑOR PIC 1I VRD I ot Cli ts edu t- lavj ns D. Antonio creyó innecesario someter á Pellejín á un examen religioso, y lo- -JVon capisco nienle. desde Las cosas que le han pasado á Pellejín inscribió, á ponerluego, en la lista de los que van á Viliaverde de oro y- -Pues yo soy lo que aquí llamamos desde que no tengo el gusto de comunicarme con los lectores de A B C, no son azul cuando reanude las labores de su un diputado batalladol. A mí me temen todos los Gobielnos pol mis discuhos intenpara dichas. El pobre ha tenido muy poca sexo. Mientras no llegue ese día, Pellejín cionados. suerte hasta ahora, pues estuvo indicado Al llegar á este punto de la conversapara formar parte del Ministerio Azcárra- puede decirse que no es hombre ni es ción, llamaron á escena á la ilustre actriz, nada; porque es lo que él dice: ga y Je salió al encuentro el marqués del- -Dulante el intelegno palamentalio, losy ésta tuvo que dejarle con la palabra en Vadillo, calzándose la cartera de Goberleplesentantes en Colies pasamos comple- la boca. Entonces Pellejín bajó al escenación, que es en la que había puesto los tamente inadveltidos y yo lo que quietonario, donde había otras actrices más ó ojos el diputado por Villamulos. Pellejín tuvo un disgusto muy grande es que se me note pol fuela que soy di- menos hermosas. Encaróse con una de ellas y comenzó á echarla flores; y tan y pensó dirigirse al país por medio de un putado. -Ten paciencia- -dícele el suegro; -entretenido estaba, que no advirtió que folleto (á semejanza del que iba á escribir Cortezo cuando lo de los billetes del tú eres de los que irán muy lejos, porque se había colocado sobre el varal que serCentenario) pero se lo quitó de la cabe- te agitas y bulies. En España, para llegar vía de asiento al telón de foro. De pronto sonó un pito para el cambio de decoza su suegro, con quien ha hecho las pa- á la altura, hay que ser Pellejín. ces. Pocos días después fue llamado á regir los destinos de España el inspirado hombre público y genial economista señor Viliaverde, y con el primero que contó para el ministerio de Marina fue con Pellejín; pero se le interpuso el intrépido navegante Sr. Cobián, que es un verdadero lobo de mar y Pellejín quedóse otra vez en la obscura guardilla trastera de la vida privada. -Aquí todo el mundo es ministlo, menos yo- -decía llevándose las manos á la cabeza. Y fue á casa de Maura á ofrecerse de nuevo como diputado disidente de la mayoría. ¡Ah! -exclamaba. -El día que las Colies leaauden sus tahas, ¡ya vela Ifillavelde quién es Atilano Pellejín! ¡Calma, calma! -objetó D. Antonio, tratando de ponerle un freno. -Yo no puedo consentil que sea ministlo Zígalie y á mí se me tenga posíelgado. ¿Qué ha hecho Zígafíe, vamos á vel? -Es un buen cristiano- -advirtióle Maura. -También yo lo soy, que llevo un escapul alio pelmanenie y me confieso por Pascua ¡olida. ¡A vel! plegúnteme usted lo LA MUSA DE LOS MERCADOS DE PARÍS HABLANDO CON EL REY MOMENTOS ANTES DEL BESO que quieta soble docfíina clistiana. Fot. Chussean Flaviens VIDA LA JÍN ENEN BROMA. PELLEPELIGRO untnnrrir r i II IBI BUII THiriiirTinmütinrTiinriirarnraitmioinii mimnniírmil II1 MK 11 H 1 11I ITTnil