Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 115 mes para infiltrarse en la tiesa y almidonada sociedad española. Es, naturalmente, como toda alegría, impulso irregular y revolucionario que rompe las mallas de la familia chapada á la antigua española; es un deseo de flexibilidad moral, social y legal; un anhelo de respiración libre y sana, de lujo y de placer, reflejo, en parte, de la orgía luminosa del Segundo Imperio francés; pero también por otra parte, afán de acabar con la opresión del pensamiento, de la conciencia y hasta de los sentidos. La Unión liberal formada y dirigida por O Donnell respondió á una palpitación de muchos corazones, á un bullir de la sangre nacional que deseaba salir de murrias y negruras como las que antes y después y ahora padecimos y padecemos. Las aventuras galantes de Teresita Villaescusa, las ruinosas pro Jigalidades de Guillermo Aransis y hasta los refinamientos astronómicos de D. José de lá Riva Guisando, no son sino aspectos y condensaciones individuales del general pujo de bienestar y de vida agradable y sburdosa. Por desgracia, entonces como ahora, los enemigos de todo lo alegre trabajaban sin cesar por volver á vestir á España la hopa negra. O Donnell no acertó á encauzar tan enorme suma de energías, sino dirigiéndola hacia el píor móvil, aunque fuera el raá; castizo: hacia la guerra. Pero de ésta tratará el episodio siguiente. F. N. L. A BC Y los rezagados, y sobre todo las rezagadas del barrio, que vuelven á él y entran en su respectiva casa por mediación del sereno, entretiene á unas cuantas comadres en hacer averiguaciones malsanas acerca del lugar donde habrán estado aquellas pájaras. El cuchicheo, el. tango, la jerigonza atrabiliaria del mus, el bostezo en escala cromática, el golpeteo del cazo del c í t e n l a garrafa, y otros ruidos desagradables, no cesan hasta que, el gallo entona sus primeros compases agudos. La calle queda en calma, sembrada. aquí y allá de grupos masó menos artísticos; el vecindario duerme. Un farolito pegado al suelo, indica al transeúnte que allí junto están desahogando una boca de riego; el agua baja en arroyo murmurador. Los barrenderos van con andar perezoso á la lista. Y de la churrería cercana sale entre oleadas de luz amarilla el picante humo del aceite, que acaba de apestarlo todo con sus emanaciones. ROBERTO DE. PALAC 10 Pág. 7 EL BANDIDO RA 1 SULJ NUEVO TEMPLO BURLA: BURLANDO 1 f. na artista que debuta con Tausto, pregunta á un crítico: -Dígame usted la verdad: ¿qué le he parecido? -En algunos pasajes de la obra ha estado usted á lá altura de la Patti. ¿En cuáles? -En el primer acto, por ejemplo. -Pero si en el acto primero no canto... -Precisamente... Tampoco la Patti cantaba. EL FAMOSO BANDOLERO SECUESTRADOR DE M, MARROQUÍ, YERNO PERD 1 CAR 1 S Y SU ROMERÍA A L A VIRGEN DE AGRES é I LA IGLESIA QUE, BAJO LA ADVOCACIÓN DE SAN IGNACIO DE LOYOLA, EN LA CALLE DE HAN LEVANTADO DE LOS PAULES GARCÍA PAREDES, Y FUE INAUGURADA EL JUEVES ÚLTIMO CRÓNICA, NOCTURNO Gracias á la sordidez y á la avaricia del casero, el inqüilino pobre vive en Madrid en zaquizanníes donde la existencia es punto menos que imposible. Y como quien podría poner coto á esas demasías no lo hace, tampoco impide, y esto sin duda á manera de compensación, que ese ó esos inquilinos pasen la noche en medio de la calle y de la plaza en este tiempo, improvisando camas en las sillas, sofás y otros muebles puestos en el arroyo, ó sencillamente en el propio suelo. Familias enteras en paños menores, y hasta sin paños algunos de sus individuos, salen á buscar el fresco á la puerta- de su casa y se derraman por la acera en compañía del minino, del can y del botijo. No falta reunión de vecinos alegres que forman en círculo, y mientras el uno rasguea la clásica vihuela, otro se arranca por soleares, tientos y tangos. En esta clase de reuniones suele formar como adminículo indispensable el frasco de peleón ó la jarra de refresco. La autoridad nocturna, con farol, chuzo y llaves, se aproxima de cuando en cuando para disfrutar del gratuito concierto, y sobre todo del trago gratuito. En otro grupo escuchan la lectura, á la incierta luz del gas, del doble crimen cometido esta mañana y cada párrafo es interrumpido por los comentarios de los oyentes. Más allá, la última huelga es pretexto para que los contertulios hagan política de altura sentados en el suelo. Los que no se ocupan de nada, muellemente tumbados, bostezan con estrépito, llamando al sueño y llamando la atención de los que charlan. Él mus entretiene á otro grupo de noctámbulos. LLEGADA DE LOS PEREGRINOS AL. SANTUARIO DE LA VIRGEN DE AGRES I I I S- I I 1 li. I II i VISTA GENERAL DEL SANTUARIO DE AGRES, AL PIE DE LA SIERRA DE MARIOLA