Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÉANO TRES. NU 143. CRÓ- DE JUNIO DE i 905. NÚMERO SUELTO, 5 CENT S. efr éste mejor á la tendencia imperante en los otros pueblos. La paz bochornosa, enrarecida, palúdica, permite, sin embargo, que vivan y aun prosperen los intereses, los cuales no resistirían el tempestuoso oleaje de la pasión. Por eso las capas superiores de la masa social que actúan en el campo de la política, miran con desdén los entusiasmos irreflexivos que fueron gloria de otros períodos. Con menor intensidad siéntense aquellos todavía en las capas inferiores y entre la juventud; pero cuando alguna porción de estas capas sube al nivel de las superiores, la influencia del ambiente domina y el entusiasmo se extingue. ¿Compárese el de la gente republicana de fila, con el de sus guías y caudillos! Y si esto ocurre donde aún late lo último que se paraliza en un país, el corazón popular, es dable calcular el calor y la vida de colectividades que habitan zonas sociales más altas y por ello más frías. ¡Así es el espectáculo que presenciamos delante de esos partidos medios, de quienes ha venido á ser prototipo y acabado modelo la parcialidad gobernante! La muerte, al extinguir en estos días los de D. Francisco Silvela, ha roto el único aro que sujetaba las duelas de! precioso y preciado barril, donde han de envasarse el orden social, el principio de autoridad y la esencia de las instituciones. ¿Cuántos barriles se podrán fabricar con el mismo objeto y con esas duelas, conforme á las proporciones de los aros que han de servir para sujetarlas? ¡No es leve ni flojo el problema! Ni lo será menos el de Ja política internacional que con el viaje del Rey se nos ha de entrar por las puertas, cerradas antes, abiertas hoy, merced á la presencia de Don Alfonso XIII en las capitales de los dos pueblos cuya amistad más nos importa. A los ciudadanos españoles no nos cogen bien preparados tamañas cuestiones. Y, si por algo se empieza, no será malo ponerlas en el A B C. SAL ILUSTRADA. el rostro honrado y respetable del primer ciudadano francés, y supone que el Rey Se reciben noticias deí atentado cometi- dijo aquellas palabras transcritas faciendo do en París contra la vida del Rey don mesura, como dice el Romancero. Alfonso y del presidente de la RepúbliLa obra de un enajenado ó de un comca, Mr. Loubet. plot de inicuos criminales, no mengua la fe que los españoles tenemos en la corteAsiste el Rey á Jas maniobras deí ejérci- sía francesa, porque estamos seguros que, to francés, en el Csmpo de Chalons. tomo ei presidente Loubet, la Francia Se confirma la noticia de estar herido y entera, al propagarse ía noticia del atenprisionero de los japoneses el almirante tado, habrá palidecido de indignación. Rodjestvensky, jefe de ¡a escuadra rusa derrotada en aguas de Corea. F! 1 NVENTAR! O. Sólo á beneficio de éste conviene hacerse cargo hoy de Ipil 3 as últimas horas de la farde de ante- los asuntos políticos. ayer y durante toda ía noche, a noDos años y medio van á cumplirse desticia de un atentado contra el Rey propa- de que se formó esta situación conservagóse por Madrid, produciendo en todas dora, fecunda nada más que en engenpartes sensación extraordinaria. drar, parir y devorar Gabinetes. Hállase Pudo apreciarse el amor que el pueblo el quinto de éstos en el Gobierno, y totodo de Madrid siente por el Rey; exis- davía hay conservador que exclama, como te, sí, todavía algo que nos une, que nos Genaro en el último acto de Lucrecia apiña, existe aún la solidaridad de senti- Sargia á la vista de los ataúdes: INon basmientos, tan necesarios siempre en los tan cinque; sia menester un sesto. pueblos para que conserven incólumes su Indudablemente, se hace con más faciindependencia. lidad ministros que reformas, y se da carMenestrales, abogados, intelectuales, teras á los amigos mejor que satisfaccioanalfabetos, aristócratas, mendigos, gente nes al país. Por semejante camino les de arriba, gente de abajo, protestaban partidos vuelven á formas inferiores de con indignación unánime de que á ese organización; no se limitan á ser inverteRey joven, que hemos enviado á Euro- brados; son anélidos. Por donde quiera pa, arrancándolo á nuestro amor nacio- que se les secciona, resulta un ministerio nal, le hubiese ocurrido una desgracia. completo y en toda regla. Si será esto Los comentarios del suceso eran tan vi- un ideal! vos como apasionados; á ello daba oriPara cualquiera obra seria y fecunda, gen, caldeando las suposiciones más fan- según exige nuestra difícil situación natásticas, la conducta inexplicable del Go- cional, son indispensables Gobiernos de bierno, que reservaba, como en un arca estabilidad y de fuerza. Para una conssellada, la gran verdad que el pueblo trucción importante, nadie cambia de ardeseaba conocer, cual era la de que don quitecto ó director todos los días. Entre Alfonso había resultado ileso. nosotros los españoles, convencidos como Poseídos de dolor todos, á nadie le estamos de que la Administración pública oímos, sin embargo, palabras de reproche es deficientísima para la vida moderna, contra Francia; se descontaba la posi- todos los días cambiamos sus directores. bilidad remota de que ía falta de previEn otro tiempo, lo que escasamente sión por parte del Gobierno ni de las hacía de bueno, desde el Poder público, autoridades de Francia hubiera sido cau- un partido, lo deshacía aquel otro partido sa de lo acaecido. que le sustituía en el mando. A! presenCuando la verdad ha llegado al públi- te, hemos declarado innecesarias para tan MANUEL TROYANO co, éste, poseído de alegría, atribuye el trascendentales fines, tan completas muatentado á algún loco, y de los telegra- danzas, y lo que un Ministerio de determas de París ve destacarse, con relieve minado color político ejecuta. lo anula y de juvenil arrogancia, la figura de nues- desbarata otro Ministerio nacido de la ipACETILLA RIMADA. COPLAS DEL VIERNES tro Rey, aclamado por los ciudadanos de propia parcialidad. la gran República francesa á la salida del Esto es un descenso innegable. ¡Equi Atentado regio en Francia... teatro de la Opera, cuando, en el mo- vocamos la naturaleza del movimiento! Muerte del Sr. Silvela... Togo atizando candela... mento de estallar ía bomba síniestr- que En ¡a vida pública no retrocedemos, ba ¡Noticias en abundancia una mano criminal arrojó, exclama, diri- jamos, bajamos en todo: en ideas, en ó aquí el que no torre, vuela! giéndose al presidente Loubet: afirmaciones, en caracteres, en procediSucesos tan en tropel Tranquilizaos, no es nada; es un petardo mientos. Cuando en ella dominaba la padistracción grata me dan. zonto los que titán los chicos de España para sión, el nivel era más alto que el estableLa prensa gasta papel divertirse. Y también el pueblo español y cido por un intelectualismo industrial de y ya no habla de Gabriel el pueblo de Madrid sospecha la intensa bajo vuelo sin patriotismo y sin dignidad. y Galán. palidez que al estallar la bomba cubriría No hay más ventaja que la de adaptarse