Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
urn. i35 ABC ATROPELLO DE UN TRANVÍA Y M O T Í N POPULAR. Pág. 5 í- n la tarde d e l sábado un tranvía d e los llam- dos cangrejos atropello- -en la Ronda d e a -i- -T o l e d o de esta Corte á un niño d e siete a ñ s l l d F i co O i diédl produciéndole Toledo d e esta C o r t e á un niño de siete años llamado Francisco Ossorio, produciéndole tan graves heridas, que la infeliz criatura falleció TM hospital, adonde fuá conducido. El raves heridas, oue la ¡nfrli criatura h Wr h en el l n inl A A. t, i A. A IÍI pueblo, q u e presenció la terrible escena, quiso hacerse justicia p o r su mano y a p e d r e ó p r i l l d ól mero al tranvía y después le prendió fuego, valiéndose de petróleo que algunas personas llevaron de las tiendas del barrioj Él tumulto llegó á tomar proporciones alarmantes) siendo precisa la presencia áz la Guardia civil que cargó sobre la multitud, originándose la consíguíente confusión con carreras, caídas y sustos. Hubo dos guardias heridos de pedradas. -El vehículo quedó destrozado. El conductor del tranvía ingresó en la caree) á disposición del juzgado. El entierro del n ño sé v. fificó anteayer sirt incidente alg iri. d. EL TRANVÍA QUE ATROPELLO AL NIÑO OSSORIO, Kot. Alonso TAL COMO QUEDÓ DESPUÉS DE APEDREADO É INCENDIADO POR EL PUEBLO EL ENTIERRO DEL NIÑO FRANCISCO OSSORIO, MUERTO POR UN TRANVÍA, PASANDO POR EL PUENTE Fot Asenjo DE TOLEDO LOS TEATROS. ESTRENO DE EL AMOR QUE PASA EN LARA os hermanos Quintero han obtenido un nuevo, grande é indiscutible triunfo teatral. Su comedia El amor que pasa, estrenada en Lara, ha logrado un éxito tan ruidoso como merecido. La comedia es de lo más delicado y gracioso que se ha puesto en escena desde hace años. El asunto es sencillo: en Arenales del Río, un modesto pueblo andaluz, las muchacha se aburren soberanamente porque los muchachos no se ocupan más que de emborracharse y diverfirse por su cuenta. Llega accidentalmente un joven serio, correcto y galante, y las solIr 1 1 teras se pirran por él. El forastero no cae en la red... al menos por ahora, y se marcha, dejando á las muchachas con quienes habló sumidas en la tristeza, sin más emoción que la del amor que pasa. Gon poco asunto han hecho los Srjs. Quintero una obra llena de delicadeza y de gracia, proclamando una vez más su inagotable ingenio y su dominio del teatro. La interpretación de la comedia ha sido irreprochable por los artistas de Lara, distinguiéndose especialmente las señoras Valverde, Ruiz y Rodríguez, y los Sres. Rubio, Calle y Barraicoa. UNA ESCENA DEL SEGUNDO ACTO DE EL AMOR QUE PASA EN EL PINAR DE MAMÁ DOLORES Y D RUFINO PENÚLTIMA ESCENA DE E L AMOR QUE PASA LA DESPEDIDA. I Ots. Muñoz de Baena SOCORRITO (Sra. J uiz) ALVARO (Sr. Calle) MAMÁ DOLORES (Sra. Valverde) SOCORRITO (Sra. J uiz) CLOTILDE (Sria. Domus) D RUFINO (Sr. Jtybio) JUANITA (Sría. Rodríguez) ISABEL (Srfa. Blanco) E L TONTO MEDINA Sr. Barraicoa) ANDREA (Sra. Belirán) zuela La casita blanca, letra de Thous, huevo en esta plaza, v que, á juzgar por su primera obra, no trae ni con mucho los papeles mojados, y conoce, como el clásico, de Pamplona la alegre trompetería... Pepe Serrano sigue- ¡Amigo, el jueves pasado bien aprovechamos el día! Vermoulb en el Español, l a estirpe de Júpiter; co- con envidiables aciertos: orquesta con irreprochable buen gusto, ha penetrado en la entraña de la música, y ya le mida de príncipes en Lara, Amor que pasa. son familiares todas sus fprmulas. de expresión. -Yo vi la primera. -Pues muy de veras mefeiicito. Así que la Zarzuela... ¿Y qué? -Un formidable negocio. ¡Flaco servicio le ha hecho Linares á Maura! ¡Se- -Vea usted; y cuando se inauguró la temporada, no acabó el hombre de las frases y las agudezas! Para unas y otras, véase La estirpe de Júpiter, dirigirse á Linares As- había quien la diese ni dos meses de vida. ¡Cosas de ¡a vida! Como sé dice en los duelos, por tray, proveedor de la aita sociedad. decir algo, ¡no somos nada, amigo mío! ¿Pero la comedia, la médula? -Pues á Eslava, el cambio de aires también le ha- -Carece, como en algunos vocativos. sentado muy bien. -Pues entonces yo fui más afortunado, porque Amor- ¡Menuda Mascota tienen detrás dé la cortina! ¡Ya que pasa es una deliciosa comedia que produjo en mi áni- mo tal sensación de vida, de ambiente, que si fuera po- verá usted, ya! sible asomarla al espejo de la realidad, no cabe duda que- -Y de novedades, ¿podemos anunciar algo al respetase reflejaría con iguales líneas, con identidad de expre- ble público? sión y gesto. ¡Ya lú creo! todo un programa sugestivo, dislocante y. muy reconstituyente. Sencillamente, que Madrid se- -Según eso... -Según eso, le declaro que fue uno de los éxitos más va á colocar á la altura de los grandes pueblos, de las. más refinadas civilizaciones. ¿Qué se cree usted, que grandes y merecidos que los hermanos Quintero han todo iba á ser Maura y Sánchez á tronco? Ya sabe usted disfrutado en el teatro. A de Amor que pasa siguió en la inmediata noche el de Pepe Serrano con su nueva zar- aquello de ¡Lisardo, en el mundo hay más! ENT 1 DERO TEATRAL. DIALOGUEMOS -Sí, hombre, sí; pero vamos, ¿qué es ello? -Primera parte: en los días 8 y 9 de Diciembre, dará el gran trágico francés Monnet Sully dos representaciones extraordinarias en la Princesa, interpretando Edipo T ey y fíamlet. ¡Pardiez! -Segunda parte: el poderoso y soberano violinista húngaro Kubelik, ídolo délos públicos actualmente, dará, acompañado por una célebre pianista, tres conciertos en el teatro Real, en Diciembre, antes de partir para NewYork, donde va contratado por sesenta conciertos en la fríolerílla de un millón de francos. Como usted ve, se trata de un rascatripas vulgarcillo. Después, sin duda para quitarnos el mal gusto de boca, al mismo teatro de la Opera vienen la gran Sociedad de conciertos Lamoureux, y luego la inolvidable Filarmónica de Berlín, que, como usted sabe, nó conoce rival. Después se habla de una nueva tournée de Frégoli con grandes novedades, de una compañía de... pero no, todo lo demás se irá diciendo oportunamento, á su tiempo. -Me deja usted absolutamente asombrado. Pero ¿quién ha traíclo esas admirables gallinas artísticas? ¡Hombre, quién ha de ser Juanito Ra io, el único proveedor del real gusto, del arte europeo. FLORJDOR