Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 8 ABC N ú m i 2 Ó man doce) no ha sido agraciado en el sorteo correspondiente al io del actual, pero en cambio T R E I N T A de nuestros lectores lo han acertado, y alcanzado, por tanto, el premio de veinticinco pesetas ofrecido. Suplicamos á los que se crean con derecho al citado premio de veinticinco pesetas se dirijan á nuestra Administración acreditando su personalidad, y les será entregada ó remitida la mencionada suma. ACTRICES DEL TEATRO DE LA PRINCESA EL DOCTOR LUQUE VIRGINIA FÁBREGAS ANA FERR J N PROGRESO EVIDENTE EN LA ALIMENTACIÓN DE LOS NIÑOS Aunque interesa muchísimo á toda clase de personas cono cer las cuestiones que ligeramente vamos á tratar, nos dirigí mos principalmente a tas madres, porque tratándose de b salud y robustez de los niños, es á ellas á las que más importa enterarse bien de lo que vamos á decir. Para alimentar á los niños no hay nada comparable á la leche de su madre. Esta verdad está reconocida por todos: médicos y profanos. Ahora bien: por una infinidad de circunstancias cuyo estudio no es de este lugar, la leche de las madres no siempre es todo lo abundante y nutritiva que fuera necesario para criar un niño robusto y sano, y entonces se impone la necesidad de que la madre ceda su hermoso puesto á una nodriza ó tenga que ayudarse como vulgarmente se dice. Esta ayuda la buscan las madres en el biberón ó en las sopas. El biberón, aparte de que la leche de cabra ó la de vaca no tiene la misma composición ni las mismas cantidades en sus principios constituyentes que la de la mujer, necesita irn cuidado y un esmero tan exagerado en su limpieza y su preparación, que cualquier descuido puede acarrear fatales consecuencias. Las sopas casí nunca producen el efecto apetecido, pues sí son espesas, á base de leche, con sémola ó harinas, resultan de difícil digestión y producen esos empachos tan frecuentes en los niños y que tantísimas y tan graves enfermedades traen consigo; y si son ligeras, de las llamadas vulgarmente de cebolla ó de gato, como carecen de principios verdaderamente nutritivos y necesarios para el continuo crecimiento y desarrollo de los niños, no sirven más que para echarles á perder el estómago y para que se crien linfáticos y raquíticos. Se necesita, pues, una substancia que reúna en sí todos los principios necesarios al buen desarrollo y robustez de lo? diversos órganos y sistemas del cuerpo de los pequeños, y que al mismo tiempo sea tan fácilmente digerible y asimilable como la leche materna, evitando el peligro de empachos e indigestiones. Esta substancia se ha encontrado: es la Harina Fosfatada Theobromina Luque. Tras de muchos afanes y desvelos, y después de prolijos y concienzudos estudios, el doctor A. de Luque, de jerez de la Frontera, inventó el admirable producto que lleva su nombr? en el cual ha conseguido reunir todos los principios necesarios para una nutrición perfecta. Por esto la Theobromína Luque representa un progreso evidente, y no sólo se recomienda á las madres para que nutran con ella á sus pequeñuelos, ya durante la lactancia sí ellas no tienen leche sana y abundante, ya al despecharlos, sino que su consumo es de verdadera necesidad para todas las mujeres cuando están criando, y aun antes, en el largo, difícil y penoso período del embarazo, en que tienen que reponer las grandes pérdidas que su organismo experimenta con un alimento sano muy nutritivo y ligero á la vez. Por las mismas razones anteriormente expuestas, deben alimentarse con la mencionada Harina Fosfatada cuantas personas estén débiles y necesiten reponerse pronta y completamente. Lo que antecede no solamente lo decimos nosotros, sino que eminencias médicas de todas partes lo confirman y multitud de hechos prácticos lo demuestran. La Theobromina tuque, por los elementos de nutrición que contiene, es la Harina alimenticia más racional de todos sur similares. Las harinas, como asimismo las féculas que entran en s i composición, están transformadas y esterilizadas por medio deí calor en productos solubles y de fácil digestión. Con su uso se adquieren carnes apretadas, fuerza muscular y desarrollo completo deJ organismo, y creemos de nuestro deber recomendarla á nuestras lectoras, señalándola como 1 Í mejor harina alimenticia. DR. SAINT) ESTÍ- BAN- EL DESCANSO DOMINICAL L QUE NO I R B A ARON EL DOMINGO. V E R D U L E R A S R E C O G I E N D O LOS P U E S T O ol Ruíhpi i, LAS QUE TRABAJARON EL DOMINGO. SEÑORAS CALVÓ, SALVADOR, ANDRÉS Y CORO, REPRESENTANDO EL REY DEL VALOR EN ESLAVA l- ot. Ascnjo viento y marea, sin tener para nada en cuenta las circunstancias y condiciones especialísimas en que se desenvuelve de ordinario la actividad española, el Gobierno de! Sr. Maura ha comenzado á imponer á todos los ciudadanos de esta constitucional nación el deber dz. que descansen los domingos. Nadie más partidario del descanso que nosotros, pero tampoco nadie más enemigo de que se ataque á la libertad de. trabajo, de comercio y de industria en forma tan desatentada, imprevisora é injusta como se ha hecho de la noche á la mañana, y sin que á la implantación de tan trascendental y perturbadora reforma precediese ni la existencia de costumbres anteriores, que son la única base firme de toda ley, ni tampoco el clamoreo unánime de ia opinión, ya por parte de los dueños y directores de industrias y trabajos, ya por parte de los obreros mismos. Por desgracia, hemos de confesar que en la hora presente no es nuestro país comparable con la Gran Breta- ña ó con los Estados Unidos, donde el descanso dominical se impone por el mismo exuberante exceso de trabajo que abruma á todo el mundo en los otros seis días de ta semana; por desdicha, en España, antes que imponer la ley del descanso dominical, debió existir la costumbre del trabajo semanal, y el que haya alguna clase tan respetable como la de los dependientes de comercio á la cual sea justo conceder ese descanso, no es motivo serio para suspender la vida de todos los trabajos é industrias. Por otra parte, aún sería tolerable la ley si en su aplicación hubiera habido, ó una absoluta rigidez igualitaria, ó una racional y discreta flexibilidad. Lejos de esto, parece que se ha procedido á ciegas en la redacción de los bandos y reglamentos; las excepciones en ellos consignadas constituyen la más monstruosa y ridicula desigualdad. En la tarde y noche del domingo, todos los ciudadanos hemos comido el pan duro, pero en cambio hemos podido pasearnos en coche de alquiler, pues holgaban los panaderos y trabajaban los cocheros, cuya función social es un poco menos necesaria que la de aquéllos. En el mismo día, las pobres verduleras que recorren todo Madrid para obtener una mísera ganancia, dejaron de vender á las once de la mañana, y en cambio Jas actrices y coristas de todos los teatros trabajaron farde y noche. ¿No es esto ameno y divertido, por lo menos? Para terminar estos comentarios, harían falta unos couplets. NUESTROS CONCURSOS Cerrado el plazo de admisión de boletines el día o del corriente y verificado el recuento de los mismos, resulta que hemos recibido 39.586 soluciones. Nuestro número, el 13.431 ícuvas cifras su-