Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Nfúra. i 27 EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE SAN LUIS 1 -v? f v V. Vi VISTA GENERAL DEL PALACIO DE FIESTAS Y LA COLUMNATA DE LOS ESTADOS UNIDOS For Barrow BIBLIOGRAFÍA Ó LAB. TRAGEDIA Y CANTO DEL TERROR, POR TAMAYO ZAMORA, CATEDRÁTICO. MADRID. M P DE LOS HIJOS DE M G. HERNÁNDEZ, J 904. UN FOLLETO EN 8, DE 24 PAGINAS. SIN PRECIO. En veinte páginas de texto, breves, precisas, apodícticas, cortantes como una navaja de afeitar, el docto catedrático D. Braulio Tamayo y Zamora destruye una leyenda de siglos. Usted, lector, ha estudiado Retórica, y por mal que se la hayan enseñado, ante los ojos de usted pasó á los trece ó á! ps catorce años la leyenda que el erudito profesor Tamayo hace añicos. Se trata nada menps que de un asunto que inspiró á nuestro amigo el pobre Nietasche una de sus más profundas é inquietantes obras: El crieen de la tragedia. o o Usted recordará el cuadro que, bien ó mal, le trazó con este asunto su profesor de Retórica, y usted acertó á ver en e) cuadro algo que le impresionó hondamente... Fue allá, en los tiempos de oro de la amada Grecia, cuando la taza divinamente forjada del Mar Egeo y de! Mar Jónico recibía en sus aguas torrentes de ideas y de pasiones fuertes, grandes, primitivas, que llegaban del Oriente misterioso: las que al aposarse en aquel mar cuyas islas cantaron los himnos más hermosos que la humanidad ha oído, se trocaron en las rnadres fecundas de nuestras actuales ideas y de nuestras presentes pasiones. En aquel tiempo, ¿era durante las fiestas de la vendimia ó durante los holgorios de la vinificación, a) abrir las canillas de las tinajas y soltar el chorro fresco del vino nuevo retozante y agridulce? No se. sabe; pero fuera entre las alegrías del otoño ó entre las embriagueces de la primavera- -decía la tradición, aquel dios que vino de la India ó de Persia ó del Irán á implantar un culto que ame- naza ser eterno, aquel Dionisos á quien los latinos llamaron Baco, era celebrado, ensalzado y glorificado por coros jocundos de lascivas mozuelas y de alocados mozos, cubiertas las carnes con pieles de cabra ó con joyantes túnicas... Al pie del ara donde el dios sonreía benévolo, se sacrificaba un tragos, ó sea un macho cabrío, y mientras la sangre del degollado animal corría sobre las brasas, cantaba un coreuta las hazañas y aventuras de Dionisos, bailaban las bacantes, gritaban desenfrenados los ebrios danzarines... Esto- -nos decía el profesor de Retórica, -esto fue el origen de la tragedia. Tragodia, de tragos, macho cabrío, y ode, canto, es lo mismo que canto del macho cabrío. Francamente, los chicos suelen creérselo todo, pero la verdad es que muchas veces usted y yo hemos pensado que no veíamos la relación ni la congruencia de tan bonito cuadro ni del tan repetido macho cabrío con la tragedia; mas no importándonos mucho, lo dejábamos correr á VERANEO DE MONSEÑOR MERRY DEL VAL ií 1 l í h t I i, i i fc j 1 i i j j -rjfr. 4 BL CARDENAL MERIÍY QEL VAL PASEANDO POR LAS CERCANÍAS DE CASTEL- QANDOLFO MONSENOK MERRY DEL VAL EN EL TREN l üts. Simboli