Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 um. i 3 b ABC ¿J A B J J a, ¿su- MÉ ú ñt ñ. A i Jm 1 P g. 3 Ya en el siglo xv, según el privilegio que don J a II. otorgó á los Gafos de Madrid, describíase la antigua e limpia nosb eza de estos, describiéndose su escudo de armas en un grosero dibujo, cuyo facsímil reproducimos fielmente. 1 1 ur itutrc- pía tu tj im la cíniít tfc rmft una mn X Ü h mf ij efoga. da- rá fVt vix lv afh h Más adelante, y cuando esta villa se resistió á reconocer como reina á doña Isabel I, proclamada en Segovia, la familia de Gato era tan poderosa, que los principales oficios de alta y baja justicia estaban vinculados en sus descendientes, teniendo Ansí mesmo- -dice Hurtado- -muchos dineros y heredamientos, siendo tan noble, que como talla fizo el mesmo Sr. J ey D. Alfonso VJ, conquistado! de Magerit... F. W, L 1 f f CASA DE LUJO DE I 6 PISOS RECIENTEMENTE CONSTRUÍDA CERCA DEL PARQUE CENTRAL, EN NUEVA YORK Fots Rabasa y Sánchez INUNDACIÓN DE ALC 1 RA os ult ¡nos tempotal s han tenido como consecuencia la inundación de vanas poblaciones d e Levante, entre ellas Alcira, do uk J rio Ju ar e d- bbordo, invadiendo las calles de la ciudad y líegando las aguas hasta la vía férrea, en la estación d J N) rtt Lo danob c u s u i i s por la m d a han sido giand s peí o afortunadamente no ha habido desgracias personales L INUNDA ION EN AIC 1 RA FRENTE A L P U E N T E D E SAN B E R N A R D O Fot Hernández URIOS 1 DADES MADRILEÑAS. EL GATO DE MADRID Mucho se ha escrito sobre el origen de este calificativo aplicado á los hijos de la Villa y Corte, mas poco o nada se ha probado en aras de la verdad histórica. Cronistas tan ilustres como Quin- tana y Zapata están conformes en que Gato, lejos de ser un picaresco mote demostrativo del gracejo y truhanería matritense, es tronco de una de las noblezas mas antiguas de Madrid, pudiendo sólo competir con su abolengo el de la legendaria y nobilísima de Vargas. Vino entre los conquistadores el que después se llamó Gato, y que, según Quintana, fue oriundo de tierra de Segovia. Sucedió- -escribe el cronista- -que cercado Madrid, D. Alfonso VI estableció su campo en los Montes de Leganitos, abruptos lugares donde se criaban muchas alimañas y abundantes osos, de cuyo recuerdo tomó luego sus armas la villa. El grueso del ejército dirigía sus ataques á la Puerta de Guadal ajara, por estar á poca altura y tener un amplio valle enfrente, ocupado hoy por Jas calles del Arenal, Cuesta de Santo Domingo y Plaza de la Encarnación, etc. pero muchos grupos de atrevidos sitiadores hostilizaban á los moros por el recinto, que entonces era verdaderamente inexpugnable. Uno de estos grupos- -del que formaba parte como ballestero el valiente segoviano- -llegó al pie del forrísimo postigo de la Vega, en el sitio donde no há muchos días se ha restaurado la imagen de la Santa Patrona de Madrid, la Virgen de la Almudena, y notando la escasa vigilancia en aquellos lugares, propuso á sus compañeros el escalar el muro. Riéronse éstos, y entonces el audaz soldado díjoles que él les proporcionaría escala si le juraban subir por ella. Diéronle por loco, mas el segoviano, pidiendo dos dagas, clavó primero la suya en una junta de los sillares del muro, y haciendo lo mismo con las otras, fue trepando por toda su altura con tanta agilidad y ligereza, que sus compañeros gritaron admirados: jEs un gato! Saltó el héroe la muralla, y matando á un centinela que guardaba la escala del segundo muro, donde se asentaba el castillo ó alcázar de la villa, lanzóla á sus compañeros, los que subiendo precipitadamente se apoderaron del Postigo de la Vega. Premió tan valerosa hazaña D. Alfonso VI dando al ballestero segoviano nobleza y buen heredamiento. Tomó aquél en recuerdo de la hazaña el nombre de Gato, siendo el ilustre tronco de la noble familia madrileña de este nombre, y cuyas armas primitivas fueron: en campo de azur una muralla almenada, toda de plata, con cruz de oro y espada al natural, según dejamos ya copiado, y escudo originario del primer gato de Madrid, bien ajeno, por cierto, de que iba á ser el genérico de los hijos de la Villa y Corte y á matizar la sal y rompe y rasga de las hembras ó gatas madrileñas. M. SALETA LAC