Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 2 ABC Núm. 123 CESTÓNA J n este balneario abundan los políticos y los jesuítas: se conoce que unos y otros fabrican mucha bilis v tienen que venir á soltarla anualmente. Como establecimiento donde acude la gente que anda mal de) hígado, no hay que pedir alegría ni regocijo. Todos los agüistas tienen un humor empecatado, y no surgen a día veinte lances personales porque el que más y el que menos rehuye todo contacto con el vecino. Un saludo por la mañana al encontrarse camino del manantial, y gracias. Sin embargo, algunas veces junta el azar temperamentos más abiertos, ó da ¡a casualidad, algún día, de que la comida ha sido buena, y entonces hay un momento de expansión bajo el pórtico mientras se torna una taza de café. No hace muchos días que llegó uno de esos momentos raros en este balneario, en que se arma una conversación general animada y hasta amena. La que yo voy á transcribir me parece interesante y no debe quedar olvidada en el fondo de estas montañas. Personajes: Un ex ministro liberal, rama Moret. Un ex subsecretario liberal, rama Canalejas. Un diputado de la mayoría, rama Villaverde. Un diputado de la mayoría, rama Maura. Un ex matador de toros muy famoso. Un amigo del torero. Un jesuíta que no habla. Y empieza el acto. El ex ministró. -Ya habrán ustedes leído io que dice Maura respecto de la discusión del Concordato. El ex subsecretario. -Sí, y tiene razón. El ex ministro. ¡Cómo razón! Ya verá usted lo que pasa cuando las Cortes se reúnan. El ex subsecretario. -Si, ya verá usted qué recorrido da Maura á los liberales de las dos familias, y á Salmerón en clase de pariente espiritual nuestro. (El jesuíta sonríe agradablemente. El ex ministro. -Si se hace mucho y se habla poco, acabamos con Maura en esa. cuestión. El ex subsecretario. -Precisamente se hará lo contrario. Se hablará mucho y con poca claridad. En cuanto Maura pregunte á los liberales de las dos castas qué piensan hacer con los frailes cuando sean Poder, verá usted cómo ninguno contesta una palabra. No hay nadie que se atreva á ir contra los señores. (Señalando al padre de la Compañía. NATALICIO DEL PRINCIPE IMPERIAL DE RUSIA EL CASTILLO DE PETERHOF ENGALANADO EL DÍA QUE NACJO EL CZAREV 1 TCH ALEJO, PARA ANUNCIAR TAN FAUSTO ACONTECIMIENTO Fot. rioucl El jesuíta finge que se asombra ante semejante afirmaron y hace que sonríe con incredulidad. El diputado villaverdisia. -Perdone usted, hay un hombre público que se ha atrevido á decir por escrito u opinión á la Corona acerca de los frailes: D. Raimundo Fernández Villaverde. El diputado maurista. -Es verdad; ¿pero qué ha hecho uuando ha obtenido el Poder? El diputado villaverdista. -Nada. El diputado maurista. -Pues en ese trabajo le van á ayudar muchos. El ex ministro, tratando de sacar astilla. ¡Cómo está la mayoría! El diputado villaverdista. -Como las minorías y como iodo. El ex ministro. -Nuestra obligación es impedir que el onvenio con Roma se apruebe, y podemos conseguirlo Fácilmente; con lo cual, antes de Enero se va Maura á la aposición. El dipv ado maurista. ¿Y quién viene? El ex ministro y el ex subsecretario. -Nosotros. El diputado maurista. ¿Juntos? El ex ministro y el ex subsecretario se miran y no contestan. La situación resulta embarazosa, y con ella gozan por algunos segundos los que no son ni de Moret ni de Montero Ríos. Para salvar á los que no saben qué contestar, el amigo del torero, qué ha estado callado hasta aquel instante- rompe el silencio y dice: ¿Y tú, qué opinas del Concordato? E ex matador. -Que no estoy conforme con ezo. Expectación aeneral: los oyentes aproximan las sillas al célebre diestro; los que están de pie escuchando, meten la cabeza por entre los que están sentados, para no perder una sílaba de la conversación. El amigo del torero. ¿Por qué no estás conforme? El torero. -Pos te lo voy á desí. La expectación llega al último grado. El diestro d. una chupada á un veguero que se está fumando sin qui tarle la faja de brillantes colorines, se coloca en la sil! como para quebrar, y dice: ¿Sabéis ustés lo que es er Concordato? Silencio sepulcral. -Pos una especie de m alegro de verte güeno. Las carcajadas más estrepitosas estallan en el corro; el torero se levanta ai pronunciar la última palabra, y todos hacen lo mismo, sin cesar de reír. El padre de la Compañía se aleja sonriendo maliciosa mente, después de convenir con el diestro la hora á que puede ir con su señora para visitar la casa de San gnacio de Loyola. Yo deseo que esta opinión sobre el Concordato llegue al Sr. Maura, que gusta de que todas las cosas se discutan por frases. Y ésta vale tanto como la de los pliegos de aleluyas y otras. Por lo menos, así piensa acá. HEPATÍN EL ALMJ RANTE KAM 1 MURA JEFE DE LA ESCUADRA JAPONESA QUE HA DERROTADO A LA RUSA DE VLADIVOSTOK, EN TSOUSHJNA, HACIENDO HUIR Al. ROSSIA Y AL ftGROMOBOY ECHANDO A PIQUE AL ÚCRUR 1 K Y SALVANDO DESPUÉS GENEROSAMENTE Á 6 o O TRIPULANTES DE ESTE ULTIMO El veraneo en Las Arenas 1- ¡n realidad Las Arenas es un punto de vera neo casi acotado por los bilbaínos, y sobre todo por los bilbaínos ricos, que han hecho de esta playa la de más tono y animación de toda la costa vascongada, pues Zarauz es aristocrático pero es aburrido. Ellos han edificado á la orilla del mar y en medio de los pinares arenosos las más variadas, las más caprichosas y confortables residencias, bautizadas con nombres vascos escritos en las cancelas, por entre cuyos hierros se escapan las flores y las frutas de los jardines; ellos han creado, para reunirse, un Club magnífico cuya gran terraza y cuyo salón de fiestas, acristalado como una serré, permiten gozar de los más fantásticos ocasos de fuego, durante los cuales creerías? -1 VISTA DEL BALNEARIO DE CESTONA (GUlPUfCOAJ Fot. Resines