Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
uní. i í 7 ABC Pág. 3 LOS ARTISTAS DE LARA EN AMÉRICA i. -I1 A BORDO DEL MARÍA CRISTINA LA TERTULIA DE T O D O S LOS DÍAS DESEMBARCO DE LOS ARTISTAS EN RIO DE LA PLATA Fot. Domus LA COMPAÑÍA DE LARA EN EL MUELLE El Salón del Prado j ué en su tiempo el paseo de moda en Madrid; lugar de aventuras amorosas que los poetas han inmortalizado cuando la iglesia de San Fermín le daba nombre; escaparate donde se exhibían las. últimas modas de París allá por la mitad del siglo pasado; recreo favorito de los niños durante muchos años y hoy campo de golfos y de bicicletas, que han alejado á la infancia del único lugar seguro que en Madrid había para sus juegos. Hoy es un desierto que, como el Sahara, tiene sus huracanes de arena, y donde el sol abrasa al transeúnte, tostándole de arriba abajo y de abajo arriba. ¿Para qué sirve hoy e) Prado? Muchas veces me he hecho esta pregunta, y nunca he podido darme una contestación satisfactoria acerca de su utilidad actual. Pues bien: ahora que se vin á quitar los Jardines del Retiro a! Ayuntamiento, no al pueblo de Madrid como algunos afirman, ¿sería difícil convertir en un oasis ese pequeño modelo de desierto africano que tenemos en esta corte? Y que el modelo es africano, lo puede comprobar el lector con sólo atravesarlo en cualquiera de estas tardes. En las barandas del paseo de coches hay siempre dos docenas de beduinos entregados á ejercicios gimnásticos, con evidente peligro del transeúnte, que á lo mejor puede recibir en la cabeza dos terribles patadas de los que se ejercitan en el molino gigante, ó morir aplastado por el golpe de un émulo de Blondín que ensaya el equilibrio dz la cuerda tirante sin balancín ni cosa parecida. Pues apártense de las barandillas y vayan al cent. o, que allí están las tribus de mozallonts jugando al toro, y será difícil escapar sin una cornada, á menos que prefieran ustedes acercarse á los grupos donde se practica el coz- ball, con riesgo de perder un ojo por curiosos. Los niños no pued: n jugar en ninguno de los lugares indicados; y aproximarse hacia el costado donde se halla el Banco de España, es peor todavía. ¡Allí están las aguadoras! Yo no sé cuántos concejales de nuestro excelso Ayuntamiento habrán estado en París; pero sí ha estado, eso me consta, el ilustrado ingeniero municipal, mi querido amigo D Celedonio Rodrigáñez. ¿Y no le parece á usted, amigo Celedonio, que en el Prado se podía hacer algo de lo que hay en la entrada de la Avenida de los Campos Elíseos, en la capital de Francia? Por ejemplo: un teatro de verano frente á la Cibeles, otro frente á Neptuno; arbolado, césped, restaurants en el centro, salas de concierto, kiosco para música gratuita, etc. etc. El Ayuntamiento ganaría mucho dinero y Madrid mucha comodidad en verano; eso sustituiría perfectamente á los Jardines del Buen Retiro, que nunca han sido del puzblo, sino de un empresario á quien los concejales han regalado, ó poco menos, el local. Con que el Municipio impusiera un poco de buen gusto en las construcciones ligeras á que aludo, con una ilu minacíón espléndida y con una policía escrupulosa, el Salón del Prado se convertiría en el oasis deseado, en el lugar de recreo que no falta en ninguna capital importante del mundo, y donde hubiera diversiones y fresco para pobres y ricos, es decir, gratuitas y costosas. Todavía, aun realizándose lo expuesto, puede quedar trecho suficiente para los niños, pero en mejores condiciones que ahora; es decir, con sombra, con verd alfombra y con guardas que impidan la continuación de los espectáculos que hoy se presencian, y que acabarán por alejar del histórico sitio á todo el que estime en algo la integridad de su persona y la castidad de sus ojos y oídos. P ra realizar esa reforma no hay que acabar con ningún árbol, como ocurre con otras que se proyectan, al contrario, hay ocasión de plantar muchos. ¿Hará caso alguien de estas palabras? Supongo que no; porque, perdonen ustedes la vanidad, contienen un pensamiento muy útil para el vecindario de Madrid, y nuestros Ayuntamientos no se ocupan del bien común. EMILIO SÁNCHEZ PASTOR íy 7 WIENT 1 DERO TEATRAL. DE CHARLA -A los Jardine- ¿eh? ¿Dónde mejor, amigo mío? Operetas ligeritas y refrigerantes, espectáculo variadito, tertulias amenas, murmuración entretenida, columpio mágico para los que gusten del vaivén y de las sensaciones dulces, y á la salida un pintoresco desfile de donnas é ragazzas del solar de Tomba. ¡Ah! ¿Pero usted es de los que dan la vez en la cola que se forma á la salida de los Jardines? ¡Ecco! ¡A capiio! ¿Y del alto personal? -Hasta ahora, los artistas que verdaderamente han entrado en el público son: Ernestina Foffano, una bella voce, anche artista; María Barbieri, una gentilezza come donna y una graciosa divette; Dina Surano, molto spirilosa; y de! sexo que á muchos no les parece tan feo, Oreste Lambíase, director de orquesta, de escena y tenor cómico, todo en una pieza, y en las tres cosas excelente; y Emilio Marangoni, un caricato de buena casta y de poderosa vis cómica. ¡Y pensar que en el verano próximo, y gracias á Maura, en vez de conversar con una sugestiva italiana, hablaremos con algún cartero sobre la pérdida de cualquier certificado! ¡Sentí, qué diferencia! -Y de los de Lara, ¿qué se sabe? -Precisamente ayer tuve carta. Debutaron en Buenos Aires el día 1 del pasado Junio. El abono hecho as- ciende á cuarenta mil pesos, moneda del país. ¡Un abono superior al guano! Del repertorio, las obras que más se han aplaudido son Pepita 1 eyes, Al natural y El abolengo. Por las comedias en un acto no demuestran ningún interés; de ahí que su éxito haya sido insignificante. Los periódicos elogian calurosamente el conjunto, la esmerada interpretación de las obras, todas conocidas- -mal conocidas, por supuesto- -en Buenos Aires, y algunas, pásmese usted, ¡con música y todo! El i5 de Julio saldrá la compañía de Buenos Aires para una breve tournée por los Estados de Rosario, Santa Fe, Salto, Córdoba y Tucumán. Después, nuevamente á Buenos Aires y Montevideo, donde darán cinco funciones de despedida en las dos capitales. La Valverde cada día más joven, y toda la compañía muy contenta de público de allá; ¿sabe, compadrito? Y eso que como en Buenos Aires están ahora en riguroso invierno, la temporada de teatros es brillantísiirn y difícil la competencia, funcionando como funcionan actualmente dos compañías españolas, dos italianas, una francesa, otra inglesa, una argentina, y se anuncia el próximo debut de una alemana. ¿Sabe usted lo que digo? ¡Que allí lo que más se debe vender es el Manual de la conversación! ¡Vaya un trajín de lenguas! -Para concluir, vaya una noticia que ha de ponerles los dientes largos á nuestros empresarios. ¿Sabe usted cuánto dinero ha ingresado en las taquillas de Folies Berg res y Olimpia, en París, en esta última temporada? ¡Qué sé yo! ¡Algo más que en el Lírico! ¡Cuatro millones de francos! ¡Ese es un país que sabe divertirse! ¡Ah, pero amigo, en cambio les llevamos uva considerable ventaja! ¿Cuál? ¡La del Concordato! FLORIDOR EXPLOSIÓN DE UNA LOCOMOTORA EN PARÍS FESTO? DE LA 10 COMOTORA QUE HIZO EXPLOSIÓN EL DÍA 4 EN LA ESTACIÓN DE SAN LÁZARO, DE PARÍS, Fot. Bouet HIRIENDO Á DIECISIETE PERSONAS y OCASIONANDO MUCHOS DESPEFFECTOS EN l- A ESTACIÓN Y EN LOS EDIFICIOS PRÓXIMOS