Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Núm. 110 ABC Pág. 3 ir á la posesión de la Zarzuela, sitio de sus expansiones infantiles. A mediados del siglo xvi adquirió Felipe II los bosques y posesiones de los Vargas para tener un esparcimiento cerca del Palacio Real, y este fue el origen de la Casa de Campo, cuyas obras se paralizaron poco después y no volvieron á tomar incremento hasta el reinado de Fernando VI. Carlos 111 fue el que la rodeó de la fuerte y consistente tapia que la cerca. Tuvo allá por el año 1639 su época de esplendor, paseando por ella aparatosamente los reyes con su corte, celebrándose en su recinto representaciones dramáticas y surcando su estanque góndolas venecianas tripuladas por músicos que daban conciertos á los que asistían los reyes. Carlos y Carlos IV, llevados de sus aficiones cinegéticas, le poblaron de caza. A fines del siglo xvni hubo allí una casa de fieras con tigres, osos y leones, que en tiempo de Fernando VI fueron trasladados al Retiro. Su palacio, situado á la entrada; hSala de burlas, en el Reservado, y la Faisanera y casa de Mr. Pierne, tierten poco de notable. Durante la tutoría de Arguelles y siendo intendente del Real Patrimonio D. Martín de las Heras, se comenzó á formar el Vivero, qué tiene 917.292 árboles. En la historia de nuestras discordias civiles tiene dos fechas tristes la Casa de Campo: la del 7 de Julio de 1822, porque allí fueron acuchillados los guardias de Corps fugitivos de ía Plaza Mayor, y la de Julio de 1843, porque allí dirigió sus disparos la artillería contra las tropas del general Azpiroz. KASABAL 4 i tip CORTEJO INTERNACIONAL A V E N 1 D V D E X 0 S MI 1 US DE V DE 5 F 11 LARGA ANI 0 POR EL FAMOSO PlKbW EN 1. -A E X P O S I C I Ó N DESAN LUIS Piloto sociedad del Tiro de Pichón, y en torno del chalet se ve á las damas más elegantes reproduciendo escenas de Trianon. Por allí estuvo, allá por el año 5o del pasado siglo, el hipódromo donde se celebraron las priCURIOSIDADES meras carreras de caballos en Madrid. l j nn periódico inglés, haciendo notar que los comerciante! D. Alfonso XI era muy aficionado á ir á pade aquél pa s tienen una fe ciega en el anuncio, pubíict tinar en la charca de la Casa de Campo, en las lo que él llama los diez mandamientos de la publicidad tidos reformados. mañanas de los días más rigurosos de invierno. que reproducimos al pie dé la letra: Primera inserción de un anuncio. -El lector no vé el Pero nada temáis: el reformkleider no pasará las En la Casa de Vacas se improvisó la estación fronteras. Las damas vienesas se han declarado donde se detuvo el tren que trajo á España á la anuncio. Segunda inserción. -Le ye, pero no le lee. abiertamente hostiles á la tentativa. Y en Alema- reina Doña María Cristina cuando vino á celeTercera inserción. -Lee el anuncio. nia sólo ha conquistado muy raras adeptas. brar sus bodas con el malogrado monarca. Allí Cuarta inserción. -Se informa del precio del artículo anunAdemás, la razón poderosa por lo que el vesti- la recibió la Familia Real, los dignatarios de la ciado. Quinta do- saco jamás lo aceptarán las mujeres, es que nos- Corte y los individuos del Gobierno, y después anunciada. inserción. -El lector toma las señas de la casa otros, los hombres, nos opondremos. jVaya si nos de las presentaciones, la futura soberana, con su Sexta inserción. -Habla del anuncio- opondremos! augusta madre, fue al palacio del Pardo, donde Séptima inserción. -Se informa exacta y minuciosamente Octava inseición; -Compra el artículo anunciado. F. MORA permaneció hasta el día en que salió para recibir Novena inserción. -Llama la atención. de sus amigos hacia París, Mayo de 1904. la bendición nupcial en la Basílica de Atocha. el anuncio. La reina madre ha sido siempre muy aficionaDécima inserción. -Los amigos del lector hablan del da á la Casa de Campo, que ha sido su sitio de asunto. BURLA BURLANDO Y en esto radica el secretó de la prosperidad de los coesparcimiento y de recreo en los años de su premerciantes ingleses, dice el periódico en. cuestión. j J uestras cocineras. matura viudez y de la infancia de sus hijos. -María, tenga usted más cuidado. El puré de patata Allí puede decirse que ha crecido S. M el I a sociedad cooperativa tal vez más antigua es la constituiestaba poco machacado. los descargadores Ambéres, que rey D. Alfonso XI que todos los días durante datada por menos del siglo xivdel puerto de con el nombre- ¡Ya ve usted... Como no es el automóvil del señor el por lo y se la conoce su menor edad ha atravesado la regia quinta para de Naciones. encargado de ese servicio en la cocina... pH n un juicio de faltas. ¿Porqué pegaba usted á su aprendiz? -Porque es un imbécil que no aprende nada. -Es posible; pero un imbécil es un hombre como usted y como yo. es que la mujer alemana no se preocupa gran cosa de la armonía que debe presidir en su toilette. Y para hacerla más estética, tratáis de uniformarla. En efecto: tal vez por eso allá en las salas de conciertos donde las familias berlinesas escuchan trozos de Wagner- -al mismo tiempo que saborean la clásica choucroute, -se ven ya algunos ves- LA GUERRA RUSO- JAPONESA La Casa de Campo 1 a Casa de Campo ofrece ahora su más bri liante aspecto; los de Mayo son indudablemente sus días más hermosos. Los castaños de Indias adornados con sus artísticos tirsos, Jas acacias en flor embalsamando el ambiente, los arrogantes tilos cubriéndose de hojas. Las praderas de un verde esplendoroso. Todo ofrece encantos y atractivos en la regia posesión que el Real Patrimonio abre con facilidad á los madrileños. Allí van las niñas pálidas á buscar en las fuentes ferruginosas remedio á su anemia; allí pasean las damas aristocráticas en los días tristes en que visten de luto riguroso, y aquel es el sanatorio de los convalecientes, lo que más recuerda, sin salir de Madrid, la apacible calma de la vida rural, los encantos bucólicos de la aldea. La Casa de Campo no es tan conocida de los madrileños como debiera. Hay muchos que no han pasado de su gran estanque, rodeado siempre de pacientísimos pescadores de caña que se entretienen con la ilusión de que pueden coger peces. Más allá están los bosques de pinos, las calles sombrías, las praderas verdes, que ofrecen numerosos encantos. Ahora, en Mayo, la Casa de Campo se aristocratiza las tardes en que celebra sus reuniones la GUARDIA IMPERIAL JAPONESA, QUE TANTO SE HA DISTINGUIDO EN LOS ATAQUES DE LOS RUSOS, APROXIMÁNDOSE Á 7 JJU Photo Nouvelies