Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 6 A VIDA EN BROMA. BANQUETE EN PROYECTO Pellejín, que ha sido una de las víctimas de la fiebre exantemática, y que, gracias á Dios, ha podido vencer la terrible enfermedad, vive hoy consagrado de nuevo á la política. En su afán de captarse las simpatías del ministro de Hacienda, se ha declarado francamente hostil á los alcoholeros, pronunciando, con este motivo, un discurso de un cuarto de hora escaso, durante el cual nadie ha sabido lo que quería decir. Aquella tarde entró en su casa henchido de júbilo y exclamó, dirigiéndose á la joven esposa: ¿Sabes que he hablado en el Congleso, y que he obtenido un tliunfo luídoso? -Has hecho mal- -dijo ella. -Tu no estás todavía en disposición de consagrarte á las lides parlamentarias. Acuérdate de que has tenido el tifus. Pelo ya estoy ¡establecido. -No, Atilano, no: todavía te huele el aliento á una cosa acida. Saca la lengua. Pellejín obedeció, presentando á su señora una especie de sobreasada con pintas. ¡Jesús! -dijo ella horrorizada. -Lo que tengo son lomblices, polque me pica mucho la naliz, pelo no puedo excusahne de acepta! el banquete. ¿Qué banquete? -E l que quieten dalme mis admiladoles. ABC N ú m i 14 LA CATÁSTROFE DE UBEDA 3 J- S. JKÍ lau i v í i f ¿Van á darte un banquete? -Sí, hija, sí. Es una idea que ha sulgido en el Congleso. ¿Conoces á Colondelin, el pelio- iista. -Creo que me lo has presentado. -Pues Colondelin, que es uno de mis glandes admiladoles, ha concebido el ployecto de agasajalme públicamente, y desde esta íalde nos hemos puesto á tlabajal los dos. Ya hay insólitos cuatlo comensales. -Mis dos plintos, Isidolo y T icanol, y además Colondelin y un amigo suyo que es sombielelo, pala que esté leplesentada en él la industlia nacional. Entle hoy y mañana pensamos leunil lo menos diez ó doce. Además la piensa publícala la noticia... Ya velas, ya velas qué banquete más ¿Cuatro ya? LOS CADAVERf. S DE LAS DOS VICTIMAS DEL HUNDIMIENTO DE UNA C A S Í ANTES DE PRACTICARSE LA AUTOPSIA Fol Gnn? ilez helmoso. Pellejín no pudo menos de expresar su entusiasmo imprimiendo en la frente de su esposa un ósculo humedícido por las lágrimas; y cumplido este dulce deber, fuese á la calle. A cuantas personas conocidas pasaban por su lado, las paraba en seco. -Beso á usted la mano- -decía. ¿Cómo está usted? ¡Vaya, vaya! ¡Cuánto tiempo sin vele! Ya sabia usted de lo que se tlata. Mis amigos se han empeñado en dalme un banquete pala explesalme su admitación pol mi último disculso coníla los alcohólelos. H a n fijado una cuota módica: tleinta leales y uno pala la plopina á los camalelos... Con este sistema consiguió Pellejín que se apuntaran tres comensales más, entre ellos un joven que está de temporero en el ramo de arbolados y que no tiene ropa apropósito para banquetes. -Eso se lemedia- -díjole Pellejín. -Tengo yo una levita dala que me hice este velano pala il á Panticosa, y se la puedo á usted plestal. Yo no me la pongo polque los diputados sólo podemos usal lopa negla. -El caso es que tampoco tengo los treinta reales, -objetó el joven. Pellejín puso en manos de su interlocutor una moneda de cinco pesetas, otra de dos y cincuenta céntimos en perros grandes, con lo cual quedó vencido el inconveniente. El suegro de Pellejín, que vuelve á t nzr á éste por un joven de grandes esperanzas, supo lo del banquete, y se adhirió al pensamiento, buscando, á su vez, otros dos comensales de á siete y media cada uno. -Hay que brindar, -advirtióles el suegro de Pellejín. -Sobre eso puede usted estar tranquilo- -contestó uno de los nuevos admiradores. -Yo brindaré en verso, que es para mí mucho más fácil. -Me parece bien. -Y en seguida haremos quí reproduzca el brindis La Aurora de Huitrago, con la que tengo gran confianza... En suma: pasado mañana se celebrará el banquete con que obsequiarán al joven y elocuente diputado Sr. Pellejín sus innumerables admiradores. El ramo que ocupe el centro de la mesa será enviado á la señora de nuestro joven amigo. Luis TABOADA MADR 1 LEÑERIAS CTL VERANEO El calor aprieta y muchos ma drileños se disponen á emigrar buscando los aires de la sierra ó las brisas del mar. Los billetes kilométricos que, con mucho acierto, han acordado expender las empresas de ferrocarriles, son un poderoso aliciente para que el veraneo sea más genera! este año. Hacía falta que se EL BATALLÓN INFANTIL DE I BIZA Y EL MONUMENTO A VARA DE REY V i, -y -Jst: Kft t f EL BATALLÓN INFANTIL QUE SE ORGANIZO EN 1 BIZA PARA LA LLEGADA DE S M EL REY, DESFILANDO ANTE EL MONUMENTO AL HEROICO VARA DE KEY, Fot. J. Riera INAUGURADO POR D ALFONSO XIII EN SU RECIENTE VISITA Á AQUELLA PLAZA