Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. i ABC Núm. 31 3 CRÓNICA GRÁFICA Ja atención un balcon que se distinguía por su originalidad y exquisito gusto entre todos los demás adornados. Era el de la casa del fotógrafo Sr. Rodríguez y simulaba un automóvil guiado y ocupado por niños. La fotografía que publicamos reproduce la preciosa nota que ofrecía el balcón. n aguas de Noya ha ñaupor inglés Tíoratio, cuya situación comprometida en el sitio mismo de la catástrofe puede apreciarse por las interesantes fotografías qu: publicamos, 1 A F I E S T A D E Se celebró en París, en su fa- ir En las fiestas celebradas en i- LAS FLORES EN HAlvlo mOS rrieron unos dos mil carrua j j i B e l, d a COnCU S m 43 S a- j ¿r: s S i fi 2 fcíi. X -iZ. K V S S! jes, adornados con el gusto que pueden ver nuestros lectores en las fotografías qu; publicamos, una del automóvil de Mlle. Dorgere, qu; obtuvo premio de honor, y otra del carruaje de la famosa Bella Chiquita, que tanto ruido hizo en Madrid... gracias á la famosa y extinguida Asociación de Padres de Familia. i c En 5 L GRAND STEEPLE r una délas fotogra... fias que publicamos podrán apreciar nuestros lectores lo que es la fiesta hípica en París. El hipódromo de Auteuil aparece lleno de gente presenciando las carreras. Allí el espectáculo se ha aclimatado y tiene muchos devotos. Aquí, hay que desengañarse, no acab. i de cuajar. La otra fotografía es la del caballo Dándolo, que ganó, montado por el jockey Woodland, el gran premio. Dándolo es propiedad del austríaco M Fischoff, que por cierto pensaba deshacerse de su caballeriza. Las fotografías H vpublicaque NCEND 10 EN EL- 5 r- T- mos del incendio ocurrido en ARSENAL DE rSRTACFNA taller de artillería del arsenal de Cartagena el día 6, dan idea de la magnitud del siniestro, que aún hubiera sido mayor y de más sensibles consecuencias, si no es por el arrojo heroico del condestable Marcial Morón, que con riesgo de su vida extrajo del local incendiado una caja que contenía fulminato de mercurio. A EXPOSICIÓN Aunque al inaugurarse el gran certamen que se celebra en D E SAN LUIS San Luis publicamos algunas fotografías del acto, creemos oportuno dar hoy otra, en la cual puede apreciarse lo grandioso de aquella Expo- fl v. 3 E H i. IBft í v- v: -rf V r- c ü jf. EL GENtRAL Ktl. 0 PATK 1 NE PASANDO REVISTA Á LAS TROPAS RUSAS, EN MUKDHN, EL D A 1 DE MAYj E EN PARÍS 1 FUEGO Y CENIZAS I os cambios de estación significan con frecuencia para la gente joven la realidad de promesas largo tiempo esperadas, los sueños cumplidos, los deseos satisfechos. Realmente la vida entera, y con especialidad de las mujeres, se alimenta de una serie continuada de esperanzas. Muchas jóvenes anotan como uno de los grandes recuerdos el primer día que visten traje largo, esa transición obligada en nuestras actuales costumbres entre la niña y la mujer. jNo saben todavía cuántas amarguras representan esos cuatro ó seis dedos añadidos á la falda de su traje! El vestido largo es una preocupación para las madres: la nueva mujercita necesita una escrupulosa atención: hay que vigilar la transformación del peinado, la sencillez de los adornos, todos los detalles y nonadas impuestos por la coquetería, y hasta los cambios del pensamiento, pues la niña empieza ya á demostrar su voluntad de mujer y su carácter evoluciona, corriéndose el peligro de que sus peticiones se conviertan bien pronto en exigencias. Más tarde, en el transcurso de la existencia, la mujer vuelve la mirada recordando con melancólica tristeza los días felices en que no se pensaba en nada, cuando la vida aparecía risueña y coloreada por el fuego de la aurora. Todo va desapareciendo: las indicaciones, los deseos, los gustos, los amores... y sólo quedan, á veces, los hijos como una resurrección del tiempo pasado que recomienza la eterna labor de la naturaleza. En muchas ocasiones, cuando presencio el fervor apasionado que ponen las jóvenes por asistir á un teatro, á unas carreras, á un paseo, á cualquier espectáculo, reflexiono en el cansancio que todas esas cosas produce, en el inevitable aburrimiento de los deseos extinguidos que necesariamente ha de llegar. Por eso es preciso acostumbrar á las niñas á que no funden todo su orgullo en las cualidades físicas, reinado efímero que el tiempo destruye fácilmente y cuyo destronamiento se verifica sin aparato ni ruido, silenciosamente. Hay que evitar en las jóvenes ae familia modesta el deseo del lujo que persigue á muchas como un remordimiento, y en las jóvenes ricas esas luchas de encajes, de bordados y de joyas, de cosméticos y de perfumes, que hacen disputarse una flor prendida con más gracia en los cabellos, ambicionando cada una las galas que lleve la otra y costándoles cada triunfo una batalla de sonrisas y alfilerazos, de codicias reprimidas y de ideas nuevas. LAS AUTORIDADES MI 1I TARES RUSAS Y LAS DEL PAÍS Á LA LLEGADA DEL GENERAL KUROPATKINE Á MUKDEN EL DÍA I DE MAYO l u i s G. 11. l ui Y al final de este combate, ¿qué se habrá conseguido? ¡N a d a! Frases aduladoras, intencionadas y d u l c e s murmuraciones... ¡palabras! ¡Nada! Los años, que corren demasiado pronto, darán al cabo la batalla definitiva, y la pobre mujer que ha pasado lo mejor de su vida inventando medios de seducción y de soberanía, se esfor ¿ará en vano por atenuar los estragos de la edad. Caerá alfinrendida, sin fuerzas, agotada y vieja, contando tristemente los días que pasaron y removiendo las cenizas de los recuerdos. Mientras, otras bellezas pascarán p o r el m u n d o sus encantos, renovando los mismos hechos que forman en realidad la filosofía de la historia femenina. C. DE BURGOS SEGUÍ LAS FIESTAS EN TOLEDO jtfc -r- B URLA BURLANDO Filosofía fotográfica. -El talento de. un fotógrafo n o consiste e n retratar á la gente como ella es, sino como cree ella que es B 1 LWN AP (H A D O EN U CASA DE D. EUGENIO RODRÍGUEZ PARA LAS FIESTAS DE TOLEDO Fot. Uarcél