Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES i. DE JUNIO DE i 9 o5. PAG, n Frías. Se acusa á este sujeto de ri- her dado muerte con un punzón á la mojcr con q- iicn vivía. Por último, el d; a 19 s celebrará el juicio de la causa que, por falsedad, s; s ¡e al cxaoente d ¿carab. o y bolsa O. Manuel Gaitero y Ordóñez. C A N D I D A T U R A D 3 Con z fin de evi CONCORDIA tar luchas enojosas en las próximas elecciones de dip itados de Colegio de abogados y d: seando armonizar Jos deseos de todos los colegiales, se ha decidido presentar una candidatura de concordia, que forman los señores Alvarez Oisorio (don Florencio) diputado primero; D. Antonio Gabriel Rodríguez, diputado cuarto, y D. Rafael Planelles, diputado sexto. C L D E S E S T E R O Con motivo del des estero no se celebrarán juicios en la Audiencia hasta el próximo lunes. rodeado de su comitiva, por el otro extremo, lintamente, volviendo la cabeza á un lado y á otro, sonriendo. Y entonces, cuando ha desaparecido, se ha necho una impresión enorme en ios vajtcs salones, en ¡os inacabables pasillos, en las escaleras monumzntales. Una muchedumbre áz señores con sus fracs; de da nas con toilettes claras y vaporosas, iba y venía en todas direcciones, charla. ido, gritando... Las señoras estaban encantadas con este Rey mozo, sonriente, afable, ligero, que tiene una frase de deferencia para todo el que se le acerca. Se observa en el Rey una tenue y simpática perplejidad en todos estos aparatosos y formidables actos oficiales. Ayer, al bajar del vagón, se le vio dudar un poUN PASANTE co al dirigirse á Loubet; hoy se ha observado estz imperceptible encogimiento DEL VIAJE REGIO. en el Hotel de Ville. Y esta modesta LA SONRISA DEL REY simplicidad, esta ingenuidad risueña y Varis 31, á las 23 horas. amable, es precisamente lo que agra oy miércoles se ha celebrado la re- da á estos deliciosos parisienses, que han cepción en el Ayuntamiento. Son visto al grave Víctor Manuel y al tacilas diez. Ha amanecido una mañana gris. turno Alejandro. En el cielo plomizo se destaca la maciza El Rey de España ha triunfado en Pay granítica silueta de Hotel de Ville. Una rís. Es un Soberano de veinte años que ha compacta muchedumbre lo rodea. dicho una frase de ingenio al prefecto Por las dos soberbias esca eras de de Policía; que ha tenido otras palabras mármol blanco ascienden los invitados. sentidas para un modesto servidor del ElíCada tres escaleras se yergue inmóvil, seo que llevaba en su pecho una medalla con su casco luciente, un soldado de la militar; que ha dado, en fin, un beso á Guardia republicana. Arriba, en uno de una muchacha de los mercados. Y esto, los anchos rellanos, aparece con los co- en una ciudad espiritual, sentimental, irólores tenues, albos, el Invierno de nica, como París, es el más completo de Puvis de Chavan es. los éxitos. Transcurre media hora. E! inmenso saComplemento de este éxito ha sido lón está ya repleto. Lucen millares de la representación de esta noche en la bombas eléctricas en ios grandes o ¿arios Opera. de crista! En el centro de la sala, dos El teatro desborda de lo más elegante filas de soldados forman un espacioso pa- y rico de París. sillo. Se espera con impaciencia la llegaUna guirnalda de flores rojas y amada del Rey. rillas corre sobre los antepechos de los De pronto suena á lo lejos una música palcos. de rasgados y vibrantes clarines. Hay un Sobre estas flores destaca una fila de rnome to de profunda expectación; las se- escotes inconmensurables, deliciosos, suñoras se ponen vivamente en pie; los caba- gestionadores, y sobre la piel limpia, lleros se suben á las sillas, y poco á poco diariamente bañada, sedosa, suave, refulcomienzan á entrar en el salón los conce- gen, irradian los diamantes. ja es de París con sus bandas tricolores, El Rey tiene á su izquierda á Loubet que preceden á la comitiva Real, y luego, y á su derecha á la esposa del Presidenentre señores vestidos con refu genres ca- te. Su mano izquierda está enfundada en sacas y uniformes, el Rey, caminando des- nítido blanquísimo guante; la derecha pacio y volviendo la cabeza á un lado y á desnuda; entre sus piernas sostiene el saotro; sonriendo á las señoras que se hallan ble reluciente, y sobre su empuñadura junto á él, un poco emocionado, un poco apoya la barbilla y mira atento este baile tímido. de Sansón y Dalila, que las danzadoras Se oye una voz sonora que grita: ¡Viva maravillosas de la Opera ejecutan delicac! Rey! Luego otras que dan el mismo damente, sutilmente. grito en francés; después otras que voLa representación acaba. Una ovación cean: ¡Viva España! Y después, cuando inmensa se produce. el R ¿y ha llegado al centro del salón, En la sala se aplaude, se grita, toca la se ha hecho un profundo silencio y una orquesta la MarselJesa y la Marcha música ha tocado la Marcha Rea! espa- Real. pañola; luego la Marsellesa. Después el El telón cae pausado, lento, majessilencio ha tornado. Se ha oído de re- tuoso. pente una voz que hablaba sonora y soAZORÍN lemnemente. Pedazos de frases volaban sire, que desde que la gentil y... suculenta Mariani- -perdone usted lo cjrno illo de la calificación, -se ha lanzado por la pasarella y se ha metido In bucea dz. 1 hippo, el teatro está mas animido y, créame us. ted, que muchas abonadas a los sábados blancos son de la misma opinión, y en lugar de las ñoñeces q le se hacen esas noches por lo de! que dirán, preferirían, por su gusto, otras brisas que refrescasen mejor el ambiente de su juventud. -Y este verano, ¿qué será de nosotros sin los tradicionales Jardines del Buen Retiro? ¡Anda! ¡Pues si hay una cosecha de teatros de verano que espanta! Uno en la calle de Sagasta, dirigido por Berges, que se muda de genero por aquello de qué doña Leonor, e r e otro en la Castellana, al lado de A 8 Q, recreo y movimiento para la vecindad; otro en el paseo de Rosales; otro, no sé; la lona va á subir de precio. ¿Y el Lírico? ¡Ah, del Lírico! Se habló de que vendría. la compañía de opereta italiana Marchetti, luego una de ópera; pero, en fin, lo único que se sabe hasta ahora es que se han llevado las butacas, el telón de boca y no sé si el edificio los acreedores. -Recemos un Padrenuestro y mas en él no pen sernos. -Rece usted otro por el Cómico. ¿Pero y los kilos de billetes que tenía el empresario? ¡No se fíe usted del peso nunca, aunque lo den corrido! -A Rosarito Pino saludé ayer, completamente restablecida. -Sí, debutará en la Coruña. ¿Y de Apolo, Zarzuela, Moderno... -Ya echaremos un parranllo. -Conste que e espero á usted; cafe cigarro y algo de chismorreo. -Siempre suyo, FLOR 1 DOR 1 LA GUERRA RUSO- JAPONESA Londres, 31, á las 13 horas. I J i c e n de Tokio que un informe dirigido al M i kado por el almirante Togo confirma que la escuadra japonesa se apoderó el día 27 del actual de un caza- torpedero ruso, á bordo d d cual iban el almirante Rodjestvensky y otro almirante, ambos heridos de gravedad. El número de barcos perdidos por los rusos asciende á 22, quedando todavía desconocidas las pérdidas japonesas. París, 3o, á las 21 horas T e l e g r a m a s de Tokio comunican que los cruce ros japoneses dispersaron el resto de la escuadra rusa encontrada en aguas de China con dirección al Estrecho de Corea. Dos buques rusos que permanecían en parajes ocultos, fueron dispersados. Varis, 31, alas 21 horas. s zgún se dice, el crucero ruso Vidovy, captura do en la noche del 27 en las costas de Corea por el contratorpedero japonés Sazanami, llevaba á bordo al almirante Rodjestvenskí y á otro almirante, heridos gravemente, acompañados del Estado Mayor del buque almirante Príncipe Suvasoff, destruido la noche del 27 también. Varis, 3 i á tas 22 eoras. 1 elegramas de Tokio prosiguen comunicando detalles oficiales de la rendición de la flota rusa. En el momento de tomar Togo las disposiciones necesarias para apoderarse de lo: buques rendidos, divisó en dirección Sudoeste el guardacostas Almirante Huchalioff. Los cruceros japoneses Tvate y Ja umo salieion á perseguirle, y al alcanzarlo le intimaron la rendición, fc comandante del buque ruso se negó, y entonces los cruceros rompieron el fuego, echándole á pique y recogiendo despucs á 3oo hombres de la tripulación. Horas después divisaron al crucero ruso Dtmili t X) ouskoi en dirección Ñor ste. La segunda división de la flotilla de destroyers le pers guió, le ataco durante la noche, y á la mañana siguiente se hallaba encallado en la costa Sudoeste de la isla Urleung, de Corea. Varh, 3 i á las 11 horas. p o r la sala: nous fornicas les vceux... pertneitcz, en fin... MENTÍ DERQ TEATRAL Cuando ha callado esta voz, se ha hecho una larga pausa. Tal vez hablara el Rey. Pero de repente han vuelto á sonsonear estridentes los metales de los valientes clarines; el Rey se ha alejado, l i c h o s o s los ojos, mi noble amigo! ¿Donde a da usted metido? -A la Comedia suelo ir por las noches. -Vamos, sí; siguiendo la pista de lo verde. -Hombre, yo no soy hipócrita; el upudtville me entretiene; las salsas sin un poquito de picante no satisfacen el paladar, y aquí, en secuto le diré p! comandante de! crucero ruso Alniaz telegra fía de Vladívostock al Estado Mayor que el semáforo anunciaba la aproximación de varios cru-