Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 ABC úm. i i y SESIÓN BORRASCOSA EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS ¡i ASPECTO DEL SAI. OX DE SESIONES DEL CONGRESO DURANTE LA DISCUSIÓN SOBRE LOS SUPLICATORIOS PARA PROCESAR A VARIOS DIPUTADOS REPUBLICANO? Fot. M. de Bnon. E COS DE LA CARRERA DE SAN JERÓNIMO -Todo se reverdece: las plantas tienen una primavera cada año; las costumbres y los usos nacen con nuevo impulso cada doce meses; solamente el hombre cada año tiene un invierno más... -Te haré observar que lo mismo le ocurre á la mujer, lo cual ya es una compensación, y que además no comprendo por qué te arrancas con este trozo de filosofía. -Pues porque al principiar el mes de Julio y al cerrarse las Cortes, M adrid presenta eternamente el mismo aspecto y las gentes se dedican con el mismo vigor á preparar sus viajes, unos con medios propios y otros al fiado: el veraneo se ha hecho una necesidad, y el que se sepa que la gente viaja, una necesidad mayor, en términos que una agencia de publicidad anuncia que, á tanto la línea, dará cuenta de todas las personas distinguidas que salgan de Madrid. -Pues voy á decírselo á las de Gómez. Vfadie podía figurárselo: parecía feliz y era alegre, y sin embargo, se ha levantado la tapa de los sesos. ¿Se sabe por qué? -De puro buenos que soft sus hijos: son tan perfectos y han sido tantos, que, ya hombres, empiezan á no encontrar bien muchos de los procedimientos que tuvo que poner en práctica su padre para sacarlos adelante; estoque no parece nada, determina un drama unipersonal que generalmente acaba en tragedia. El hombre es un imbécil que se deja subyugar por el sentimiento... -Mira, si te parece, puedes guardarte tus teorías, porque estás hecho un Schopenhaüer de andar por casa. IZ ste año hoy pocos teatros de verano, pero se anun cia un espectáculo nuevo. ¿Cuál? -Conciertos de doce de la noche á seis de la madrugada, con verbena permanente, en un jardín particular que se convertirá en público; no puedo ser más explícito, porque he dado mi palabra de no descascarillar la noticia; pero te aseguro que el verbena- if? e va á ser una gran novedad en Madrid. ¿Estará el jardín muy iluminado? -De doce á tres de la madrugada como un ascua de oro; de tres á cuatro, completamente á obscuras. -Habrá puñaladas por ser socio. asta ahora no hay más que malestar, pero el fermen to es grande. ¡Pero hombre, en la sobria y seria Castilla! -Por eso mismo; no hay idea del sufrimiento de los labradores castellanos, ni de la vida miserable que hace la gente del campo, que no vive, sino que todo su trabajo sirve sólo para que no se muevan de hambre. -Yo creí que el socialismo agrario estaba reservado á Andalucía. -Te equivocas: no hay pueblo en Castilla donde don Lucas, ó D. Cosme, ó D. Jacinto, ricachos y usureros de la localidad, no esquilmen al pequeño labrador, que paga con toda su cosecha el pequeño préstamo que recibe en el invierno. La usura agrícola en la región castellana es horrorosa, y esto concluirá con un terrible movimiento anónimo de abajo arriba: nadie tiene más corazón que estómago. Sqlo te falta decir que la base de la moralidad es la riqueza. COSAS 1 a llegado el momento de echar un cuarto... á copas, que no siempre se han de e char á espadas los cuartos; y puesto que ha llegado el momento de echarle, echémosle. ¡juego! Lleva un cuarto la cuestión de los alcoholes. Conste que me diferencio de los que no dan un cuarto por ella, y conste además que. tiene tanto mayor mérito mi postura, siquiera sea de boquilla, cuanto que no sé por quién me juego el dinero, porque no entiendo una jota de la cuestión que se debate. Este desconocimiento me da cierta independencia para hablar del asunto. ¿Cómo han de acusarme de parcial en una cuestión, si ni siquiera la conozco? Las defensas y los zurcidos tienen esto de común: su mayor mérito estriba en que se hagan sin conocerse. Lo único que no defiendo es la huelga del comercio con motivo de eso de los alcoholes, porque me hizo pasar un mal día, y por lo que dice mi infatigable chirigotero y sobrino: -La huelga no debió abarcar al comercio, sino al ¡bebercio! de sí mismo del clásicc latino, que lo decía en griego para mayor claridad. A uno de los taberneros que con más energía defendía el cierre, ó por lo menos el entorne de los establecimientos, le dedicamos una interview. ¿Pero usted cree en la eficacia de esta protesta? -le preguntamos. ¿Piensa usted que las Cortes se van á volver atrás? -No, señor- -nos contestó sencilla y llanamente; -pero esta protesta es para lo sucesivo. ¿Para lo sucesivo? -Precisamente. Porque hoy nos aumentan el im puesto sobre el alcohol y ya nos fastidian un tanto; pero si los dejamos, mañana ú otro día nos ponen otro sobre la fusleina y sobre el agua... y entonces sí que nos revientan. T eaeando conocer la autorizadísima opinión de un curda distinguidísimo, acudimos á buscarle en el día de la huelga. Cerrados todos los cafés y sitios donde se bebe, nos dirigimos á su domicilio seguros de encontrarle aquel día en casa, pero no tuvimos tal fortuna. En la puerta de su habitación hallamos un tarjetón que decía: CERRADO POR ALCOHCLISMO I To fue este chiste sólo el que tuve que lamentar. Don A los dos días le encontramos en la calle y le dijimos: Hermógenes me dio una conferencia sobre las huel ¡Qué día habrás pasado con el cierre! gas para demostrarme que los obreros fastidiando á los- -No lo creáis. Cerrados los cafés y las tabernas, la patronos, le resultan lógicos; pero los comercientes casProvidencia me dejó abiertas las boticas, y me pasé el día tigando al Gobierno á... no ganar ellos un céntimo por tomando cafeina y bebiendo vino de peptona. no vender, es un colmo. CARLOS LUIS DE CUENCA El colmo del cantontimorumenos, ó El Atormentador MONUMENTO A SALDANHA EN LISBOA Es JUAN VALERO DE TORNOS n i RF. Y D O N C A R L O S DI- P O R T U G A L P O N I E N D O I A P I Í I M H R A PARA HONRAR LA M E M O K M P 1 KOR, L M O M Í M F N T O Q U E VA A H R I G i R S H F N L I S B O A D B L I L U S T R E P A T R I C I O F O lí! IIÜ U ¿S Y H E R O I C O M M i -C A Í D U O U H D li SAI O A M 1 A l- ot. I e n n l ¡e