Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. j 34 temo que lleguen á hundirse, y entonces veréis, lectores, cómo les toca reírse á los peces de colores. USD Publicamos el retrato del Sr. Pavón, hombre que lleva muchos años ejerciendo su cargo en esta Corte y ha producido más de 734.000 vi ctfmas. Viendo á Pavón con su traje en e ¡Heraldo del jueves, me preguntó Luis Aceves: ¿Quién es este personaje? ¿Tenorio? ¿Nerón? ¿El Cid? -Y le dije: -No, señor; éste es el degollador de los cerdos de Madrid. ABC Pág. 7 LOS PROYECTOS DE CASA DE CORREOS Y TELÉGRAFOS g- n el Concurso abierto por el Estado para la construcción de una casa de Correos y Telégrafos en el sitio que ocupan actualmente los Jardines del Buen Retiro, se han presentado tres proyectos: uno de los Sres. Palacios y Otamendi, otro de los Sres. Montesinos y López Blanco, y otro de los Sres. Carrasco y Saldaña. El de los Sres. Palacios y Otamendi tiene un presupuesto de 4.499.906,99 pesetas, y exige para su construcción un tiempo mínimo de cuatro años. Tizne, todos los servicios públicos reunidos en la planta baja, bajo una rotonda, y aparte reunidos también los de ambulancia y cartería. El presupuesto del de los Sres. Montesinos y López Blanco es de 4.736.111 pesetas, prevaleciendo en el proyecto el sistema americano, sin patios; pero con ventiladores y abundante luz eléctrica. Él de los Sres. Carrasco y Saldaña asciende á 5.152.477,91; se atiende á los servicios de ambulancias y cartería, y los públicos van en el trozo de edificio correspondiente á la calle de Alarcón. SUS De varios periódicos populares: El viernes quedaron rotas las negociaciones para solucionar la enojosa huelga de Jos canteros. Dos, al parecer toreros, decían al otro día que les perjudicaría la huelga de los canteros. ¿Sois canteros? -al instante les pregunté. Y el mayor me respondió: -Sí, señor; nos dedicamos al cante. JUAN P É R E Z ZUÑ 1 GA DON PEDRO DELGADO I p n Sevilla ha muerto en un hospital el que. fue popularísi mo actor, D. Pedro Delgado. Como otros muchos artistas de nombre, ha muerto en la mayor miseria, de la que era víctima hace ya muchos años. El Conde de Romanones, siendo ministro de Instrucción Pública, quiso traerle al Conservatorio, pero tan loable propósito no pudo realizarse por enfermedad del artista. Ha sido sepultado de limosna, y á su entierro han asistido doce personas. ¡Descanse en paz el ilustre y desgraciado actor! PROYECTO DE LOS SRES. PALACIOS Y OTAMENDI PROYECTO DE LOS SRES. MONTESINOS Y LÓPEZ BLANCO D. PEDRO DELGADO, POPULAR ACTOR, MUERTO EN SEVILLA Fot Viuda de Aninira y Fernández YER Y HOY. LA TABERNA Y EL CAFÉ Ha ido acortándose la distancia que separaba al café de la taberna, y uno y otra han seguido su evolución progresiva en tales términos, que ni el café ni la taberna de hoy son los mismos de ayer. El café, punto de reunión de la clase media antes, hoy se ve concurrido por la clase popular; la taberna, antes centro exclusivo de la clase trabajadora y maleante, hoy es frecuentada por ciertos señoritos que se acomodan sin violencia al ambiente del establecimiento. Ayer el café era sólo café; luego se convirtió en caférestaurani; la taberna de hoy no es sólo despacho de vinos, sino comedor, colmado. Y del mismo modo que se han ido aproximando por la mejora del decorado y la multiplicación de su servicio, te han acercado también por la clase de concurrentes. Claro es que hay cafés, como hay tabernas, que conservan su carácter típico de ayer; pero ya empieza á verse público muy parecido en una y otra clase de establecimientos. Ni ciertos señoritos desdeñan la taberna, ni muchos obreros rechazan el café. Esto acusa un cambio de costumbres que nadie puede decir si subsistirá ó será poco duradero, por lo menos en 1o queá los señoritos de taberna atañe. Cuanto á los obreros que concurren al café, puede afirmarse que están en su elemento, sólo que éstos obreros son casi exclusivamente de ciertas artes y (1) Este artículo es uno de los últimos que escribió su autor, muerto, como es sabido, recientemente en Madrid. PROYECTO DE LOS SRES. CARRASCO Y; SALDAÑA Fot? Asenjo oficios. Y si no es extensivo á todos, débese esto a l a mayor ó menor cuantía de los jornales. H o y como ayer, y mañana como hoy, la taberna se verá concurrida. El obrero, por escaso que sea él jornal que gane, necesita expansión, esparcimiento, trato y vida social: si los medios de que dispone se lo permitieran, abandonaría la taberna para concurrir al café. Pero el café requiere algo que cohibe á muchos: lo que pudiéramos llamar cuestión de indumentaria. La blusa autoriza para toda clase de expansiones y de maneras que sólo son lícitas en la taberna, y como no todos los obreros pueden abandonar la blusa, de aquí el que no abandonen tampoco la taberna, lugar propio y adecuado para las expansiones. Antes- -se decía- -diferenciábanse el café y la taberna porque del primero brotaban chispas de ingenio culto, en tanto que de la segunda sólo salían chispas. con honores de ascuas, siempre repugnantes y soeces. H o y en todas partes cuecen habas. Y esto es porque del mismo modo que han cambiado de aspecto el café y la taberna en cuanto á decoración, alumbrado y expendición de artículos, así han cambiado también las maneras de los concurrentes. P o r regla general se nota algo de mejoramiento en las costumbres de los parroquianos. Desde el- café donde p o r doce cuartos se servía buen género en mayor cantidad que hoy y seíegalaba pilonr citos de azúcar con el vértice de color de rosa, hasta el café de hoy, hay tanta distancia como la que diferencia la taberna mal alumbrada, sucia y maloliente de ayer, á la tienda bien decorada, limpia y alegre de hoy. En una y otra clase de establecimientos se nota el mejoramiento y el progreso. Sin perjuicio de que, como excepción, subsistan aún cafetines como las antiguas tabernas, y tabernas inmundas, marco apropiado á los cuadros que, en ellas se ofrecen. Pero son excepciones. Como centros de esparcimiento considerados, siempre existirá un distintivo entre los establecimientos de una y de otra clase, como existe entre sus concurrentes. Lo que hay que lamentar en cafés y tabernas es que los precios de sus artículos suben y la calidad de éstos baja, nota que, por tratarse de esta clase de establecimientos, hace echar chispas. PEDRO J. S O L A S