Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 ABC ura. Realmente para esas enfermedades es preferible el clima de ¡as llanuras porque el aire es menos excitante, y siendo el terreno menos accidentado se evitan ¡os esfuerzos musculares. Si después de esto consideráis que las bellezas que pueden admirarse desde esas grandes alturas tampoco compensan los riesgos que se corren, comprenderéis que la moda de un sport así comprendido no es otra cosa que la necesidad de cubrir el record de las emociones violentas. Para unas cuantas mujeres á quienes el alpinismo puede dotar de sorprendentes cualidades de agilidad y de sangre fría, ¿cuántas otras pueden perecer víctimas del traidor vendaval ó de la terrible avalancha? La montaña reserva también emociones más sinceras, inás pacíficas que esas acrobáticas desarticulaciones alpinas. Y las carreras campestres, los paseos por los bosques entre alturas cubiertas de nieve naciendo entre los esplendores de la aurora y muriendo en la majestad de la noche perfumada por la fragancia de las flores, los paseos que no son carreras al abismo, y tantos otros ejercicios sanos y sencillos, son el sport ideal para la mujer, mucho más higiénicos que esas locas ascensiones que no tienen otro objeto que ir á sentarse la primera en lo más alto de la puntiaguda roca. VISTA DE LA BAHÍA DE PASAJES Fot Asenjo Varis, Agosto F. MORA La subida de que escucharán su demanda lindas camareras... que les servirán, si les sirven, tarde ó nunca. grandes pendientes El tranvía de Pasajes y Rentería es más viejo. Por lo- -decía el doctor mismo más conocido, pero no por eso despojado de en- en su e s t u d i o- -cantos. Cuando sube por la cuesta de Capuchinos y apa- cuando se hace sin rece ante la vista la hermosa bahía con su estrecha boca, y los dos Pasajes, San Pedro y San Juan, frente á fren- una prudente y mete, se imagina uno ver en miniatura un extremo de Eu- tódica preparación, ropa: el Bosforo con su mar Negro fuera, con su provoca alteracioMármara dentro, con su Stambul á un lado y con sus nes del músculo carDardanelos allí donde se inicia el canal, que penetra lue- diaco y del corago hasta las fundiciones de la Real Compañía. Asturiana. zón. Para muchas Rentería es uno de los pueblos más trabajadores, más gentes el alpinismo industriales de la trabajadora é industrial Guipúzcoa, entra en el número pero entre ios veraneantes da á la villa más renombre su Oarso Jbai, el chalet primoroso donde se sirven las me- de la? curas de aire jores patatas souflées del mundo. Conste así en desagra- de que tanto se abuvio de la verdad adulterada en las alturas del Guadarra- sa hoy. Peto si esa ma, donde he visto esculpidas en las peñas que rodean á forma de curación La Porqueriza: Se sirven patatas fritas al estilo de es conveniente para Fuenterrabía Y no es así. Fuenterrabía tiene la gloria los neurasténicos, de su castillo y de su Echenagusía; pero Rentería tiene los cardiacos y los la inmortalidad de su Oarso Ibai y de su Zalacain. Los paseos por mar tienen sus devotos; pero hay mucha gente que no ignora la historia de un Mary, héroe admirable muerto entre las olas, que, como ejército de despiadados enemigos, asaltaron su débil embarcación; ni tampoco olvida la de Luis Carril, el intrépido marino, el campeón invencible de cien regatas memorables, muerto también entre las olas, pero en una tarde de plácido otoño, de cielo azul y de un mar sereno, dormido, arrullador, aunque traidor y cruel bajo su aparente serenidad y su fingido sueño de fiera felina que acecha á la víctima... EL OBISPO DE OVIEDO -V cloróticos, esa condición de que tales ascensiones no excedan nunca de seiscientos ó setecientos metros y teniendo cuidado, de regular p r o g r e s i v a mente el ejercicio. FR. RAMÓN MARTÍNEZ VIC 1 L, OBISPO DE OVIEDO, DE CUERPO PRESENTE Fot. Calvet AEMECÉ LAS FIESTAS DE ORÍ HUELA P OSTALES PAR 1 SJ ENSES. SPORTS FEMENINOS. LAS ALPINISTAS Es indudable que la juventud femenina se entrega cada día con mayor pasión á los ejercicios at 1- ticos más violentos y peligrosos. El lazon- tennis se ha convertido en un simple motivo de flirt, el aviron y el hockey en juegos infantiles, y hasta la reina bicicleta ha perdido toda su importancia entre las mujeres. Ahora son las marchas á pie, la natación, el automovilismo, la aerostatación y las ascensiones alpestres las que forman el programa obligado de las nuevas ladie s club. Así, ya no nos asombra saber que este año ¡a primera ascensión al MontBlanc la efectuó sin contratiempo una francesita. E! alpinismo está de moda en Francia como en Inglaterra. Durante estos meses de verano ias alpinistas van á trepar por las cimas como gatos noctámbulos por resbaladizo tejado. Entre los graves inconvenientes quéofrece el nuevo sport, el más visible es e ¡de exigir de sus adeptas una constitución vigorosa y una preparación especial, sin la cual, aun practicándolo con cierta moderación, puede originar grandes trastornos en el organismo. En un estudio que publicó hace poco un médico eminente sobre la elección de los ejercicios físicos y el abuso de los sports, se prevenía á las jóvenes contra los riesgos que corre su salud en esas ascensiones fantásticas de mil y mil Quinientos metros. MISA DE CAMPANA CELEBRADA EN EL REAL DE LA FERIA DE 0 R 1 H U E L A CON MOTIVO DE LAS ÚLTIMAS Y A PRESENCIA! L BATALLÓN INTANTII FIESTAS -oí. C