Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SIANO TRESL MUMERO M- 4- CRQ NICA UNÍ YERSAL L, UST BADA. Parlamentos, Gobiernos, ministros y partidos. Sobre esto, España es la patria de los caballeros, el hogar de la hidalguía. Perecemos por la fe de la palabra, y nos matamos gallardamente por la afr, enta de un mentís. Y poseyendo aquellas fastuosas cualidades de la política y este noble sentimiento del honor, que son lo alio, lo raro, lo excepcional, no poseemos lo pequeño, lo simple, lo vulgar, e! sentido común y el sentido de la verdad. Los hombres, en su casa oráculos del infalible consejo, y mártires de su promesa, son luego, en el banco azul ó rojo, elocuentemente mentecatos y tranquilamente embusteros. Todo mentira, aparato, cubileteo y preparación de prestidigitadores. Falsos los partidos, porque son- falsos sus programas; falsos ¡os Gobiernos, porque es falso su origen i- epresentativo; falsos los discursos, falsos los presupuestos, falsas las organizaciones civiles y militares, falsos los informes y falsas hasta las notas oficiosas de los ministros. Siquiera los hombres viejos de los dos grandes partidos históricos, ya que fuesen menos refinados, menos cultos, menos artísticos, tenían ¡a ventaja de la sinceridad y transparencia. Pensaban mal, pero ejecutaban bien y pronto. No engañaban al pueblo ni á la Corona. Subían al Poder los progresistas, y su programa era su misma obra. Ya era sabido. Júbilo en plazas y calles, terror en iglesias y sacristías, duelo en las oficinas públicas, himno de Riego, marcha del Nuncio, debilidad arriba y bullangas abajo. Subían al Poder los moderados: también era sabido todo. SÜencio en calles y plazas, júbilo en iglesias y conventos, duelo en los empleados progresistas, palo seco, deportaciones á Filipinas, desorden arriba y orden abajo. Aquellos hombres y partidos erraban. Pero más vale un error ardientemente profesado, que una media verdad desmayadamente servida. Hoy viven en nebulosidad confusa todos y todo: ideas, orígenes, linderos, procedimientcs y fines. El acaso es el programa, la sorpresa lo seguro. Suben a! Poder los liberales para enmendar demasías del clericalismo y ahogos de la opinión. No se vistan de paños negros las iglesias ni se alegre la Prensa. Los liberalesleslegalizanla invasión monnacal, someten ía pluma á los consejos de Guerra, y si duran dos meses más, matan la libertad de la persona con una ley de sospechosos, y la libertad del pensamiento con una ¡ey de difamación. Suben los reaccionarios, y de sus tiendas asoma, ganando el terreno á la ultrademocracia, el lábaro socialista. Y ellos proclaman la intervención del Estado en los litigios y derechos obreros, con frau- JUNJO DE Í 9- O5, TO, 5 CENTS. de flagrante de los principios conservadores y también con fraude de los crédulos ignorantes, los cuales no caen en la cuenta de que el tal intervencionismo, aplicado por la curia conservadora, es sólo la denominación modernista de la idea anticuada: es el cesarismo histórico. César se ha vestido de blusa para dar pan y circo á los siervos á cambio de vítores y aplausos que le afirmen en su tiranía Todo farsa, ya cómica, ya trágica, y por ella va pereciendo apresuradamente la autoridad délos actores y la autoridad de los críticos de la política. El hombre que, aun sin altos dones de palabra, ni de entendimiento, tuviera el suficiente para aprender y practicar ese sencillo abecé del sentido común y de la j sinceridad, sería el amo de España. Perdería muchos amigos, tal vez le quedara uno sólo. Y ¿qué? Ese amigo sería todo un pueblo. Y el periódico realmente sincero, sereno y emancipado sin la coacción noble del agradecimiento, hasta sin la subvención inmaterial de las esperanzas, no sería quizá el órgano de un partido que pasa, aprovecha y olvida; sería mucho más: sería el órgano único de todos los partidos. Entonces volverían los tiempos en que un artículo destituía á un Gobierno. ¡Que ejanos de éstos en que toda la prensa junta y concertada no puede derribar á un agente de policía! ¡Y qué fácil y qué difícil ese abecé de la política! EUGFNIO SELLES ES Rey D Alfonso visita ía Escuela militar de Saint- Cyr. Parece descubrirse e! complot origen del atentado contra el Rey en París. S. M la Reina visita la iglesia de la Virgen de la Paloma, en acción de gracias por haberse librado el Rey del atentado de París. Entre Villalba y Las Matas ocurre un accidente ferroviario ocasionando varios heridos. EL A B C Q l el pecado de la mentira pierde el alma del individuo, la mentira oficial pierde el alma de los Estados. La una encuentra en el Código de la religión su pena remota, cumplidera más alia de la vida terrenal. Encuentra la segunda su punición inmediata, perentoria, irredimible, dentro de la misma vida presente, infierno donde las culpas se pagan al contado, y con castigo tanto más terrible cuanto que en él padecen los que pecaron y los que no pecaron. La mentira oficial perdió el alma de Francia, perdió el alma de España y está perdiendo el alma de Rusia, llevadas las tres á sangriento purgatorio por guerras sin preparación consentidas y aun decretadas por el embuste político. Un desastre es á veces más útil que diez victorias para los pueblos engañados, y ayuda á su progreso más que el adormecedor halago de la fortuna. El escarmiento ha redimido á Francia, y Rusia hallará, tal vez, su redención en las mismas convulsiones de la catástrofe. Los políticos ya no engañan á los franceses, y los rusos empiezan á no creer en sus políticos. La letra les entra con sangre; pero al fin, el sentido común, penetrado de la realidad, se va imponiendo á las perniciosas fantasías y artes de la política vieja. España... jAh, en España el sentido común no es todavía la musa de los políticos que no han alcgnzado, ni llevan camino de alcanzar, ese sencillo abecé, rudimento de la ciencia de regirse y orientarse en todas cosas, así las públicas como las privadas. Hemos poseído siempre en grado superior al de ¡os pueblos modernos la pompa y magnificencia del arte político, el culto externo de la diosa. Las glorias de nuestra tribuna, singularmente en las Cortes revolucionariasde los años i 2 y 69, emulan y, á veces, obscurecen los bríos del Agora griega, del Foro romano y de la Convención francesa. Y á par del verbo elocuente, la ciencia y ía erudición se han derramado como raudal de oro, en GACETILLA RIMADA. Á LAS RIO ÑAS DE LOS JARDINES Estos, Maura, ¡oh dolor! que ves ahora campos de soledad y otros afines, gracias á tu misión reformadora, fueron en otro tiempo los Jardines... Aquí por cuatro reales encontraba el paciente madrileño, para aliviar sus noches estivales, conversación, amor, música y sueño. Y en tres ó cuatro sillas recostado, meditando tal vez una conquista, contemplaba con ojos de lenguado á las bellas de espléndido tocado cinco ó se; s veces recorrer la p. sta. Ya nada resta del rincón tranquilo que el fresco nos brindaba... por entregas, del agradable asilo de las amplias tertulias veraniegas... Los que se alzaron verdes y robustos estimables arbustos, fueron á tierra en horas criminales; y á cencerros tapados fueron también, por manos conceiales, ignominiosamente transplantados. Aquí estuvo el café, y allí un templete que lanzaba mazurcas seductoras; esto fue el tiro; y esto el crabinete J O neutral (de caballeros y señoras) Todo, en un periquete, con ímpetu salvaje,