Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NÚJTI. i38 ABC NUESTROS CONCURSOS Alentados por el éxito ciertamente inmenso de nuestro concurso de la Lotería de Navidad que celebramos el año pasado, hemos organizado para este mes otro semejante. Como en aquel, el premio puede ser, si Ja suerte favorece al número del medio billete que hemos adquirido, de dos millones y medio de pesetas, toda vez que al billete entero corresponderían cinco millones El medio billete, cuyo valor es ue 5oo pesetas, le destinamos al lector que se tome la molestia de completar el número del billete origina) pues como verán más adelante, en el facsímil del décimo suprimimos dos de las cinco cifras que contiene. El lector que tenga la fortuna de adivinar las dos cifras que faltan, puede, por consiguiente, si la suerte le favorece luego en el sorteo de la Lotería Nacional, entrar en EL DE NAVIDAD. UN PREMIO DE 2.500.000 PESETAS galar el medio billete á sus lectores, si ninguno de ellos acertase el número, se adjudicará el medio billete- á la persona ó personas que más se hayan aproximado. La persona favorecida por la suerte podrá recoger en esta Administración la parte correspondiente al medio premio, y si son varias la. s perspaas que han. Acercado, Ja parte correspondiente á la fracción que en e reparto del medio billete se las haya adjudicado. Cada lector puede enyiar todas las soluciones que quiera, siempre que ejnp ee par cada ana de ellas el facsímil que publicamos. Advertimos que el sorteo de la Lotería del día 33 consta de 40.000 billetes. posesión de DOS MILLONES Y MEDIO DE P E S E T A S y, á falta de este premio, percibir cualquiera otro de los muchos de que consta el citado sorteo. D E C I M A PARTE DE BILLETE DE DICHO NUMERO T ATtA EL SORTEO QUE SE HA DE CErEBKAH EN MADRID EL DtA VEINTITRÉS DE PIC 1 EMBHE DE MIL NOVÉCIENTOS CUATRO fcUDlH- fcCTOR CONDICIONES DEL CONCURSO i El lector debe llenar con dos cifras los dos huecos que hay en el facsímil del décimo. 2. a La solución, esto es, el número completo, debe enviarse á nuestra Redacción recortando el facsímil que publicamos, y poniendo al pie, en las líneas que se indican, el nombre del remitente, la población y el domicilio. 3. a Las soluciones, tanto de Madrid como de provincias, solo se admitirán hasta las doce de la noche del día 20 de Diciembre. Las que se reciban después de esa hora serán anuladas. 4. a El medio billete de la Lotería estara depositado en nuestra Administración, y el día 21 se procederá á examinar las soluciones recibidas, para ver si alguna ha acertado a designar el número completo del medio billete. 5. 1 El número del billete y el nombre de la persona ó los de las personas que hayan acertado, se publicarán en nuestro numero del día 22. 6. a Siendo la resolución de la empresa de A B C re- LOTBB 1 A NACIONAL SORTEO DE Córtese por las líneas negras, complétese el número con las dos cifras que faltan, llénense ¡as ¡meas en blanco que van mas abajo y envíese por correo (de provincias, como impreso, con franqueo de un cuarto de céntimo) al director de A B C, Serrano, 55. Nombre Señas Población Provincia BIBLIOTECA DE A B C ENTRE I eS PLANETAS -No. ¿Po que no da aviso a su señora? -Eso no me importa. No entiendo de eso. Son cosas de Torno. ¿Y sus motivos? Debe haberlos indicado. -No puedo decir nada. -Kntonces avisaré... -Ruego á usted... -interrumpió Grunthe. -No debe usted hacerlo. Suponga usted que el esté bajo el peso de una culpa, o que á lo menos crea estarlo. Si apareciera ahora, sumiría á su mujer en! a desgracia. O bien que no se atreva á presentarse delante de ella como un proscripto, aunque tenga esperanzas de que la mancha sea borrada dentro de algún tiempo. Suponga usted que esté en espera de noticias. Una revelación fuera de tiempo podría echarlo á perder todo. -En todo caso, nos tendrá usted por aquí mañana por la noche. ¿Podemos pernoctar en el jardín? -preguntó Lá. ¡Natural mente! -Y si ttaemos huéspedes que quisieran hablar con usted, ¿podríamos avisarle nuestra llegada? -En la puerta que conduce del jardín á la casa hay una campanilla. Si está clara la noche, trabajaremos probablemente. -Se hará claridad, -dijo Lá dándole la mano á Grunthe, que la tomó y hasta apretó un poco. Después salió con paso firme. Lü le siguió con la vista. -Me temo- -bromeaba Sé- -que á éste le has conquistado también. Casi te ha estrechado la mano. -Sí- -contestó La, -se ha enmendado. Pero, en serio, es uno de los hombres que merecen haber nacido en el Nú. ¡Ay, Sé, si quisiera Dios que mañana nos viéramos todos reunidos aquí! -Déjanos esperar y descansar. Nos espera un día pesado. -Sólo quiero hablar con el capitán, para salir una hora antes que el sol. Las escotillas se cerraron y se apagaron las luces. El barco yacía en la obscuridad oculto entre los altos árboles del parque. Al Norte se veía de vez en cuando el resplandor de un lejano relámpago, y al Sur, brillando más que el resto de las estrellas, caminaba Marte con su tranquila luz rojiza. -En ese caso no hubiera venido i Friedan, donde todos Je conocen. Habían llegado á la puerta del observatorio, iluminada con un foco eléctrico. Llamaron. Grunthe estaba cenando con Torm, que acababa de regresar de su paseo, cuando le anunciaron la visita de dos señoras. ¿Qué ocurre? -preguntó Grunthe. -Dos señoras de Marte, -tartamudeó el criado al presentar á Grunthe, con sumo respeto, una pequeña y elegante tarjeta, Grunthe dijo al criado: -Que tengan la bondad de pasar á la biblioteca. -Es Lá y Sé- -dijo á Torm; -las dos numes que cuidaron de Saltner y de mí después de la caída. Les estoy muy agradecido; tengo que recibirlas. ¿Quiere usted acompañarme? -Tendría gran interés n eJlo, Lá fue muy amable con mi mujer durante su permanencia en Marte. Pero también es amiga de Eli. Nadie sabe lo que puede traerlas acá. Oiga usted primero lo que desean. Grunthe entró en la biblioteca, haciendo lo posible por poner una cara amable; hasta una sonrisa pareció querer asomar á sus labios. Lá y Sé le ahorraron el trabajo de darles la mano; le saludaron al estilo marciano. Pronto se entabló una viva conversación, y breves preguntas y contestaciones se cruzaron entre ellos. Grunthe líjuiso hablar detalladamente de los resultados científicos que obtuvo con auxilio délas noticias que Lá e mandara desde Marte; pero Lá no hizo caso y preguntó directamente por Saltner, diciendo: -Participaré á usted lo que sabemos. Está en peligro, le buscan con barcos aéreos y será hecho prisionero. Pero yo estoy convencida de su inocencia. Grunthe se puso muy serio. t- -Para los amigos de Saltner- -ttijo- -es una alegría oir estas palabras. Sé que EU también le ayudaría con gusto si le estuviera permitido. Por desgracia, la convicción de usted, aunque más tarde la comparta el tribunal, lo que dudo muchísimo, no le servirá á Saltner de nada. Debo confesar que su situación es desesperada. Mañana mismo puede suceder la desgracia. ¿Mañana? -interrumpió Lá asustada. ¿Puede usted decirme en qué sitio se halla Saltner? -De fijo, lo saben únicamente unos cuantos. En los montes que bajan al Sur del valle del Etch, más arriba de Bozen, cerca del