Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. i 21 raza. Sabrá alemán, por ejemplo, pero ignorará cuál es la vida en Alemania. Dominará el ingles, pero no conocerá las costumbres inglesas. Conocerá el idioma, pero no las circunstancias que hacen superior á la raza anglo- sajona. Para hacer un pueblo nuevo, joven, activo, hay que importar los elementos necesarios de donde los hay; pero hay que traerlos adquiridos y no prestados, para imitarlos. Y si el amor ala patria no es un puro romanticismo, y no debe serlo, puesto que por su gran patriotismo se distinguen los hombres de aquellas razas á las que consideramos superiores, ese afecto hará apetecer para el suelo nativo cuanto de bueno y práctico se vea en el extraño. Si para el desarrollo de la industria y del comercio, como para el perfeccionamiento de toda educación literaria, es indispensable ir lejos á ver y estudiar, para reorganizar una sociedad, dotándola de nueva vida y despojándola de vicios hereditarios, hay que ir también lejos á nutrirse de poderosa savia, con la fe del joven que surge á la vida, lejos y libre, por tanto, de los peligros de la rutina y la tradición. La causa de Marhieu, sostenida con gran entusiasmo por Pierre Baudin, es hermosa y, como se ha visto, practicable ya fuera de España; pero ¿puede serlo igualmente aquí? Nosotros podemos dar nuestros hijos al Extranjero para que les enseñen lo mucho que ignoramos. Pero ¿nos dará los suyos el Extranjero? ¿Qué van á aprender entre nosotros? ¿Qué les vamos á enseñar? AEMECÉ Pág. 7 ACCIDENTE DE TRANVÍA EN PALMA H -rrfs JL Fot M TRANVÍA DE MERCANCÍAS DESCARRILADO EL DÍA 2 DE AGOSTO EN LA PUERTA DE JESÚS, DE PALMA DE MALLORCA, OCASIONANDO HERIDAS GRAVES Á DOS CONDUCTORES Y LA MUERTE DE UNA DE LAS MULAS DEL TIRO LA JUVENTUD REPUBLICANA EN ZARAGOZA EL PICARO GARBANZO O iempre que llega á Madrid alguien de allá abajo no acostumbrado á viajes ni meneos, con quien me considero obligado y necesito obsequiar, me cuesta la misma vida echarle de la casa de huéspedes y llevármelo por ahí de comida formal o de merienda. Aparte de que para mucha gente casera todavía es un desorden comer de fonda, hay otra razón que suele oponerse á mis finos propósitos, un tanto suntuarios. Es que en la consabida casa de huéspedes dan garbanzos diariamente y con relativa abundancia. ¿Comprendéis? Garbanzos gordos, tiernos, jugosos, que se deshacen sin ajeno auxilio. El hombre del Mediodía- -con las naturales y afortunadas excepciones que son de rigor- -come garbanzos diariamense también, pero ¡qué garbanzos! Exigen una serie de preparaciones desesperantes, y ponen á prueba la paciencia de las buenas madres de familia. Después de un remojo y maceración de ocho á doce horas, en que se acude á ingredientes químicos como la sal marina y el bicarbonato, y de otras seis ú ocho horas hierve que te hierve con el agregado de legumbres enternecedoras, pasan por uno como por el cañón de una escopeta. En clase de proyectiles son magníficos. Si, tales como son, forman uno de los puntales de la vida en familias modestas y bien acomodadas, como si todo el mundo hiciera al nacer voto de garbanzo perpetuo, juzgúese del deleite que hallarán en éstos de aquí, tiernos, sensuales, de incitante suavidad y halagadora gordura. En Andalucía les llaman garbanzos de Castilla: homenaje caballeresco que, para expresarse en los debidos v calantes términos, introduce la ficción de considerarlos como el bello sexo de la familiar legumbre. He leído en no sé dónde ni sé ya cuándo, una ristra de razonamientos científicos acerca de la alimentación garbancil. El sabio- -todos los que á estas cosas se dedican son sabios- -niega que puedan existir ingenio, vivacidad, dotes emprendedoras ni reflexivas comiendo garbanzos malos. A la larga- -viene á decir, -por acción propia ó transmitida, llega á crearse un estado colectivo de inferioridad intelectual. ¡Ojo con la teoría! La prueba es larga, intrincada y poco amena; pero, en suma, viene á concluir en que el garbanzo malo obstruye y mortifica órganos esenciales en la fabricación de la vida, amengua el manantial de la energía orgánica, y la que se va creando, acude á defender y reparar estos daños con abandono de altas funciones cerebrales, porque no puede haber entonces energía para todo, y lo que en un sitio es derroche en otro es penuria. Y como el daño y mortificación es de todos ó los más de los días, y de padres á hijos se lo van pasando, la energía defensiva sufre una desviación en sentido anormal que llega á ser normalidad viciosa, pero inevitable. El cerebro queda en clase de segundón de la casa, si es que no desciende á más ínfima categoría. Si le exigen milagros- -que milagro viene á ser cualquier esfuerzo en tan penosa situación, -á dos corcovos fenece y se remata. Es como el padre que da á su hijo la pesetilla dominguera y le exige que haga buen papel. Hay que desengañarse; el ingenio no está en la olla del Licenciado Cabra. He ahí cuánto importa en el orden físico é intelectual la calidad del garbanzo. ¡Y cuánto importa también en el orden moral! Reduce de tal modo los limites de la aspi- ENTRADA EN ZARAGOZA DE LOS CTOWJSIO rJSDtJS DE LA JUVENTUD REPUBLICANA DE MADRID PARA CELEBRAR CON LA DE AQUELLA CIUDAD EL MITIN EL DÍA 3 l DEL PASADO JULIO Fot. Oliver ración social, achica tanto el campo de la actividad humana y corta tan á raíz los vuelos á la audacia venturera y grande, que la vida no vale un comino. ¡Cuántas bajezas se cometen por defender el garbanzo! ¡Qué de vergüenzas se arrastran por conservar el garbanzo! ¡Qué de infamias ridiculas se realizan por adquirirlo! Y vaya usted á ver qué ganga de garbanzo se lleva ese caudal las más de las veces. Duro, chico, indigesto y asesino. Desde que el sabio de referencia me abrió los ojos, apenas si saludo á este símbolo nacional. De higos á brevas viene á mi paladar: pero Fuente Saúco auténtico y con las debidas garantías. Hay que prevenirse contra el peligro: Hagamos patria Y no sólo ha de cuidar uno de su propio entendimiento, harto más corto de lo que se desea y hace falta, sino de librar también de la garbancil enfermedad á la inocente prole. No es un caso de simple gula y deleite; es también un verdadero caso de conciencia. José NOGALES El conflicto del pan en Madrid CURIOSIDADES pl periódico ruso de Puerto Arturo JVori 7 (rai, en uno de sus últimos números, rogaba a público que le perdonara si no aparecía con regularidad, alegando qus ¿los chinos encargados de imprimirle en prensas á brazo no había medio de hacerles trabajar los días en que los japoneses disparaban sobre la plaza. T esde 1885 á la fecha han recibido en Alemania los beneficios del seguro obligatorio más de 5o.ooo.ooo de personas, que no han percibido menos de 5.ooo.ooo,ooo de pesetas. Actualmente, las indemnizaciones y socorros diarios cuestan aj año j 5oo.ooo pesetas. EL PRESIDENTE DEL SINDICATO DE PANADEROS, SR. PÉREZ DE CASTRO. EN EL GOBIERNO CIVIL I Ot.