Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANUNCIOS ESPECTÁCULOS POS P ALABEAS, CLASI- C OMEDIA. -A LAS NTJEficados en secciones. De ve: Compañía Mariani: una á diez palabras, 1 peseta. La signora dalle eamelle. Por cada palabra mas, 10 céntimos. Las abreviaturas y cada- -A L OCHO cinco cifras se cuentan como L AEA. cuartos: A SflechazoY tres Bl y una palabra. Al importe de Mañana de sol. -A las nueve Z Y APOLO. -A LAS OCHO El cuarto: Pícara lenguay motete. -A las nueve y media: El pobre Valbuena. -A las diez y media: El primer reserva. -A las once y media: El perro chico. rasa Sceners, y los principales artistas de la compañía internacional que dirige William Parish. POSTALES cada inserción deberá añadir- y tres cuartos: Francfort. se diez céntimos de peseta por A las once y tres cuartos: El el impuesto del Timbre. patio (sección doble) Los originales se remitirán la Administración de A B C A B Z U E L A -A L A S acompañados de su importe en siete y media noche. Funmetálico, sellos de correos, li- ción vermout: Moros y cristiabranzas de la Prensa ú otro nos. -A las nueve y inedia: La giro análogo, el día antes de vara de alcalde. -A las diez y la fecha en que deban ser pu- media: Los huertanos. -A las blicados. once y media: El seductor. tySODEBNO. -A LAS OCHO: I Los guapos. -A las nueve: Las estrellas. -A las diez: Marujilla. -4 las once y media: El principe ruso. ABISH. -A LAS NUEVE y cuarto noche: El extraordinario bufoFields. -Losbarristas Obriens. -La troupe MODELOS nuevos semanales (verdad) Precios al por mayor y menor, sin competencia. Gran Exposición. Entrada OMEA. -Gran éxito de El libre. -Mensajerías. -El mejor conejo automático. ¿Y de servicio. Jacoraetrezo, 4. la pulga, qué? Elemental y superior, Les Trottins Parisiens, OSTALES. 21 VISTAS MASisters Gtordon, Colombina, La drid en bromuro, 15 céntiCriolla y otras. mos una. Madrid Postal. Alcalá, 2. R JOYAS P OMBBEBOS SEÍÍOBA, ALHAJAS Casa más OEO Ycomprar 46. NECE- S última novedad. Galdós, 2, sito para refor- barato vende. Pérez mas. á 6, Hortaleza, principal. a tca de fábrfca CUBIERTOS Y ARTÍCULOS DE MESA EXTBA 1 T TRIPLE GOMBAULI 6, Avenue de l Opéra, 6 la marca y el nombra GOBSBATJLT P R O P I E D A D JSXCXUSIVA DE F. GHÉRON Y O, en París ÚNICOS SUCESORES DE GOMBAUl. T- OESCI. ERCS CASA FUNDADA en 182 B ARTÍCULOS ESPECIALES PARA F 0 H 8 AS, CAFÉS, ETC. S E V 3 E 33? rr ESSff HÜasprincipalestsndasdePU TERIA, QUINCALLA, PORCELANA, CORAZONES HERIDOS J Jte ...lanzó una exclamación de estupor y palideció. Una consternación general acogió esta noticia y hubo un instante de embarazoso silencio. Ricardo permanecía aterrado, con el terrible telegrama en la mano. Un presentimiento espantoso le embargaba. ¡Pobre padre mío! -murmuró; ¿lograré encontrarle vivo? -No conviene exagerar- -añadió M r Termelle, tratando de ocultar sus temores. -Tu padre está enfermo y te llama á su lado, eso es muy natural y no es motivo para llevar las cosas al extremo. ¡Ah! -replicó Ricardo con un doloroso movimiento de cabeza, -si nuestro antiguo amigo no hubiese presentido una desgracia, me hubiera dulcificado la noticia. -No hagas caso de los médicos- -dijo Rogelio, deseoso de tranquilizar á su amigo, -suelen ser muy bruscos y harías mal en inquietarte más de lo debido. -Tiene razón Rogelio- -exclamó Susana, cuyo precioso rostro se había cubierto de lágrimas, -no se atormente usted, Ricardo, por favor. Decía esto con una voz tan dulce, tan impregnada de afectuosa conmiseración, que se notaba en eüa el deseo ardiente de consolar á su amigo y de ser buena para é! Ricardo se sintió compadecido y amado, y sobre su gran inquietud pasó como un soplo de esperanza. Sin embargo, volviéndose hacia M r Termelle, preguntó: ¿A qué hora pasa el primer tren 1 M r Termelle, que ya lo había calculado todo, exclamó: -Si sales al instante, á la una estarás en Marte! y á las nueve en París. Acto seguido se dirigió hacia el criado, que había permanecido allí para acabar de servir el aírauerzo, que había quedado olvidado, y le dio las órdenes necesarias. Algunos minutos más tarde, Ricardo se despedía de sus ami gos. A pesar de su dolor, á pesar del trastorno que le había producido la noticia, al ver á Susana tan conmovida y tan ape nada, casi estuvo á punto de olvidarse por un momento de su propio pesar y de la desgracia que le amenazaba. -Era demasiado feliz- -dijo estrechando las manos que Ie tendían. Y dirigiéndose á la joven, dijo: -Rece usted por mi padre. El Señor siempre complace á sus ángeles. -Yo no soy ángel, pero ya sabe usted que rezaré de todo corazón. Ricardo se separó bruscamente del grupo y se precipitó dentro del coche, no sintiéndose ya con fuerzas para contener su emoción. Mientras se alejaba, sus ojos erraban vagamente por aquellos lugares tan llenos del espíritu de Susana y de su tierna afección. ¡Cuántas agradables horas habían pasado en aquellos bosques seculares de frondosas alamedas, ó sobre aauel estanaue irai milllMinFIlflllin OimnimHITirtil ÍBITi