Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 126 ABC Pág. 5 En el Palacio de Justicia 1 A APERTURA DE APERTURA DE Las Placidas ga! eTMs- loS tranquilos y callados apoPRÓXIMO CUA- sentos y la soledad de los cuadrados patíos de la manTRIMESTRE sión que se c o n s t r u y e r a merced á la piedad de la ilustre señora que se llamó doña Barbara de Braganza, tornan á perder desde hoy, desde la apertura de los Tribunales, la austeridad y el reposo que parece serles propio, el silencio y el alejamiento de! mundo exterior para que fuera edificada tan grandiosa construcción. Visitando este mitad palacio, mitad monasterio, durante las vacaciones, revivía el recuerdo de la vida contemplativa que allí se hacía. Con la apertura de Tribunales se remoza el recuerdo de los delitos relatados por los periódicos con exuberancia de colores. Renace la agitación, el movimiento y el incesante bullicio en el severo Palacio. Por sus sala y sus interminables galerías discurren magistrados venerables, encanecidos en la administración de justicia- abogados que llegaron ya á la cúspide de la nombradla; otros- -los mas- -jóvenes ganosos de conquistar un puesto preeminente en el foro, luchando con las armas de la inteligencia, que no se ha de dejar ei puesto al favor, á la intriga, al valimiento ni á la herencia; escribanos, relatores, notarios, alguaciles, litigantes, avispados jovencillos, escribientes notificantes, animosos luchado res por el pan y por ¡a carrera; hombres y mujeres, gentes lugareñas, avisadas y ladinas en su mayoría, que vienen en calidad de testigos á declarar en los procesos; jurados con aires de contrariedad mal disimulada, que esperan en grupo á la puerta de la sección á que los llamen para el sorteo, y, por último, la masa abigarrada del público que, IMAGEN DE CHISTO, QUE SE hurtándose cuando puede HALLABA EN LA CÁRCEL VIEJA al imperativo ¡No se puede pasar por ahí! de hujieres y porteros, se confunde con administradores y administrados de la justicia. Ese público que siempre es e ¡mismo, sin renovarse jamis como no sea por defunción, es el que asiste á la vista de todos los procesos que se celebran. Es el que así que oye la fuerte voz de ¡Audiencia pública! que da el hujier, transmitiendo el mandato del presidente, se arremolina, se estruja y se lanza con arresto propio de más alto empeño contra la puerta de entrada, toma por asalto los bancos y atisba sin reposo para tratar de ver mejor á los acusados. A ese público, semejante en su mayoría a! del circo romano, que gozaba con el estertor de las víctimas desgarradas por las fieras, le era cosa fácil- y de ello se aprovechaba siempre- -ver á los procesados á través de la celosía en el cuarto que para albergarlos estaba dispuesto en la galería baja. Ahora les es imposible satisfacer su malsana curiosidad. Las prisiones están hoy instaladas en unos sótanos inmediatos á la sala de la Sección tercera. No reúnen muy buenas condiciones, pero tienen, sí, la ventaja de que los detenidos allí no sufren las preguntas impertinentes de los excesivamente curiosos, ni sus miradas escudriñadoras más impertinentes aún. A ese público se mezclan en ocasiones extraordinarias mujeres h e r m o s a s prendidas y tocadas con lujo. Recorriendo el viejísimo UNO DE LOS NUEVOS CUARTOS Palacio, se hallan en él vesPARA LOS PRESOS tígios de muchas cosas pa- i- T o m i r v P C EL TRIBUNALES. c i SALA DE PROCURADORES, INSTALADA EN UNO DE IOS PATIOS CUBIERTOS DE LA AUDIENCIA Cristo de Ixmiquilpan, pidiendo á Dios por la Exaltación de nuestra Santa Fe Católica, extirpación de las heregías, Paz y Concordia entre los príncipes cristianos y conversión de pecadores; el cual dio su Ex. a para que sirviese en la capilla en ios casos que se verifique haber reo de muerte, y se halla colocado en el Acuerdo de los Señores Alcaldes de Casa y Corte de la Sala primera. La actividad de magistrados, fiscales y abogados tiene A la memoria del juez de a instancia de Arnedo, D Ignacio espacio más que bastante para ser probada con la labor Lapeña, muerto heroicamente en el cumplimiento de su deber. del próximo inmediato cuatrimestre. Habrán de probar En el despacho de la presidencia se conservan unos también su serenidad de juicio. muebles de maravillosa ejecución, aunque no todos sean Muchos son los procesos criminales, y no pocos de de exquisito gusto, fabricados con maderas finas embuti- los que alcanzaron gran resonancia por las circunstancias das, adornos de marfil y bronces y remates y esquinas de sangrientas que en los delincuentes concurrieron, prepaeste mismo metal, muebles que, según dicen, eran obra de rados ya para ser juzgados en lo que queda de año. un ebanista famoso, el cual los hizo por encargo de la reina Las vistas de procesos sensacionales comenzarán con doña Isabel II. No dice el cronista la causa ni! a razón por la del instruido por el juzgado de Getafe. por asesinato las cuales dichos muebles no fueran á engalanar los apo- de Hilario Olías Sánchez (a) El bailarín, en Torrejon de sentos reales, ni siquiera apunta la idea de que pudieran Velasco en la noche del i3 de Octubre de 1901. El separecerle á ia soberana muchos los cientos de miles de ñalamiento está hecho para los días 19, 20, 21 y 22 de reales en que el artífice tasaba sus materiales y su obra. este mes. Los procesados son Valeriano del Río GonzáSólo se ha averiguado que la mesa, que es primorosí- lez, Pablo Quirós y Juan y Pablo Dorado. Hay citados 51 testigos y varios peritos. sima, antes de tener el uso digno y apropiado de ahora, ha servido para comer y aun para planchar, ¡Si el que la El fiscal califica el hecho de asesinato con premeditahizo hubiera podido saber tamaño ultraje! ción; considera como autor á Valeriano y á los otros A la izquierda de la puerta de entrada del citado des- tres como cómplices; pide la pena de muerte para el prisadas y remembranzas de otras que valdrá mucho que no vuelvan á pasar. A éstas pertenece el recuerdo que evoca la nivea estatua que adorna el vestíbulo de entrada entre los arcos que dan paso á la Audiencia y al Tribunal Supremo. Es Temis, la Justicia, que apoya con su brazo derecho el retrato en relieve de un juez que, por evitar el derramamiento de sangre entre unos hombn. derramó la suya. La leyendaque corre á lo largo del zócalo dice así: o. JUAN VÁZQUEZ, PORTERO MAYOR EL PRESIDENTE DE LA SALA DE VACACIONES, 1 LMO. SR. D FEDERICO ENJUTO, EN SU DESPACHO Fots. Asenjo pacho está colocada en un caballete la imagen de Cristo, obra pictórica de bastante buena factura y excelente entonación, y que no se sabe quién la hizo. Sólo se sabe que estaba en la Cárcel vieja y que, como su destino indica en la cartela que tiene debajo, se colocaba en la capilla cuando había reos de muerte. He aquí el contenido de dicha cartela: El Excmo. Sr. D. Francisco de Lorenzana, Arzobispo de Toledo, concede ochenta días de Indulgencia á todos los fieles por cada vez que devotamente rezaren un Credo delante de esta santa imagen del Santísimo mero y la de diecisiete años de cadena temporal para los otros, é indemnización de 5.000 pesetas á la familia de la víctima, accesorias y costas. El acusador privado Sr. Díaz Valero conviene en la calificación fiscal, pero considera autores á los cuatro, para los que pide la pena de muerte. Los defensores Sres. Valero Martín, Portuondo, Herrero y Rozalén piden la absolución libre para sus patrocinados, por juzgarles inocentes del delito que se les imputa. La vista se ha suspendido ya dos veces. CORCHETILLO