Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÜAÑO DOS. NUMERO n 5. CRÓNICA SEMANAL ILUSTRADA. EL MAUSOLEO DE SAGASTA S ¿MADRID, 3o DE JUNIO DE 1904, NUMERO SUELTO, 10 CÉNTS w para sanear el agua, una cazuela para cocer el vino y unabrocha para limpiar el bacalao. Antes de echar la carne al. puchero la friega, y no fríe nunca la merluza sin ponerla á ventilar, después de espolvorearla con bicarbonato. Aparte estas precauciones, D. Isidoro 1 no ingiere alimento alguno sin dárselo á probar á in criada. Estas pruebas han dado por resultado I muerte de tres a criadas y de dos niños del portero. En una ocasión dio a probar á aquellas pobres criaturas un guisada de cordero, y tuvo la satisfacción de ver que se morían las dos. á la media hora. ¿Eh, qué tal? -se dijo D. Isidoro al tiempo quer las envolvía en una colcha para remitírselas á su padre. -Si llego á comer el guisado sin la previa catadura, á estas horas hubiera estado de cuerpo presente, como estos infelices niños. Toda precaución es poca si ha de conservar uno la vida en este Madrid, donde se ha llegado hasta la mixtificación de las judías de la Granja. Los ruines falsificadores las pintan de verde, llevando á los abdómenes del crédulo vecino la perturbación y el cólico. ¿Qué más? No hace muchos días que falleció en esta Corte, víctima de horribles sufrimientos, una señora viuda y triste que sólo se alimentaba con vegetales, como los grillos. Reconocido su cadáver, vino á resultar que la infeliz señora había comido lechuga; pero ¡ay! aquella lechuga había sido falsificada por un verdulero sin conciencia. Oigamos su declaración, que pone los pelos de punta. ¿Confiesa usted haber mixtificado la hortaliza? -preguntóle el juez. -Lo confieso, -dijo el procesado bajando los ojos. Después, con voz balbuciente continuó: -Obedeciendo á un impulso criminal, del que estoy sinceramente arrepentido, me dediqué á construir lechuga empleando el papel secante, con el cual imitaba las hojas; después las sumergía en una infusión de cardenillo y cera virgen... Así he ido matando gente poco á Í O W N T O D ENTRFGAR LA COMISIÓN EL MAUSOLEO Á LA 1 NTEMDENCIA DE 1 A REAL CASA, AYER A LAS SEJS DE LA FARDE A las seis de la tarde de ayer se verificó con toda so lemnidad en el Panteón de Atocha la entrega del mausoleo erigido por los liberales en memoria del ilustre patricio D. Práxedes Mateo Sagasta, a la Intendencia del Real Patrimonio. El acto fue imponente y digno por lo mismo de la memoria del grande hombre á quien se honraba, poniendo sus restos mortales en un monumento debido al genio y a las manos de artista tan insigne como Benlliure. El mausoleo se compone del lecho- sarcófago, sobre el cual está Sagasta yacente; sentada en la cabecera y mirando al muerto, la Tiiüona, que acaba de cerrar el libro; á los pies del cadáver y sentadi sobre la lápida, en la que se léela inscripción A Sagasta. Los liberales. 1827 j- ic) o3, está lepresentado el pueblo en la figura de un obrero que apoya la cabeza en la mano izquierda y el codo sobre el libro abierto de los Evangelios, mientras con la mano derecha sostiene una espada. En ambos lados del sarcófago se leen cuatro fechas, encerradas por guirnaldas alegóricas a lo que dichas fechas representan. La estatua de Sagasta le representa expuesto á la mirada de las gentes, como lo estuvo á la del pueblo en el Congreso en el día de su muerte. Viste levita, que es prenda civil y que siempre usó, y que sintetiza el carácter político del demócrata. Sobre el pecho tiene colocado el Toisón, símbolo de las más altas jerarquías; sobre el Toisón el crucifijo. La Jíistotia, desnuda como la Verdad, cierra el libro en el instante mismo en que Sagasta expira, y le contempla serenamente. El pueblo, por cuyas libertades luchó Sagasta, lo representa un obrero tipógrafo, clase la más ilustrada de las populares y lazo de unión entre el mundo intelectual y el manual. Los Evangelios, sóbrelos que se apoya, simbolizan la Verdad; y la Justicia, la espada que sostiene con la mano derecha, cuya hoja rodean ramas de olivo. Las fechas de los costados del sarcófago- -1854 y 1868 y 1886 y 1902- -recuerdan, las dos primeras, las más salientes de la vida política de Sagasta: su primera campaña parlamentaria y su revelación como personalidad capaz de ser jefe de los liberales, demostrada en el período constituyente de 1868. Las otras dos fechas son las de los dos acontecimientos mayores ocurridos siendo Sagasta Presidente del Consejo de Ministros: nacimiento y jura de D. Alfonso XIII. El monumento está construido en mármol estatuario de Seravezza. A pesar de que en el contrato dice que será de mármol y bronce, Benlliure ha sacrificado una fuerte cantidad al mejor resultado de la obra, dándole la unidad por medio de un mismo tono para que así puedan apreciarse mejor todos sus detalles, y al propio tiempo para que simbolice mejor el carácter de un monumento funerario: La frialdad de la muerte. Las reseñas publicadas anoche y esta mañana por la Prensa diaria, nos relevan de dar detalles del acto. EL CARDFNA 1 SANCHA CON El M 41 JQUES DE LA VEGA DE ARM 1 J 0 Y OTROS PROHOMBRES DEL PARTIDO LIBERAL EXAMINANDO EL MAUSOLEO Fots Asenjo A VIDA EN BROMA. M E N U D I LLOS EMPONZOÑADOS Madrid es un semillero de disgustos; los peligros crecen, y de día en día vamos acercándonos más y más al cementerio. Antes, las intoxicaciones de los vecinos procedían de la leche ó de los boquerones putrefactos. Ahora ha surgido un nuevo factor peligroso y deleznable: el menudillo. Varias personas se hallan en estos momentos en el lecho del dolor por haber cenado arroz con menudillos. ¡Hasta las gallinas se dan de ojo para ir acabando lentamente con los habitantes de esta desgraciada población! Para bien ser, deberíamos imitar la conducta de don Isidoro, solterón empedernido y egoísta acrisolado. Dice él que la vida está erizada de peligros, y procura ir venciéndolos uno á uno. Por de pronto tiene un filtro poco y así pude librarme de una cuñada mía que me era gravosa y me tenía infernado el domicilio conyugal. El juez y cuantos en el Juzgado se hallaban, retiraron los ojos con horror de aquel verdulero tóxico y despreciable. Vivamos prevenidos contra éste y otros verdugos del infeliz consumidor, que sobre pagar caros los comestibles se pone á comer menudillos creyéndolos inocentes, y luego resulta que encierran el famoso veneno de los Borgias. L u l s TABOADA CRÓNICA GRÁFfCA spués de las líneas que consagramos al acto de la entrega del mausoleo de Sagasta, pocos son los asuntos cuyas fotografías requieran especial explicación. D