Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 111 ABC Mo diré yo que toda la inmensa y selectísima concurrencia que asiste á esos conciertos lo haga por exelusU vo amor al arte; si la moda no hubiese interpuesto su imperio, acaso la gente que oye música de Beetho, ven, Sehümann, Wagnér, etc. no sería tanta; per. p el caso es que los conciertos clásicos, seguidos de un desfile de hermosas mujeres vestidas con lujo abrumador, es una notai muy saliente de! veraneo donostiarra. Consolémonos, E) extranjero que no conozca- España y visite San Sebastián por vez primera, pensará al ver uno de esos desfiles con que terminan las solemnidades artísticas, que la cultura dé Jos españoles es mayor de lo que se dice allende las fronteras, y. se hará la cuenta de que si una población tan bella es el vestíbulo, la antesala de España, el interior, la sala, debe ser cosa si periorísimá. X. Al Gran Casino y a su excelente administración debe. San Sebastián gran parte del renombre que tiene, y eso que Sian Sebastián progresa rápidamente, proclamando con su fiebre de construcción y de inejoramiento una gran verdad, que no por muy repetida es merios justa: que no hay más que un San Sebastián en el mundo. ¿Qué le falta para ser, rio ya la prirtiera, residencia ve- raniega dé España, que ya. lo es, sino una de las ríiejo- i res residencias veraniegas de Europa? Entre otras cosas fáciles de conseguir, le falta lo que no se hace con dinero, le falta lo que tienen otras poblaciones extranjeras: tolerancia grande para todo el mundo, para todas las costumbres, para todas las creencias, para todas las inevitables é irremediables debilidades sociales... AEJViÉCÉ San Sebastián, Agosto 1904. HALL DEL GRAN CASINO. E 5 TA SUNTUOSA SAI A INAUGURADA ESTE AÑO, CONSTITUYE UNA DE LAS REFORMAS REALIZADAS ÚLTIMAMENTE E C O S D E LA CARRERA D E S A N JERÓNIMO i T- -Crea usted que es intolerable el abuso que hacen los periódicos dé las secciones tituladas De sociédad y veraneo ¿Qué le puede importar á nadie que Gómez, ni la de Fulánez, ni el marqués del Lirio ¡viajen ó dejen de. viajar? r V -j- Usted no está en el secreto: las agencias dé publicidad á tanto la línea, publican los íioimbres deí lós. que: veranean, que de ésta manera Se: dan tone; con Jius, cr ¡a- dos, con Sus vecinos y- cpnsjgb mismo: son verdaderos anuncios de la existencia dé unapersoñalidadí- ¡Ya ló r eo! Hay viuda qué debe sufelicidad á que: conozcan ¿u existencia y el pifnto donde veranea, j iALA DE LOS FAMOSOS CABALLITOS. INSTANTÁNEA TOMADA EN EL MOMENTO DE ESTAR LA MESA RODEADA DE GENTE JUQANDO Fots. Resines Y a sé ha olvidado la brutalidad de San Sebastián: ilás, brutalidades de las. gentes distinguidas se plyidan: pronto para caer en otras. -Algunos periódicos de París nos han puesto como pelo de conejo, llegando á decir que lo ocurrido en San Sebastián constituye una vergüenza para Europa. -Verá usted: la fiesta del toro y del tigre, con el epílogo del fuego graneado, constituye una brutalidad de primer orden, de que son responsables las clases directoras y distinguidas; pero no era pequeño el número de franceses que asistieron á la brutalidad; y en punto á barbarie, la carrera de automóviles París- Madrid, las. muchas pienágeries que. recorren Francia en todas direcciones, no tienen nada que echarle en cara á la fiesta de San, Sebastián; de donde deduzco que en todas partes cuecen habas. L, o que hay es que todo progresa, hasta la barbarie. Antes eran más crueles y más incultos los pobres y los analfabetos; hoy la brutalidad y la estupidez y la crueldad, mejorando el medio en que viven, se han alojado en las clases distinguidas, y hay cada sportman y cada se- ñorita linajuda pervertidos de alma y cuerpo más que las últimas clases sociales. EL TREN BOTIJO DE ALICANTE LLEGADA P E UN TREN CON JOO BOTl; iSTAS DE MADKID Á ALICANTE, EL OÍA 5 LOS V 1 A 1 BR 0 S DEL TREN BOTIJO SALIENDO DE LA ESTACIÓN CON LOS CABEZUDOS Fots. Ajenjo.