Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC Num. 115 NAUFRAGIO DEL VAPOR ALEMÁN BRAKE LOb MOROS EN LA PLAYA DE OULAD- JERRAH PRESENCIANDO EL NAUFRAGIO DEL V A I O 1 ALEMÁN BRAKE EL DÍA I 5 DEL CORRIENTE sámente a til raído chaquetón, caminaban dos niños hijos suyos, que apenas contaban diez años... Empiezan el camino pedregoso, hostil... También llevan soine sus hombros abrumados gi andes manojos de hoces. Miran estupefactos cuanto les rodea Todo aquello es fantástico para los desgraciados niños. Uno de ellos, fascinado ante la marcha vertiginosa de un automóvil que conduce elegantes señores y voluptuosas mujeres, es pisado por el caballo de un guardia civil. La criatura no se atreve a gritar... El primer mpulso del padre es protestativo sus ojos se encienden súbitamente y un relámpago los cruza pero se acuerda de que es un ser inferior, un maldito, y se contiene, ahogando el sollozo de su hijo con un gesto El pequeño enjuga una lagrima con el áspero chaquetón del padre, y arrastrando el pie dañado, volviendo incesantemente, medrosamente la cabeza, sigue... Y sigue la siniestra cabalgata... Llegan al centro de una plazoleta El jefe da ordenes por grupos Según las reciben, desfila cada uno de ellos. Caminan toda la noche hacia el pueblo para que fueron contratados Y el cortejo, silencioso, sombrío, doblegado por la carga cruel de su vida menesterosa, avanza por la polvouenta, inacabable carretera, a la luz compasiva de la luna (Pobres parias t Al fin de la jornada no comerán el pan blanco amasado con aquel trigo que tantos sudoves y fatigas y conoestiones les costo El dueño o arrendatario del cuaiterón, solo los alimentara con la olla, pucheron panzudo lleno de patatas, berzas, habas, tocino y algo de carne, menos que de tocino, que siempre es escaso... t El pan que comen se hace especialmente para ellos 1 ¿Suele ser de centeno ¡Hasta ahí llega nuestra ingratitud Estiman como selecto regalo el típico gazpacho que les hacen los patronos con desperdicios de pan. jEste es el único pan que saborean los segadores ¡Ah ¡Cuando llegara el día en que los que sufren tanta injusticia y desprecio puedan comer a boca llena ese pan blanco fabricado con el trigo que ellos siegan, y en las horas de descanso, en la apacible poesía del hogar, sus buenos corazones familiares les dediquen sus ofrendas de amor, amor sencillo, humilde y resignado, ese inefable pan del alma Compartamos con ellos los dones que la vida, más amiga para nosotros, nos ofrece fecunda! (Evitemos que un día se alce en su espíritu, ingente, terrible, la roja idea de la justa represalia, que los inconscientes seres inferiores reclamen sus innegables derechos de vivir moral y materialmente, como humanos que son, y lo reclamen destruyendo con furia hasta las raices de los trigos, arrasando los campos que ahora trabajan resignados en bien de sus ingratos semejantes, y que las benéficas hoces del trabajo se tornen en crueles instrumentos de sangre y vindicación J. HUETE Y ORDOÑEZ BIBLIOGRAFÍA f DONNELL, POR B PÉREZ GALDOS (EP 1 SO -DIOS NACIONALES CUARTA SERIE QUINTO VOLUMEN) MADRID V E H DE TELLO UN VOL. EN 8 DE 335 PAGINAS DOS PESETAS Un volumen mas de Galdos aparece en las librerías, y al verle salir a luz y volar de mano en mano, el impotente llora su esterilidad y el premioso plañe su estreñimiento, y el otro majadero de la torre ebúrnea, el que compone literatura para POR MEDIO DE UN CABLE TENDIDO DESDE EL VAPOR Á UNA LANCHA CERCANA Á LA PLAÍA literatos, oficio tan necio y triste como el de vestir a sastres o calzar a zapateros, rabia y protesta, invocando el respeto al fueran bestias, hacinados, á manera de ovejas desde las arte, como invocan el respeto a la Etica los carcamales cuando ya no pueden contravenirla. reglones gallegas a la Corte. Al publico nada le importa de eso ¿Quien le ha enseñado He visto desembarcar uno de esos rebaños de carne al publico lo que fue y significo O Donnell? ¿Donde est i la humana. Historia del siglo xix, en que se cuenten las causas proximis Componíanle mas de trescientos hombres. de nuestras andanzas actuales? ¿Donde el artista capaz de i eAnochecía. La oscilante y escasa luz que los faroles velar en los casos privados e individuales que la vida misnn de gas proyectaban descubría en la semi penumbra las vi tramando y tejiendo el verdadero valor de los personajes caras terrizas de aquellos tristes héroes laboriosos Una historíeos y de las acciones en que ellos se metieron o se viemezcla de amargura y de odio se dejaba ver en las lineas ron metidos? El publico ya sabe quien es su artista el que le ir profundos surcos que poblaban sus rostros coitraidos cuenta cosas interesantes de aquellas que todos los demás se de forzados sumisos Sus entrecejos, replegados tenaz- dejaron en el tintero, y este artista, heredero del gran Lope mente por el entornar de los extraviados ojos, servisn de Vega como alguien acaba de notar jen son de censura de murallas a la negrura de los deseos, biúseos pero nun es mucho mas modesto que su antepasado, puesto que naturales, que en confuso torbellino se revolvían en sus Lope se propuso y logro ponet en acción toda la historia divina y humana, desde la creación del mundo hasta las campainfecundos cerebros y que se obstinaban en salir tumul- ms de Flandes, mientras Galdos se contenta con mostrarnos tuosa, atropelladamente, cantando el himno potente, lo que, por razones no muy claras han tenido a bien no d e triunfal del trabajo que pide redención cirnos ni nuestros abuelos ni nuestros padres Bueno sera, Todos estos hombres seguían al jefe de las cuadrillas pues, reconocer que Galdos no es Lope, con tal que quien todos pisaban al unisono, produciendo con sus madreñas solapadamente le ataca se reconozca por dentro y dechie que el, el tardío y el premioso, no es Cervantes, como quiere dar u i ruido seco, acompasado, alzando un murmullo som noliento receloso y como cobard tímida protesta de a entender Y basta de comparaciones 0 Vonnell es una pagina mas de la lucha entre la ilegi la y Ii dolor resignado, sintiendo en sus almas la abrumadora tristeza la generosidad y el egoísmo, o sentencia de que, a pesar de su fecunda y gloriosa labor viva y la entre muerta Pasada la primera mitad entre H ¡nano 0 1 1 r I L CUAL P t R E U E R O N DOCE TRIPULANTES mano del siglo xix, por la Humanidad no les es concedido detecho a la vida J l I N I T N I M O GANAR r i R R POR EL LADO DE LAS PhÑ los personajes v H sociedad van complicándose extraordma 1 oís Bl ist El jefe, un pobre hombre de cincuenta años, casi de- riameite O Donnell apareció como una feliz mezcla de Mencrepito, enjuto renegrido, no ya tostado por la brasa dizabil el calcuhdor y de Espartero el viliente su defecto del sol, tristón como sus compañeros de penalidades capital que esteulizo todos sus empeños era un defecto de a idaba pesada, lentamente, con la cabeza caída sobre el raza O Donnell era extranjero pertenecí! ademas a una ia 7 a A si se le puede llamar Es el nombre mas apiopiado p cho Llevaba al hombro rodeadas de tomizas que ha- fracasad! en li Historia, a una casta reaccionaria hasta los tué para esa enorme masa de pobies segadores que cían veces de fundas, las medias lunas de acero, compa- tanos y siendo el reaccionario las circunstancias le empujaron un partido cidi año en la época de la siegT homicida, llegan i ñeras insepaiables que mas tarde le ayudarían, quizas a forjar europeizador liberal Con todo, fue el primer europeive zante o de España h n el libro de Galdos se por ultima vez, en su rudo trabajo. Madrid. como la alegría venida de fuera, con los ferrocarriles y la Un contratista rico y aviio los txanspoita como si A ambos lados del tosco viejo y agarrándose nervio- abundancia de capitales y de empresis, hace esfuerzos enorSALVAMENTO DE ALGUNOS TRIPULANTES DEL BRAKE ís V. El ejército del hambre