Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 2 A Nüill. 3 17 Los estudios sociológicos, siguiendo el camino trazado imperiosamente por la biología, extienden su radio de acción, y de fútiles disquisiciones filosóficas se elevan al cielo sereno de la Ciencia. Las circunvoluciones cerebrales, sometidas á continua observación, se resisten con tenacidad á revelarnos sus secretos, pero ya se quiere conocer y fijar el asiento de las localizaciones, y no ha de pasar mucho tiempo sin que Isis nos descubra una punta de su velo impenetrable. En este progreso la mujer tiene que ganar respeto y ocupar el sitio que jurídicamente le corresponde. La influencia psiquiátrica es muy poderosa en la mujer, y por eso los médicos reconocen en ella una predisposición á las locuras tóxicas, producida en muchos casos por Aenfermedades sanguíneas. Porque la mujer que tiene manifestaciones axesuales en los primeros años de su existencia, complica su organización física al entrar de lleno en la vida femenina y sufre en su estado moral perturbaciones análogas á las que siente en su sistema nervioso. Estas condiciones fisiológicas de la mujer se han exagerado al pretender cercenarla sus derechos civiles; pero al tratar de la ley penal no se ha tenido en cuenta vs. la configuración anatómica, la excesiva impresionabilidad nerviosa, los estados especiales de su organismo, que tanto influyen en sus afecciones morales. T O K I O UNA CALLE DE LA CAPITAL JAPONESA, El Código Civil limita la capacidad de obrar de la muY EN EL FONDO EL HOTEL DONDE RESIDE LA LEGACIÓN DE ESPAÑA EN AQUELLA CORTE jer, que carece, por lo tanto, de capacidad civil. La mujer soltera está bajo la patria potestad; casada, es A VIDA EN BROMA. EL BANQUE- hecho yo? Yelal pol los inteieses que me han confiado mis electoles y ploculal el bien del país. Si lo perpetuamente menor; viuda, no goza de todos sus derechos; TE Á PELLEJÍN y siempre carece en absoluto de los derechos políticos. El banquete en honor del joven y elocuente di- consigo, podlé decil como Cesai: Yini, vide, vinci, La Ley de Partida define así el matrimonio: Ayunó Vincenti... putado D. Atilano Pellejín, se celebró el jueves tamiento de varón é de mujer fecho con tal entención de No había terminado su discurso el fértil orador, vevir siempre en uno é non se departir, guardando lealúltimo en el Campo de Recreo. El acto vióse concurridísimo, pues pasaban de cuando oyóse un fuerte estampido, y después otro, tad cada uno de ellos al otro veviendo ambosádos. Parece lógico que dentro de esta hermosa concepción once los comensales, entre los que figuraba brillan- y otro en seguida, hasta nueve. Todos los circunste representación de la industria, el periodismo y tantes se alarmaron y quisieron huir, pero pronto del matrimonio fuesen iguales los derechos de los cónyuel clero. Éste último se hallaba simbolizado, di- volvió la calma á los espíritus al ver que se trata- ges, pero no es así. La esposa pierde su nacionalidad y su nombre de solgámoslo así, por D Rufo, coadjutor de Villame- ba solamente de retratarlos por el tan alarmante sistema del magnesio. Brilló entonces en los ojos tera, está obligada á seguir al marido y no puede, sin lones, que ha venido á la corte á ponerse un ojo de su permiso, contratar, ser albacea, aceptar herencias ó cristal, y es amigo antiguo de la familia Pellejín. de Pellejín la más pura alegría y sonrió ante la donativos, ni viviendo el marido se necesita la licencia idea de verse fotograbado en los periódicos. Éste ocupó el sitio preferente, teniendo á su ó el consejo de la madre para el matrimonio del hijo. Terminada esta importante operación, uno de derecha al expresado presbítero y á- la izquierda Pero lo más cruel de la desigualdad del Código es el los comensales propuso que el ramo del centro artículo 2 3 7 que dice: PERSONAS I N H Á B I L E S al sombrerero. -jHermoso espectáculo! -exclamó Coronde- de la mesa fuese remitido á la bella y joven espo- no pueden ser tutores ni protutores las mujeres lín el periodista. -El parlamentarismo, la igle- sa del distinguido hombre público Sr. Pellejín, (salvo algunos casos) pero no había ramo, y entonces acordóse por aclaSólo las Constituciones aragonesa y navarra colocan á sia y la industria dándose la mano. Estaban aún en la merluza con salsa, cuando se mación remitirle un flan que había quedado incó- la mujer en situación que le permite ser tutora de sus lume. El propio Pellejín se hizo cargo de la co- hijos sin interversión de nadie. levantó á hablar el sombrerero. En Aragón existe aún el Derecho de viudedad, por el- -Señores- -dijo: -En nombre de las fuerzas misión, envolviendo el flan en un periódico y ta- cual las madres no tienen que dar á los hijos cuenta del pándolo con el pañuelo. vivas del país, á que tengo el honor de pertenecapital ni están obligadas á dividirlo. Y así terminó el brillante acto, del que dieron cer, voy á pronunciar cuatro ligeras palabras ó Para el castigo se nos iguala, y si bien es cierto que la cuenta al día siguiente los periódicos, prodigando reforma de nuestro Código se hizo cuando la ciencia breves consideraciones saludando al. ilustre homtodo género de adjetivos á cual más sonoros al biológica estaba en mantillas y no se contaba con ella, bre político que nos ocupa. ¡Bravo! -interrumpió Cqrondelín f ¿gándose distinguido hombre público que forma parte de ninguna aplicación se le ha dado más tarde, ni aún hoy la mayoría parlamentaria. mismo. un trozo de pescado. Y no son estas disquisiciones teóricas: la conservación Luis T A B O A D A- -El ramo de la sombrerería, cuya representade la sociedad y de la familia, un interés vital, un sentición ostento y es una de las fuerzas vivas del país, miento humanitario, piden á voz en grito la reforma lócomo dije antes, se manifiesta conforme con las gica, metódica y científica de nuestros Códigos. ideas emitidas por el Sr. Pellejín. H e dicho. Que la diferencia entre el hombre y la mujer se borre J Tinguno de los adalides del feminismo tiene tanta Inmediatamente después se levantó el cura, que fuerza de convencimiento como la Ciencia; ella del Código Civil, y que en la Ley Penal sean consideraaquel día estrenaba el ojo, siendo objeto por esta abre cada día un nuevo horizonte á las investigaciones, dos cada uno con arreglo á su constitución orgánica. razón de las generales felicitaciones. Lo primero iluminando con luz solar las misteriosas leyes de la NaCARMEN DE BURGOS SEGUÍ que hizo D. Rufo fue limpiarse los dientes con el turaleza. A. La Penalidad en la mujer tenedor para quitarse una espina de merluza que se había quedado entre los intersticios, después dio salida á un ruidoso regüeldo, y últimamente habló en nombre del Vaticano, felicitando á Maura por el futuro Concordato y á Pellejín como individuo de la mayoría. En cuanto se sentó el cura, púsose en pie Corondelín, el hijo de las prensas, y con voz vibrante habló asir IMPROVISACIÓN En mi entusiasmo me abismo, y aunque no soy cortesano, felicito á don Atilano alma del parlamentarismo. LA PEREGRINACIÓN AL ALOYA ¡Muy bien, muy bien! -oyóse decir á muchos de los allí presentes. ¡Qué facilidad! ¡Es asombroso! -añadió un primo de Pellejín. ¡Eso es versificar! -Ya se conoce que es periodista, -afirmó el otro primo. Después del poeta brindaron otros cuatro señores, dando lugar á que se les enfriaran los manjares, pues mientras hablaban no podían comer. El mozo, suponiendo que cada orador renunciaba a plato correspondiente, venía por detrás y se lo quitaba; entonces el preopinante cogía al mozo por el brazo diciéndole: Deje usted eso ahí y volvía á tomar el hilo de su discurso. Cuando hubieron hablado los once comensales, irguióse solemnemente Pellejín. Señóles- -dijo con acento melodramático: -este homenaje que tlibutáis á mis escasos melé... ¡ah! melecimientcs, me llena, de glatitud. ¿Qué he L 1 EGADA DE LA BRILLANTE PEREGRINACIÓN ORGANIZADA EN T U Y A LA CRUZ LEVANTADA EN LAS HISTÓRICAS CUMBRES DEL ALOYA, EL DOM NGO DÍA 3 DEL MES COiíjTlENTE! ¡u; ¿lTe