Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pág. 4 LOS ABC ALCOHOLEROS EN MADRID Núm. 11 2 LAS COMISIONES DE ALCOHOLEROS AL IR A VISITAR Á LOS PROHOMBRES POLÍTICOS Y Á LOS PERIÓDICOS EL SÁBADO ULTIMO LA COMISIÓN QUE FUE Á VISITAR AL MINISTRO DE HACIENDA, EN LA PUERTA DEL MINISTERIO. X SEÑOR BEIiLANGA, PRESIDENTE FctS. -Muñoz de liacna w E lministro d e Hacienda JC igura de gran actualidad es el ministro de Hacienda, á quien por uno de esos contrastes que con frecuencia ofrece la política española, á la vez que algunos periódicos le combaten al defender á los alcoholeros, cuyos intereses ju an lesionados con el proyecto de ley que se discute en las Cortes, tienen que aplaudirle, como todos los demás, por una medida que favorece grandemente ¿la Prensa sin perjudicar en nada al Tesoro. En efecto, la Gaceta de i. del actual inserta una Real orden de extraordinaria importancia para la Prensa periódica, la cual verá con dicha disposición realizados sus deseos de obtener con facilidad un nuevo medio de verificar sus cobros: este medio son las libranzas de la Prensa, ya creadas en el 1887, pero que no produjeron satis- r f. LOS ALCOHOLEROS REUNIDOS EN ASAMBLEA EN LA BOLSA EL LUNES ULTIMO Fot. Hasta el punto de ser los huelguistas los sepulturero de Charleroi. limpíense en esta fecha cinco años del famoso pedrisQuéjanse los enterradores del excesivo trabajo y de lo co, de grata memoria para los vidrieros de la villa y malsano que es andar con los muertos, y amenazan á los corte. Y para que se vea que también los pedriscos tienen diputados con no darles el voto si no remedian estas sus quinquenios, se ha celebrado en Madrid con toda so- cosas. lemnidad el aniversario de la pedrea memorable. No sé lo que sucederá en Charleroi en las elecciones; Verdad es que se ha anticipado tres días la ceremonia, pero aquí más sentirían los candidatos que se les privara pero lo mismo dicen que le ha sucedido al Presidente del voto de los difuntos que del de los enterradores. de los Estados Unidos con la inauguración de la ExpoPero ¿qué harán aquellos diputados para complacer á sición de San Luis, que no teniendo en cuenta la diferen- los huelguistas en sus pretensiones? ¿Cómo disminuirán cia de horas, tocó el resorte que había de poner en mo- el trabajo sin poder disminuir la mortalidad? ¿Cómo van vimiento todas las máquinas de la Feria del mundo antes de á hacer que sea sano andar entre cadáveres? la hora señalada. -Se quejan de vicio- -decía un antiguo gurupié al Sea de ello lo que quiera (lo que quiera el Presidente leer la noticia; -mucho más penoso y expuesto que ende los Estados Unidos) el caso es que aquí hemos tenido terrar muertos es... levantarlos. nuestra repise del pedrisco con tan buen éxito, que mereció O e saben ya las condiciones que el bandido marroquí los honores de la repetición: porque granizó dos veces. exige para la entrega del Sr. Perdicaris. Una desde las nubes y otra desde los balcones. El mozo no se contenta con menos de 14.000 libras Claro es que la primera granizada caía ciegamente, est: rlinas como rescate, pero exige además que le nomsin orden ni concierto; pero la segunda, con mejor di- bren gobernador. rección, caía solamente sobre los transeúntes, lo cual es A estas horas estará la granujería andante con un palmás práctico y más divertido. mo de boca abierta ante el tupé de su colega musulmán, También se repitieron las caídas de los hilos telefóni- no sólo por lo de las libras, que demuestra que es un cos, con sus desgracias de costumbre. hombre de peso, sino por lo del gobierno. A los títulos de Muy noble, Muy leal, etc. etc. que Líbrenos Dios de que el ejemplo cunda, porque en tiene la villa del oso y del madroño, debiera añadirse el esos casos en que le quitan á uno el reloj y luego pade Muy pacienzuda. A ver quién aguarda con más calma rece, dando algo al artista, las pretensiones de éste subila reforma de esto de los hilos, que nos hacen, tener el rán de punto. alma en un ídem. ¿Qué quiete el rata? -preguntaremos al oficioso ¡Vivimos en pleno Método Ollendorf! medianero. ¿Se han colocado ya los hilos debajo de tierra como- -Pues yo creo que todo ello podrá arreglarse con se mandó? cincuenta pesetas y una encomienda de Isabel la Católica, -No, señor; pero seguimos enterrando á las víctimas libre de gastos. que causan los aéreos. CARLOS LUIS DE CUENCA á propósito 4 e cañonazos, ó si se quiere de entie rros: acaba de estallar una huelga macabra hasta cierto punto. COSAS EL MINISTRO DE HACIENDA, D GUILLERMO J OSMA factorios resultados entonces, por razones de índole práctica. La real orden citada consigna la creación de nueve clases de lj; ranzas, á saber: de o,5o, 1, 3, 5, 10, 2 5, 5o, j 5 y 1 00 pesetas, con premio del 2 por 100. Estas libranzas no caducan ni necesitan sello; además son endosables por una sola vez, con objeto de que puedan utilizarlas los periódicos de provincias, aun cuando el pago se haya, localizado en Madrid. La Prensa unánimemente reconoce que por esta disposición y por la referente al concierto de franqueo, merecen plácemes, y la gratitud de todos los periódicos españoles el ministro de Hacienda, Sr. Osma, y el inteKgente director general del Timbre, Sr. Tudela. Ciertamente, y puesto que nuestros colegas declaran que la implantación de este nuevo procedimiento de pago que tantas ventajas proporcionará á los periódicos para sus servicios de suscripciones y corresponsales, evitándoles las molestias é inconvenientes de los sellos, se ha debido á las activas gestiones de nuestro querido compañero el director de Blanco y Negro y A B C señor Luca de Tena, agregaremos por nuestra parte que el Sr. Luca de Tena ha encontrado siempre en el señor Osma las más felices disposiciones para cuanto, dentro de la justicia y de la defensa del Tesoro, sea atender las legítimas reclamaciones de la Prensa. Hombre serio y celoso cumplidor de su misión, ha escuchado todas las indicaciones que se le han hecho, las ha estudiado y ha resuelto sin prevención de ninguna especie, sin dolerse de críticas que afecten á sus actos de político y de ministro, guiado sólo por un noble espíritu de rectitud y por un alto sentimiento conciliador que nos complacemos en reconocer y agradecer.