Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
g- 4 Núm. i 3 i LA MUERTE DE S. A- R LA PRINCESA DE ASTURIAS j g) lunes dejó de existir, tras de rápida enfermedad, S. A. R. la Serenísima señora dona Mana de las Mercedes, Princesa de Asturiasj En plena juventud, en plena rehadad la muerte ha arrebatado la vida de la bella Princesa al amor délos suyos y al carino del pueblo español. Del duelo que aflige á Ja Real familia participa España entera, que admirábalos sentimientos nobles y las virtudes de la ilustre finada A ese duelo legítimo nos asociamos de todo corazón, pidiendo á Dios mitigue la profunda pena que ha turbado la tranquilidad y la ventura de que se disfrutaba eri la mansión de nuestros Reyes. ASPECTO DE LOS ALREDEDORES DE PALACIO EN LA TARDF DEL MARTES, AL PERMITIRSE LA ENTRADA DEL PUBLICO EN LA C. LA CAPILLA Fot. Asenjo i. í- íSaA aíamt w iEsatfj. i! h K tt tí i- Ai- S I LA PRESIDENCIA DEL DUELO EN EL ENTJERRO LA CARROZA FÚNEBRE DESFILANDO POR LA CALLE DE BAILEN Fots, itafilicüo En todas partes la noticia del inesperado fallecimiento produjo general consternación, y las manifestaciones de pésame han sido unánimes. El cadáver se expuso al público en la capilla del Real Palacio el martes por la tarde. T o d o Madrid acudió al Real Alcázar, pero la imprevisión de las autoridades hizo que, por la Eglomeración de gente, se originasen serios tumultos, resultando contusos y heridos. La conducción del cadáver al Escorial, donde el cuerpo de la Princesa ha tenido sepultura, se verificó ayer por la mañana y el triste acto constituyó una verdadera manifestación de duelo de! vecindario de Madrid y del de aquella localidad. Los restos de la infortunada Princesa, después de pasar el t ¡rapo reglamentario en el pudridero, pasaran á ocupar un sitio en el Pant. ón de Infantes. ¡D e s c a n s e en paz la nobilísima hija m a y o r de D. Alfonso y halle en el cieio la dicha eterna que merece por las bondades que su alma atesoraba! V A í 3 -im, f EN LA ESTACIÓN DEL NORTE DE MADRID, MOMENTOS ANTES DE PARTIR EL TREN CONDUCIENDO EL CADÁVER Fot. Alonsp